/ viernes 14 de junio de 2019

 El acuerdo y los aranceles

Siempre la lucha por los derechos, la dignidad y la soberanía ha sido difícil y éste ha sido el caso del último arrebato de Trump con respecto de los aranceles, la historia de la relación México-Estados Unidos es una historia de cercanía, confianza y una de las más fructíferas en la historia de la humanidad.

También hay momentos de oscuridad, como la única vez que Estados Unidos salió en contra de una votación en su Congreso como lo fue la Invasión del 47; el tratado McLane Ocampo que implicó que el gobierno mexicano se comprometiera a no imponer derechos a la mercancía estadounidense que transitara por el Istmo de Tehuantepec, que al final no entró en vigor; y los tratados de Bucareli que representaron un daño brutal para la industria mexicana, pero fue fundamental para estabilizar al país.

Preocupa mucho porque a la luz de la historia de las campañas electorales, los republicanos han relanzado con actos de guerra como es el caso de los Bush y la Guerra del Golfo.

Hoy se detuvo la embestida, pero seguramente regresarán los ataques, más allá de eso, se intensificarán; mientras, continúan los flujos que por el volumen pueden llegar a generar presiones al empleo y a la gobernabilidad.

El acuerdo de esta semana ha sido un logro del presidente López Obrador y del Canciller Marcelo Ebrard y de su equipo, habrá costos, pero son los menores en el marco de la dignidad y la asimetría.

Es evidente la belleza institucional del acuerdo, la unidad nacional frente a la agresión y la conducción clara del Presidente; desafortunadamente el proceso electoral apenas inicia. Los demócratas no han mostrado un liderazgo claro, pero tampoco una agenda que se contraponga a la de Trump. Es de destacar que ni siquiera en esta fase se observó un apoyo contundente de las comunidades mexicanas en Estados Unidos.

A diferencia de otros ataques de Trump basados en lo mercadológico que han mostrado ser muy exitosos, aquí hay tensiones reales, sí hay un problema migratorio hacia México y también las acciones contra China muestran una definición de devastación del comercio internacional para fortalecer su mercado interno, lo que nos obliga a estar atentos y a respaldar al Presidente. XXX Twitter: @LuisH_Fernandez

Siempre la lucha por los derechos, la dignidad y la soberanía ha sido difícil y éste ha sido el caso del último arrebato de Trump con respecto de los aranceles, la historia de la relación México-Estados Unidos es una historia de cercanía, confianza y una de las más fructíferas en la historia de la humanidad.

También hay momentos de oscuridad, como la única vez que Estados Unidos salió en contra de una votación en su Congreso como lo fue la Invasión del 47; el tratado McLane Ocampo que implicó que el gobierno mexicano se comprometiera a no imponer derechos a la mercancía estadounidense que transitara por el Istmo de Tehuantepec, que al final no entró en vigor; y los tratados de Bucareli que representaron un daño brutal para la industria mexicana, pero fue fundamental para estabilizar al país.

Preocupa mucho porque a la luz de la historia de las campañas electorales, los republicanos han relanzado con actos de guerra como es el caso de los Bush y la Guerra del Golfo.

Hoy se detuvo la embestida, pero seguramente regresarán los ataques, más allá de eso, se intensificarán; mientras, continúan los flujos que por el volumen pueden llegar a generar presiones al empleo y a la gobernabilidad.

El acuerdo de esta semana ha sido un logro del presidente López Obrador y del Canciller Marcelo Ebrard y de su equipo, habrá costos, pero son los menores en el marco de la dignidad y la asimetría.

Es evidente la belleza institucional del acuerdo, la unidad nacional frente a la agresión y la conducción clara del Presidente; desafortunadamente el proceso electoral apenas inicia. Los demócratas no han mostrado un liderazgo claro, pero tampoco una agenda que se contraponga a la de Trump. Es de destacar que ni siquiera en esta fase se observó un apoyo contundente de las comunidades mexicanas en Estados Unidos.

A diferencia de otros ataques de Trump basados en lo mercadológico que han mostrado ser muy exitosos, aquí hay tensiones reales, sí hay un problema migratorio hacia México y también las acciones contra China muestran una definición de devastación del comercio internacional para fortalecer su mercado interno, lo que nos obliga a estar atentos y a respaldar al Presidente. XXX Twitter: @LuisH_Fernandez

viernes 14 de junio de 2019

 El acuerdo y los aranceles

viernes 07 de diciembre de 2018

El inicio de una era

viernes 16 de noviembre de 2018

La confianza

domingo 11 de noviembre de 2018

Trump: la derrota que no fue

viernes 26 de octubre de 2018

Honduras y el Estado fallido

sábado 29 de septiembre de 2018

Puebla, su cosa nostra