/ miércoles 25 de mayo de 2022

El Espectador | AMLO evita temas que no le gustan al no ir a Los Ángeles

El Senado de Estados Unidos aprobó la resolución 120 en mayo del 2021, que insta al presidente Joe Biden a dirigir un esfuerzo diplomático fuerte y coordinado durante el proceso de la Cumbre de las Américas para fortalecer la gobernabilidad democrática, apoyar los esfuerzos de recuperación económica posteriores a la pandemia, mejorar la cooperación en materia de seguridad y abordar el desplazamiento y la migración en la región, recuerda un reporte del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos, elaborado por Peter J. Meyer.

Dependiendo de qué compromisos o propuestas que haga el presidente en la cumbre, podría pedirle al Congreso que apruebe cambios de política y/o recursos apropiados”, señala Meyer.

El reporte dice que como ha ocurrido en años anteriores, el período previo a la cumbre de Los Ángeles ha estado dominado por controversias sobre qué líderes asistirán. Y nos ofrece un poco de contexto: “Los líderes del hemisferio acordaron en 2001 que sólo los gobiernos democráticos participarían en el proceso de la cumbre. El consenso regional ha cambiado desde entonces, dando lugar a la participación de Cuba en las cumbres de 2015 y 2018. El Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental ha dicho que no espera que los gobiernos autoritarios de Cuba, Nicaragua o Venezuela asistan a la cumbre, pero la Casa Blanca no había anunciado una decisión final sobre las invitaciones al 23 de mayo de 2022. Aunque algunos miembros del Congreso han pedido a la Administración excluir a los gobiernos autoritarios, muchos líderes latinoamericanos y caribeños han insistido en que todos los países del hemisferio deben ser invitados a participar. Algunos líderes, incluido el Presidente de México, puede saltarse la cumbre en protesta o quedarse en casa por otras razones, potencialmente obstaculizando los esfuerzos para establecer un consenso regional sobre cuestiones clave”.

¿Cuáles son las cuestiones clave para Estados Unidos?

El tema oficial de la cumbre de 2022 es "Construyendo un futuro sostenible, resiliente y equitativo". En febrero de 2022, el gobierno de EU presentó cinco proyectos de compromisos políticos para ser considerados en la cumbre relacionada con el fortalecimiento de los sistemas de salud, el abordaje del cambio climático, la aceleración de la transición hacia energías limpias, el establecimiento de un programa regional para la transformación digital y el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática.

Entre los compromisos más concretos, incluidos en los borradores iniciales, estaba fortalecer los sistemas de salud. Desarrollar planes nacionales para lograr una deforestación neta cero para 2030. Facilitar el acceso universal y asequible a la banda ancha para 2030. Y proporcionar invitaciones permanentes para la observación electoral de la Organización de los Estados Americanos.

Muchos de estos compromisos, así desde el borrador, lucen como todo eso que no le gusta asumir al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.


El Senado de Estados Unidos aprobó la resolución 120 en mayo del 2021, que insta al presidente Joe Biden a dirigir un esfuerzo diplomático fuerte y coordinado durante el proceso de la Cumbre de las Américas para fortalecer la gobernabilidad democrática, apoyar los esfuerzos de recuperación económica posteriores a la pandemia, mejorar la cooperación en materia de seguridad y abordar el desplazamiento y la migración en la región, recuerda un reporte del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos, elaborado por Peter J. Meyer.

Dependiendo de qué compromisos o propuestas que haga el presidente en la cumbre, podría pedirle al Congreso que apruebe cambios de política y/o recursos apropiados”, señala Meyer.

El reporte dice que como ha ocurrido en años anteriores, el período previo a la cumbre de Los Ángeles ha estado dominado por controversias sobre qué líderes asistirán. Y nos ofrece un poco de contexto: “Los líderes del hemisferio acordaron en 2001 que sólo los gobiernos democráticos participarían en el proceso de la cumbre. El consenso regional ha cambiado desde entonces, dando lugar a la participación de Cuba en las cumbres de 2015 y 2018. El Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental ha dicho que no espera que los gobiernos autoritarios de Cuba, Nicaragua o Venezuela asistan a la cumbre, pero la Casa Blanca no había anunciado una decisión final sobre las invitaciones al 23 de mayo de 2022. Aunque algunos miembros del Congreso han pedido a la Administración excluir a los gobiernos autoritarios, muchos líderes latinoamericanos y caribeños han insistido en que todos los países del hemisferio deben ser invitados a participar. Algunos líderes, incluido el Presidente de México, puede saltarse la cumbre en protesta o quedarse en casa por otras razones, potencialmente obstaculizando los esfuerzos para establecer un consenso regional sobre cuestiones clave”.

¿Cuáles son las cuestiones clave para Estados Unidos?

El tema oficial de la cumbre de 2022 es "Construyendo un futuro sostenible, resiliente y equitativo". En febrero de 2022, el gobierno de EU presentó cinco proyectos de compromisos políticos para ser considerados en la cumbre relacionada con el fortalecimiento de los sistemas de salud, el abordaje del cambio climático, la aceleración de la transición hacia energías limpias, el establecimiento de un programa regional para la transformación digital y el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática.

Entre los compromisos más concretos, incluidos en los borradores iniciales, estaba fortalecer los sistemas de salud. Desarrollar planes nacionales para lograr una deforestación neta cero para 2030. Facilitar el acceso universal y asequible a la banda ancha para 2030. Y proporcionar invitaciones permanentes para la observación electoral de la Organización de los Estados Americanos.

Muchos de estos compromisos, así desde el borrador, lucen como todo eso que no le gusta asumir al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.