/ lunes 18 de febrero de 2019

El Espectador | Los retos del plástico para 2019

La contaminación por plásticos es un tema de agenda mundial y 2019 podría resultar crucial para detonar acciones que contrarresten el problema. Iniciativas de solución han ido desde limpiezas de playas, hasta prohibir el uso del material, sin embargo, se ha demostrado que la solución no radica en la prohibición, pues esta puede generar un efecto ambiental mayor al que ahora tenemos.

A finales del 2018, en Bali, Indonesia, más de 250 organizaciones alrededor del mundo, entre las que se encuentran los más importantes productores, marcas, minoristas, recicladores y firmas que producen 20 por ciento de todos los envases de este material a escala mundial firmaron el Acuerdo Global de la Nueva Economía del Plástico.

Este documento, impulsado por la Fundación Ellen McArthur, en colaboración con la ONU Medio Ambiente, tiene como objetivo crear una nueva regulación para la comercialización de este material en el que las empresas se comprometieron a realizar acciones puntuales para eliminar los plásticos problemáticos e innecesarios.

La solución que se plantea está muy alejada de las leyes de prohibiciones que se han venido impulsando en México y otros países. Por el contrario, lo que promueve es innovar para garantizar que 100 por ciento de los envases se puedan reutilizar, reciclar o compostar y así eliminar los empaques innecesarios.

Me parece que el hecho que sea el propio organismo que advirtió al mundo sobre la posibilidad que para el 2050 de tener más plásticos que peces en el océano le da confiabilidad y eco al tema a nivel mundial y nuestro país tiene muchas posibilidades de lograr satisfactoriamente el reto dado que somos un ejemplo en recuperación y reciclaje de envases de PET.

PetStar, que dirige Jaime Cámara, tiene la firma convicción que el reciclaje puede ser parte de la solución, específicamente en el caso de las botellas de PET, esta empresa ha demostrado que es posible hacer sustentable este envase a través de una buena gestión que ha contribuido a que en los últimos 10 años México haya pasado de una tasa de recuperación de aproximadamente 18 por ciento a casi 60 por ciento respecto a las propias botellas de PET colocadas en el mercado, nivel similar a Europa y el mayor en todo nuestro continente.

El consumidor juega un papel relevante para recuperar el material. Sencillos pasos como vaciar, aplastar, tapar y depositar una botella de PET son acciones con un alto valor ambiental. Si a eso le sumamos el compromiso de las empresas, como el de la Industria Mexicana de Coca- Cola, que incorpora contenido reciclado en sus empaques, pues vamos por buen camino.

Es muy importante que más empresas se sumen a iniciativas como las del Acuerdo Global de la Fundación Ellen McArthur para que heredemos un mejor futuro a nuestros hijos. Aún estamos a tiempo.

@takaink

hiroshi@oem.com.mx

La contaminación por plásticos es un tema de agenda mundial y 2019 podría resultar crucial para detonar acciones que contrarresten el problema. Iniciativas de solución han ido desde limpiezas de playas, hasta prohibir el uso del material, sin embargo, se ha demostrado que la solución no radica en la prohibición, pues esta puede generar un efecto ambiental mayor al que ahora tenemos.

A finales del 2018, en Bali, Indonesia, más de 250 organizaciones alrededor del mundo, entre las que se encuentran los más importantes productores, marcas, minoristas, recicladores y firmas que producen 20 por ciento de todos los envases de este material a escala mundial firmaron el Acuerdo Global de la Nueva Economía del Plástico.

Este documento, impulsado por la Fundación Ellen McArthur, en colaboración con la ONU Medio Ambiente, tiene como objetivo crear una nueva regulación para la comercialización de este material en el que las empresas se comprometieron a realizar acciones puntuales para eliminar los plásticos problemáticos e innecesarios.

La solución que se plantea está muy alejada de las leyes de prohibiciones que se han venido impulsando en México y otros países. Por el contrario, lo que promueve es innovar para garantizar que 100 por ciento de los envases se puedan reutilizar, reciclar o compostar y así eliminar los empaques innecesarios.

Me parece que el hecho que sea el propio organismo que advirtió al mundo sobre la posibilidad que para el 2050 de tener más plásticos que peces en el océano le da confiabilidad y eco al tema a nivel mundial y nuestro país tiene muchas posibilidades de lograr satisfactoriamente el reto dado que somos un ejemplo en recuperación y reciclaje de envases de PET.

PetStar, que dirige Jaime Cámara, tiene la firma convicción que el reciclaje puede ser parte de la solución, específicamente en el caso de las botellas de PET, esta empresa ha demostrado que es posible hacer sustentable este envase a través de una buena gestión que ha contribuido a que en los últimos 10 años México haya pasado de una tasa de recuperación de aproximadamente 18 por ciento a casi 60 por ciento respecto a las propias botellas de PET colocadas en el mercado, nivel similar a Europa y el mayor en todo nuestro continente.

El consumidor juega un papel relevante para recuperar el material. Sencillos pasos como vaciar, aplastar, tapar y depositar una botella de PET son acciones con un alto valor ambiental. Si a eso le sumamos el compromiso de las empresas, como el de la Industria Mexicana de Coca- Cola, que incorpora contenido reciclado en sus empaques, pues vamos por buen camino.

Es muy importante que más empresas se sumen a iniciativas como las del Acuerdo Global de la Fundación Ellen McArthur para que heredemos un mejor futuro a nuestros hijos. Aún estamos a tiempo.

@takaink

hiroshi@oem.com.mx