/ domingo 31 de julio de 2022

Ecos lejanos | Compranet

“Compranet”: se trata de una plataforma que registra y almacena información de las compras públicas que más de 260 instituciones federales realizan cada día; solo en 2021, se adjudicaron más de 173 mil 500 contratos por un importe de 473 mil 391 millones de pesos, aproximadamente 470 compras diarias y un importe promedio por contrato de poco más de dos millones de pesos.

Difícil de manejar, pero, la plataforma -que se ha vuelto indispensable para el manejo de compras de la Administración Pública Federal desde hace varios años-, dejó de funcionar desde el pasado 15 de julio, y lo que es peor, no existe aún una fecha de reanudación ni tampoco una explicación de qué fue lo que pasó. Ante “la caída del sistema”, la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda estableció que las transacciones electrónicas quedan suspendidas y en cambio, deberán realizarse de forma presencial, con los riesgos de corrupción -de los gobiernos neoliberales-, y retos que esta decisión implica.

Evidentemente, son muchas ya las instancias que urgen el restablecimiento del sistema de compras del gobierno: José Antonio García García, diputado del PAN, indicó que la caída de la plataforma “es claro ejemplo de opacidad, falta de transparencia y corrupción que se vive en este gobierno federal”.

Refirió que ocho de cada 10 contratos que realiza el gobierno es por adjudicación directa, “pese a que su plan nacional de desarrollo estableció expresamente el prohibirlas”.

Por su parte, el diputado Leonel Godoy Rangel, de Morena, indicó que el gobierno federal está haciendo lo posible para que vuelva a funcionar CompraNet, pues no se sabe la falla técnica, en tanto que la diputada Ana Lilia Herrera Anzaldo (PRI) a través de un punto de acuerdo, exhortó al Ejecutivo Federal a que, mediante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, restablezca de manera urgente y prioritaria la plataforma Compranet.

Por su parte, la organización Mexicanos contra la corrupción señaló que “cada segundo que esta plataforma está fuera de servicio, implica un grave atentado contra la transparencia. Por ello, resulta preocupante e inaceptable que bajo la justificación de que “a lo imposible nadie está obligado” las autoridades nos digan que la operación de la plataforma se encuentra suspendida de manera indefinida”.

Al día de hoy, el sistema electrónico que da cuenta de las adquisiciones, arrendamientos, servicios, obras públicas y servicios quedó fuera de funcionamiento, lo cual dificulta no solo la vigilancia, sino la realización de las compras que realiza el gobierno federal: por instrucciones de la Secretaría de Hacienda, los procedimientos de contratación se realizan de forma presencial: un retroceso de años.

El pasado martes, Andrés Manuel López negó que su gobierno haya orquestado un sabotaje al portal CompraNet: “Le hablé al secretario de Hacienda para que nos diera una explicación; ha tenido un problema técnico, y le urgí que se resuelva”, indicó.

Los procesos de compra requieren tiempo y recursos; hoy, las necesidades y obligaciones de contratación continúan, pero de manera presencial lo cual implica mayor complejidad. No se trata de una propuesta tecnológica innovadora, hablamos de una necesidad.


gamogui@hotmail.com

“Compranet”: se trata de una plataforma que registra y almacena información de las compras públicas que más de 260 instituciones federales realizan cada día; solo en 2021, se adjudicaron más de 173 mil 500 contratos por un importe de 473 mil 391 millones de pesos, aproximadamente 470 compras diarias y un importe promedio por contrato de poco más de dos millones de pesos.

Difícil de manejar, pero, la plataforma -que se ha vuelto indispensable para el manejo de compras de la Administración Pública Federal desde hace varios años-, dejó de funcionar desde el pasado 15 de julio, y lo que es peor, no existe aún una fecha de reanudación ni tampoco una explicación de qué fue lo que pasó. Ante “la caída del sistema”, la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda estableció que las transacciones electrónicas quedan suspendidas y en cambio, deberán realizarse de forma presencial, con los riesgos de corrupción -de los gobiernos neoliberales-, y retos que esta decisión implica.

Evidentemente, son muchas ya las instancias que urgen el restablecimiento del sistema de compras del gobierno: José Antonio García García, diputado del PAN, indicó que la caída de la plataforma “es claro ejemplo de opacidad, falta de transparencia y corrupción que se vive en este gobierno federal”.

Refirió que ocho de cada 10 contratos que realiza el gobierno es por adjudicación directa, “pese a que su plan nacional de desarrollo estableció expresamente el prohibirlas”.

Por su parte, el diputado Leonel Godoy Rangel, de Morena, indicó que el gobierno federal está haciendo lo posible para que vuelva a funcionar CompraNet, pues no se sabe la falla técnica, en tanto que la diputada Ana Lilia Herrera Anzaldo (PRI) a través de un punto de acuerdo, exhortó al Ejecutivo Federal a que, mediante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, restablezca de manera urgente y prioritaria la plataforma Compranet.

Por su parte, la organización Mexicanos contra la corrupción señaló que “cada segundo que esta plataforma está fuera de servicio, implica un grave atentado contra la transparencia. Por ello, resulta preocupante e inaceptable que bajo la justificación de que “a lo imposible nadie está obligado” las autoridades nos digan que la operación de la plataforma se encuentra suspendida de manera indefinida”.

Al día de hoy, el sistema electrónico que da cuenta de las adquisiciones, arrendamientos, servicios, obras públicas y servicios quedó fuera de funcionamiento, lo cual dificulta no solo la vigilancia, sino la realización de las compras que realiza el gobierno federal: por instrucciones de la Secretaría de Hacienda, los procedimientos de contratación se realizan de forma presencial: un retroceso de años.

El pasado martes, Andrés Manuel López negó que su gobierno haya orquestado un sabotaje al portal CompraNet: “Le hablé al secretario de Hacienda para que nos diera una explicación; ha tenido un problema técnico, y le urgí que se resuelva”, indicó.

Los procesos de compra requieren tiempo y recursos; hoy, las necesidades y obligaciones de contratación continúan, pero de manera presencial lo cual implica mayor complejidad. No se trata de una propuesta tecnológica innovadora, hablamos de una necesidad.


gamogui@hotmail.com