/ lunes 11 de marzo de 2019

El Espectador | Ni perdón ni olvido a los de Pejeleaks

Nos cuentan que las demandas de Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico de la Presidencia, y de Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, contra los creadores intelectuales y administradores de Pejeleaks.org siguen más que vivas, aunque hace unos días comenzó a filtrarse en medios que ya habían conseguido el perdón del nuevo gobierno.

Que las investigaciones siguen abiertas alrededor de Francisco Javier Razo Tangassi, Manuel Garza Fernández y Zimat Consultores, de Martha Mejía, así como contra algunos grandes empresarios que supuestamente fueron los que les compraron la idea de pegarle al candidato que no les gustaba sin que se viera su mano.

Hay que recordar que entre los medios que Prowell Media todavía administra están Quinto Poder, Código Magenta y El Constituyente, aunque muchos de sus clientes decidieron romper con ellos ante el futuro escándalo que veían venir cuando se destapó su mano negra. Sin embargo, nos cuentan también que Javier Razo ya ni vive en el país, por lo que poco le preocupa lo que pueda pasar alrededor de este portal que alimentaban “fantasmas” con noticias falsas para afectar al entorno más cercano del hoy Presidente de México.

PORFIRIO SÁNCHEZ

El viernes pasado despidieron a Porfirio Sánchez, director de editorial Televisa. En meses recientes estaba desesperado recortando gastos y tratando de revivir títulos. Sánchez ganó notoriedad por correr y humillar a varios periodistas de verdad, como Javier Martínez Staines, y por sustituirlos con influencers como un tal Durden, a quien nombró Chief Content Officer (CCO). Su fórmula y modos se van a la basura. “Sellaron su oficina y los de seguridad se lo llevaron”, nos dice un editor de Televisa. “La gente está llorando... pero de felicidad”.

EL DE BIGOTITO

Y ya que hablamos de medios que no huelen a periodismo, sería un gran avance que Jesús Ramírez deje un poco sus prejuicios y frases armadas en torno a lo que considera investigación periodística y revise con lupa verdaderamente quiénes están en las mañaneras del Presidente, como supuestamente planean hacerlo desde hace algunos días. Nos cuentan que deberían revisar de arranque el expediente e historial de Carlos Pozos Soto, gerente comercial de la revista Petróleo & Energía. Este señor ha sido visto últimamente en Ciudad del Carmen, Campeche, y Villahermosa, Tabasco, donde varias empresas lo comienzan a citar para analizar precios de la publicidad del medio que representa. Lo curioso de esta historia, nos dicen nuestras fuentes, es que Pozos Soto, considerado por el Presidente como un buen periodista, además de vender bien la publicidad de la revista, por qué no, pregunta y señala a funcionarios que curiosamente son enemigos de algunos anunciantes del medio que representa. ¿Ese es el periodismo de investigación del que habla el vocero presidencial?

hiroshi@oem.com.mx

Nos cuentan que las demandas de Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico de la Presidencia, y de Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, contra los creadores intelectuales y administradores de Pejeleaks.org siguen más que vivas, aunque hace unos días comenzó a filtrarse en medios que ya habían conseguido el perdón del nuevo gobierno.

Que las investigaciones siguen abiertas alrededor de Francisco Javier Razo Tangassi, Manuel Garza Fernández y Zimat Consultores, de Martha Mejía, así como contra algunos grandes empresarios que supuestamente fueron los que les compraron la idea de pegarle al candidato que no les gustaba sin que se viera su mano.

Hay que recordar que entre los medios que Prowell Media todavía administra están Quinto Poder, Código Magenta y El Constituyente, aunque muchos de sus clientes decidieron romper con ellos ante el futuro escándalo que veían venir cuando se destapó su mano negra. Sin embargo, nos cuentan también que Javier Razo ya ni vive en el país, por lo que poco le preocupa lo que pueda pasar alrededor de este portal que alimentaban “fantasmas” con noticias falsas para afectar al entorno más cercano del hoy Presidente de México.

PORFIRIO SÁNCHEZ

El viernes pasado despidieron a Porfirio Sánchez, director de editorial Televisa. En meses recientes estaba desesperado recortando gastos y tratando de revivir títulos. Sánchez ganó notoriedad por correr y humillar a varios periodistas de verdad, como Javier Martínez Staines, y por sustituirlos con influencers como un tal Durden, a quien nombró Chief Content Officer (CCO). Su fórmula y modos se van a la basura. “Sellaron su oficina y los de seguridad se lo llevaron”, nos dice un editor de Televisa. “La gente está llorando... pero de felicidad”.

EL DE BIGOTITO

Y ya que hablamos de medios que no huelen a periodismo, sería un gran avance que Jesús Ramírez deje un poco sus prejuicios y frases armadas en torno a lo que considera investigación periodística y revise con lupa verdaderamente quiénes están en las mañaneras del Presidente, como supuestamente planean hacerlo desde hace algunos días. Nos cuentan que deberían revisar de arranque el expediente e historial de Carlos Pozos Soto, gerente comercial de la revista Petróleo & Energía. Este señor ha sido visto últimamente en Ciudad del Carmen, Campeche, y Villahermosa, Tabasco, donde varias empresas lo comienzan a citar para analizar precios de la publicidad del medio que representa. Lo curioso de esta historia, nos dicen nuestras fuentes, es que Pozos Soto, considerado por el Presidente como un buen periodista, además de vender bien la publicidad de la revista, por qué no, pregunta y señala a funcionarios que curiosamente son enemigos de algunos anunciantes del medio que representa. ¿Ese es el periodismo de investigación del que habla el vocero presidencial?

hiroshi@oem.com.mx