/ lunes 14 de enero de 2019

El Espectador | Bolsas, un conflicto poco visible que se agrava

Los fabricantes de bolsas de plástico se sintieron fuertemente atacados durante el sexenio pasado, principalmente por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que encabeza hoy Josefa González Blanco. Incluso se promovió el 3 de julio como el Día Mundial sin Bolsas de Plástico. Desde el gobierno explican que los investigadores mesurados consideran que tardan 100 años en degradarse, otros sostienen que son 400 años los que tardan en desaparecer. Y su vida promedio es de 15 minutos, por lo que de cualquier forma representan enormes daños a los ecosistemas y biodiversidad.

La Asociación de Industriales de Bolsas Plásticas (Inboplast), que lidera José Anguiano, vive momentos complicados y parece que con el nuevo gobierno eso no va a cambiar. Por ello, el gremio busca evolucionar y reforzar su compromiso con la sociedad y medio ambiente al reducir la contaminación con diversas iniciativas, que van desde diversas reuniones con líderes en el sector de plásticos, mesas de trabajo con gobiernos estatales, hasta el impulso de las llamadas “Cinco Rs”: Reducir, Reciclar, Reutilizar, Repensar y Rediseñar. Además, una de las tareas más importante que ha buscado en la asociación es la creación de una Norma Técnica Ambiental Nacional (NTAN), en pro de los recursos naturales, la cual se creará a partir de estudios que involucren a especialistas, académicos, fabricantes de bolsas de plástico, así como gobierno y sociedad.

Otro de los retos que tiene Inboplast en los siguientes años es el de generar un acercamiento positivo con la sociedad, a fin de poder crear un vínculo de relación y participación sobre la responsabilidad compartida entre los productores y el consumidor final, con el propósito de poder educarlos y de esta manera recuperar la bolsa y brindarle un trato correcto que evite la contaminación.

Por obvias razones de negocio, para ellos prohibir no es la solución. En ese sentido, la Asociación Nacional de las Industrias del Plástico (ANIPAC), de Aldimir Torres, e Inboplast, trabajan coordinadamente en una investigación que hable favorablemente para ellos del ciclo de vida de las bolsas de plástico, necesitan argumentos, porque aseguran que este sector suma a la economía nacional poco más de 26 mil millones de dólares anuales.

Inboplast actualmente cuenta con 45 socios fabricantes de bolsas, que representa alrededor de 80 por ciento de la producción que usan los comercios en nuestro país, y a su vez, se encargan del reciclaje de 500 toneladas diarias de desechos plásticos. Anguiano Hernández y sus afiliados tienen en mente convertirse en referente de la industria, teniendo como objetivo primordial la reducción del impacto ambiental por la utilización y disposición de bolsas plásticas.

Los fabricantes de bolsas de plástico se sintieron fuertemente atacados durante el sexenio pasado, principalmente por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que encabeza hoy Josefa González Blanco. Incluso se promovió el 3 de julio como el Día Mundial sin Bolsas de Plástico. Desde el gobierno explican que los investigadores mesurados consideran que tardan 100 años en degradarse, otros sostienen que son 400 años los que tardan en desaparecer. Y su vida promedio es de 15 minutos, por lo que de cualquier forma representan enormes daños a los ecosistemas y biodiversidad.

La Asociación de Industriales de Bolsas Plásticas (Inboplast), que lidera José Anguiano, vive momentos complicados y parece que con el nuevo gobierno eso no va a cambiar. Por ello, el gremio busca evolucionar y reforzar su compromiso con la sociedad y medio ambiente al reducir la contaminación con diversas iniciativas, que van desde diversas reuniones con líderes en el sector de plásticos, mesas de trabajo con gobiernos estatales, hasta el impulso de las llamadas “Cinco Rs”: Reducir, Reciclar, Reutilizar, Repensar y Rediseñar. Además, una de las tareas más importante que ha buscado en la asociación es la creación de una Norma Técnica Ambiental Nacional (NTAN), en pro de los recursos naturales, la cual se creará a partir de estudios que involucren a especialistas, académicos, fabricantes de bolsas de plástico, así como gobierno y sociedad.

Otro de los retos que tiene Inboplast en los siguientes años es el de generar un acercamiento positivo con la sociedad, a fin de poder crear un vínculo de relación y participación sobre la responsabilidad compartida entre los productores y el consumidor final, con el propósito de poder educarlos y de esta manera recuperar la bolsa y brindarle un trato correcto que evite la contaminación.

Por obvias razones de negocio, para ellos prohibir no es la solución. En ese sentido, la Asociación Nacional de las Industrias del Plástico (ANIPAC), de Aldimir Torres, e Inboplast, trabajan coordinadamente en una investigación que hable favorablemente para ellos del ciclo de vida de las bolsas de plástico, necesitan argumentos, porque aseguran que este sector suma a la economía nacional poco más de 26 mil millones de dólares anuales.

Inboplast actualmente cuenta con 45 socios fabricantes de bolsas, que representa alrededor de 80 por ciento de la producción que usan los comercios en nuestro país, y a su vez, se encargan del reciclaje de 500 toneladas diarias de desechos plásticos. Anguiano Hernández y sus afiliados tienen en mente convertirse en referente de la industria, teniendo como objetivo primordial la reducción del impacto ambiental por la utilización y disposición de bolsas plásticas.