/ domingo 21 de julio de 2019

El crimen organizado en la dinámica binacional

En una gran cantidad de foros, mesas de debate, coloquios y otras modalidades de intercambio de opinión, he constatado, la percepción de que México en su lucha contra la criminalidad -común u organizada, recibe directrices, imposiciones, condicionamientos y estímulos de parte de las agencias de seguridad e inteligencia de los Estados Unidos. Por supuesto que hay de parte de las estructuras gubernamentales de ese país, una evidente actitud de intromisión (lo cual no es una novedad o una sorpresa). En cambio, lo que sí es de llamar la atención, es la ausencia en los análisis desde México, a la condición inevitable que genera la geografía, en cuanto a dificultades compartidas y un destino convergente entre ambas naciones.

La actividad del crimen organizado, implica una serie de delitos adyacentes no menos peligrosos, lucrativos y destructivos. Desde el tráfico de armas, pasando por el blanqueo de dinero, así como el tráfico de personas, todo esto es posible por las inevitables colindancias terrestre, marítima y aérea. A lo que debemos sumar culturales, turísticos e incluso, gastronómicos (el tradicional guacamole el día del Súper Bowl). De allí debe partirse para contar con una plataforma de análisis que supere en lo posible, las apreciaciones subjetivas o prejuiciadas de ambos lados de la frontera.

De allí que en el caso específico de la justificada cadena perpetua a Joaquín Guzmán Loera, los Estados Unidos, en su conjunto, mucho tienen que ver con aspectos claves de la violencia en México. Sea por el gigantesco y voraz mercado de consumo de drogas, sea por el asesino trágico de armas hacia nuestro país o por las medidas aplicadas para flexibilizar el consumo de marihuana, las consecuencias las vivimos día a día en nuestras ciudades, carreteras, zonas rurales entre otros espacios. Por supuesto que lo anterior no exime ni a las estructuras de gobierno o a las prácticas sociales que toleran o fomentan la criminalidad en México, pero la compleja relación e interdependencia bilateral es una absoluta realidad.

El gobierno de la República tiene una importante oportunidad con el caso de Guzmán Loera. Me explico: es claro que quien incursiona en las actividades delictivas no consigue o construye un estilo de vida duradero. Puede argumentarse que no hay condiciones para el desarrollo personal, pero en la formulación de programas dirigidos a la juventud, ahora hay opciones educativas y de servicio a la sociedad. Destaca por ejemplo, la opción para formar parte de la Guardia Nacional o estudiar en las nuevas estructuras que la federación ha puesto en funcionamiento junto con programas de capacitación.

La relación con los Estados Unidos es y seguirá siendo difícil, con altibajos, encuentros y desencuentros. Sin embargo, es mucho mejor para ambas partes, la colaboración con más aún en lo que concierne a la Seguridad Regional. Antes decir la inflamada retórica del racismo y la xenofobia se apropie del discurso reeleccionista en la lucha por la Casa Blanca.

javierolivaposada@gmail.com

@JOPso


En una gran cantidad de foros, mesas de debate, coloquios y otras modalidades de intercambio de opinión, he constatado, la percepción de que México en su lucha contra la criminalidad -común u organizada, recibe directrices, imposiciones, condicionamientos y estímulos de parte de las agencias de seguridad e inteligencia de los Estados Unidos. Por supuesto que hay de parte de las estructuras gubernamentales de ese país, una evidente actitud de intromisión (lo cual no es una novedad o una sorpresa). En cambio, lo que sí es de llamar la atención, es la ausencia en los análisis desde México, a la condición inevitable que genera la geografía, en cuanto a dificultades compartidas y un destino convergente entre ambas naciones.

La actividad del crimen organizado, implica una serie de delitos adyacentes no menos peligrosos, lucrativos y destructivos. Desde el tráfico de armas, pasando por el blanqueo de dinero, así como el tráfico de personas, todo esto es posible por las inevitables colindancias terrestre, marítima y aérea. A lo que debemos sumar culturales, turísticos e incluso, gastronómicos (el tradicional guacamole el día del Súper Bowl). De allí debe partirse para contar con una plataforma de análisis que supere en lo posible, las apreciaciones subjetivas o prejuiciadas de ambos lados de la frontera.

De allí que en el caso específico de la justificada cadena perpetua a Joaquín Guzmán Loera, los Estados Unidos, en su conjunto, mucho tienen que ver con aspectos claves de la violencia en México. Sea por el gigantesco y voraz mercado de consumo de drogas, sea por el asesino trágico de armas hacia nuestro país o por las medidas aplicadas para flexibilizar el consumo de marihuana, las consecuencias las vivimos día a día en nuestras ciudades, carreteras, zonas rurales entre otros espacios. Por supuesto que lo anterior no exime ni a las estructuras de gobierno o a las prácticas sociales que toleran o fomentan la criminalidad en México, pero la compleja relación e interdependencia bilateral es una absoluta realidad.

El gobierno de la República tiene una importante oportunidad con el caso de Guzmán Loera. Me explico: es claro que quien incursiona en las actividades delictivas no consigue o construye un estilo de vida duradero. Puede argumentarse que no hay condiciones para el desarrollo personal, pero en la formulación de programas dirigidos a la juventud, ahora hay opciones educativas y de servicio a la sociedad. Destaca por ejemplo, la opción para formar parte de la Guardia Nacional o estudiar en las nuevas estructuras que la federación ha puesto en funcionamiento junto con programas de capacitación.

La relación con los Estados Unidos es y seguirá siendo difícil, con altibajos, encuentros y desencuentros. Sin embargo, es mucho mejor para ambas partes, la colaboración con más aún en lo que concierne a la Seguridad Regional. Antes decir la inflamada retórica del racismo y la xenofobia se apropie del discurso reeleccionista en la lucha por la Casa Blanca.

javierolivaposada@gmail.com

@JOPso


domingo 17 de noviembre de 2019

Sobre la estrategia como teoría y práctica

domingo 10 de noviembre de 2019

Una estrategia de Seguridad Pública

domingo 06 de octubre de 2019

Memoria para unos, olvido para otros

domingo 29 de septiembre de 2019

El concepto de activismo criminal

domingo 22 de septiembre de 2019

El desfile del 16 de septiembre

domingo 15 de septiembre de 2019

Efemérides cívico militares de septiembre

Cargar Más