/ lunes 6 de mayo de 2019

El Espectador | En busca de la inexistente Fundación Rosenblueth

El Sol de México reveló hace unos días que la Fundación Rosenblueth para el Avance de la Ciencia A.C., las encargada de la Consulta Nacional sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, desapareció de la noche a la mañana, generando suspicacias alrededor de la cancelación del millonario proyecto.

El agonizante PRD señaló al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, que preside Francisco Javier Acuña, que la fundación concentró los datos personales de los mexicanos que participaron en la consulta, a través de una aplicación para digitalizar la credencial para votar de los participantes en la encuesta, sin contar con un Aviso de Privacidad. Por ello, el INAI inició una investigación preliminar. Poco después, recibieron oficios firmados por el Presidente del Congreso de Chihuahua; así como por la Mesa Directiva del Congreso del Estado de Guanajuato y el Secretario General del Poder Legislativo del Estado de Aguascalientes, con el mismo señalamiento.

De acuerdo con nuestro compañero Alejandro Suárez, a cargo del tema, la investigación preliminar se intentó notificar en el domicilio señalado en el Aviso de Privacidad contenido en su web, en Insurgentes Sur 1188, octavo piso, colonia Tlacoquemécatl del Valle, Benito Juárez, Ciudad de México. Pero no los hallaron ahí. Casualmente, o por un tema técnico seguramente, al momento de teclear estas líneas, ni su página funciona: http://www.rosenblueth. mx.

Al no hallarlos, pidieron ayuda al Instituto Mexicano del Seguro Social y al Servicio de Administración Tributaria. El SAT proporcionó otro domicilio, sin que se localizara dicha Asociación Civil. En el INAI se generaron oficios de colaboración con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, con el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, la Comisión Federal de Electricidad, el Instituto Electoral de la Ciudad de México y Teléfonos de México, solicitando el domicilio que tengan registrado a nombre de la A.C.

No hubo respuesta favorable. Los del INAI decidieron el pasado 12 de marzo notificar a la Fundación Arturo Rosenblueth para el Avance de la Ciencia, por medio de edictos en el Diario Oficial de la Federación y en un periódico durante tres días.

Nuestra compañera Gabriela Jiménez entrevistó al presidente de la fundación, Enrique Calderón Alzati, quien dijo que no sabe nada, que le están preguntando a la gente equivocada. Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia de la República y organizador de la consulta del NAIM, recomendó que le pidan ayuda al INE, quien no sólo localizó al ingeniero, sino que hasta abrió un expediente. “Los que hicieron las denuncias están actuando con una consigna política”, dijo. Pero el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, rechazó que el organismo haya tenido algún contacto con la Fundación Rosenblueth para la organización de la consulta sobre la construcción del aeropuerto, tampoco saben qué pasó con los datos personales recabados. Se desmarcó de la investigación, mientras que el INAI insiste en que no encuentran a Calderón Alzati. El 17 de mayo de 2019 es cuando vence el plazo para que Fundación Rosenblueth comparezca, pueda manifestar lo que a su derecho convenga, aporte pruebas y señale un domicilio real.

El Sol de México reveló hace unos días que la Fundación Rosenblueth para el Avance de la Ciencia A.C., las encargada de la Consulta Nacional sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, desapareció de la noche a la mañana, generando suspicacias alrededor de la cancelación del millonario proyecto.

El agonizante PRD señaló al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, que preside Francisco Javier Acuña, que la fundación concentró los datos personales de los mexicanos que participaron en la consulta, a través de una aplicación para digitalizar la credencial para votar de los participantes en la encuesta, sin contar con un Aviso de Privacidad. Por ello, el INAI inició una investigación preliminar. Poco después, recibieron oficios firmados por el Presidente del Congreso de Chihuahua; así como por la Mesa Directiva del Congreso del Estado de Guanajuato y el Secretario General del Poder Legislativo del Estado de Aguascalientes, con el mismo señalamiento.

De acuerdo con nuestro compañero Alejandro Suárez, a cargo del tema, la investigación preliminar se intentó notificar en el domicilio señalado en el Aviso de Privacidad contenido en su web, en Insurgentes Sur 1188, octavo piso, colonia Tlacoquemécatl del Valle, Benito Juárez, Ciudad de México. Pero no los hallaron ahí. Casualmente, o por un tema técnico seguramente, al momento de teclear estas líneas, ni su página funciona: http://www.rosenblueth. mx.

Al no hallarlos, pidieron ayuda al Instituto Mexicano del Seguro Social y al Servicio de Administración Tributaria. El SAT proporcionó otro domicilio, sin que se localizara dicha Asociación Civil. En el INAI se generaron oficios de colaboración con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, con el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, la Comisión Federal de Electricidad, el Instituto Electoral de la Ciudad de México y Teléfonos de México, solicitando el domicilio que tengan registrado a nombre de la A.C.

No hubo respuesta favorable. Los del INAI decidieron el pasado 12 de marzo notificar a la Fundación Arturo Rosenblueth para el Avance de la Ciencia, por medio de edictos en el Diario Oficial de la Federación y en un periódico durante tres días.

Nuestra compañera Gabriela Jiménez entrevistó al presidente de la fundación, Enrique Calderón Alzati, quien dijo que no sabe nada, que le están preguntando a la gente equivocada. Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia de la República y organizador de la consulta del NAIM, recomendó que le pidan ayuda al INE, quien no sólo localizó al ingeniero, sino que hasta abrió un expediente. “Los que hicieron las denuncias están actuando con una consigna política”, dijo. Pero el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, rechazó que el organismo haya tenido algún contacto con la Fundación Rosenblueth para la organización de la consulta sobre la construcción del aeropuerto, tampoco saben qué pasó con los datos personales recabados. Se desmarcó de la investigación, mientras que el INAI insiste en que no encuentran a Calderón Alzati. El 17 de mayo de 2019 es cuando vence el plazo para que Fundación Rosenblueth comparezca, pueda manifestar lo que a su derecho convenga, aporte pruebas y señale un domicilio real.