/ lunes 7 de octubre de 2019

Ejes de la 4T industrial

El contexto global ha puesto en evidencia un mundo mucho más interconectado que a finales del siglo XX. La conectividad no sólo se trata de mantener informada a la población, ser parte del mundo digital como consumidor y que las industrias encuentren nuevas formas de distribución y comercialización de sus productos en cadenas de valor integradas globalmente y mediante el comercio electrónico.

En muy pocos años, la faz tecnológica del Planeta cambió dramáticamente, surgen nuevos desafíos y también acciones convergentes que permiten el despliegue de una nueva forma de organizar los mercados, desarrollar las empresas, involucrar al talento y definitivamente, una nueva forma de ver las políticas públicas del fomento industrial.

Mercados, marcas, políticas industriales y patrones de consumo digital avasallan procesos y productos hiperflexibles que permiten una nueva reorganización industrial y como se veía en los años noventa, el surgimiento de nuevas profesiones, profesionales de las tecnologías de la información y comunicación, y sobre todo, nuevos puestos de trabajo que para el 2030, alrededor del 40% serán nuevas posiciones en los organigramas funcionales de empresas, servicios públicos y recintos educativos.

Recientemente realicé, con CANACINTRA una misión comercial y tecnológica a Alemania y a Italia, dos naciones industriales que en el contexto Europeo se distinguen por su tejido industrial y productivo, así como la presencia de políticas industriales activas que fomentan la innovación, la revolución digital y el relanzamiento de la industria para un nuevo contexto, donde la calidad es importante -por supuesto- como sello de sus conglomerados industriales, pero más importante aún es la organización industrial y las nuevas plataformas tecnológicas para transitar a las nuevas formas descentralizadas de organización industrial y comercial.

La organización industrial sintetiza la historia de la formación de las empresas, la estructuración de los mercados y el marco regulatorio que induce determinadas formas de abordar la educación tecnológica, los instrumentos de fomento, la apertura comercial y el fomento al cambio tecnológico y la innovación.

La organización industrial de Alemania por ejemplo se basa más en modelos de “integración vertical” mediante consorcios fuertes que desarrollan a su vez, varios niveles en la cadena de valor agregado en un sistema nacional de regiones manufactureras y de innovación. En cambio, Italia presenta mayor concentración regional de sus industrias y una prevalencia de redes horizontales de PYMES industriales que comparten recursos, tecnologías y mecanismos de cooperación tecnológica que no sólo permea en las PYMES, sino que define regiones enteras como clusters de alta especialización, a través de sus consorcios industriales de innovación.

El contexto global ha puesto en evidencia un mundo mucho más interconectado que a finales del siglo XX. La conectividad no sólo se trata de mantener informada a la población, ser parte del mundo digital como consumidor y que las industrias encuentren nuevas formas de distribución y comercialización de sus productos en cadenas de valor integradas globalmente y mediante el comercio electrónico.

En muy pocos años, la faz tecnológica del Planeta cambió dramáticamente, surgen nuevos desafíos y también acciones convergentes que permiten el despliegue de una nueva forma de organizar los mercados, desarrollar las empresas, involucrar al talento y definitivamente, una nueva forma de ver las políticas públicas del fomento industrial.

Mercados, marcas, políticas industriales y patrones de consumo digital avasallan procesos y productos hiperflexibles que permiten una nueva reorganización industrial y como se veía en los años noventa, el surgimiento de nuevas profesiones, profesionales de las tecnologías de la información y comunicación, y sobre todo, nuevos puestos de trabajo que para el 2030, alrededor del 40% serán nuevas posiciones en los organigramas funcionales de empresas, servicios públicos y recintos educativos.

Recientemente realicé, con CANACINTRA una misión comercial y tecnológica a Alemania y a Italia, dos naciones industriales que en el contexto Europeo se distinguen por su tejido industrial y productivo, así como la presencia de políticas industriales activas que fomentan la innovación, la revolución digital y el relanzamiento de la industria para un nuevo contexto, donde la calidad es importante -por supuesto- como sello de sus conglomerados industriales, pero más importante aún es la organización industrial y las nuevas plataformas tecnológicas para transitar a las nuevas formas descentralizadas de organización industrial y comercial.

La organización industrial sintetiza la historia de la formación de las empresas, la estructuración de los mercados y el marco regulatorio que induce determinadas formas de abordar la educación tecnológica, los instrumentos de fomento, la apertura comercial y el fomento al cambio tecnológico y la innovación.

La organización industrial de Alemania por ejemplo se basa más en modelos de “integración vertical” mediante consorcios fuertes que desarrollan a su vez, varios niveles en la cadena de valor agregado en un sistema nacional de regiones manufactureras y de innovación. En cambio, Italia presenta mayor concentración regional de sus industrias y una prevalencia de redes horizontales de PYMES industriales que comparten recursos, tecnologías y mecanismos de cooperación tecnológica que no sólo permea en las PYMES, sino que define regiones enteras como clusters de alta especialización, a través de sus consorcios industriales de innovación.

lunes 22 de junio de 2020

CFE y Pemex: rescatar la ineficiencia

lunes 08 de junio de 2020

Tendencias empresariales y Covid-19

viernes 21 de febrero de 2020

15 meses de industria mermada

lunes 20 de enero de 2020

No hay años fáciles

lunes 02 de diciembre de 2019

Agenda pendiente en la frontera norte

lunes 04 de noviembre de 2019

Competitividad en México, una debilidad

lunes 21 de octubre de 2019

Transformación industrial e innovación

Cargar Más