/ lunes 13 de mayo de 2019

El Espectador | Sistema Ópalo y la corrupción en Pemex

José Luis Rojo y Arabi, excomandante de la Policía Federal de Caminos, está detrás de Sistema Ópalo, la empresa que investigó a los directivos de Petróleos Mexicanos el año pasado como parte del escándalo Odebrecht.

El experto en inteligencia y protección es el presidente de Grupo Diamante, la empresa que controla el sistema de análisis del comportamiento humano y evaluación de honestidad que utilizan miles de empresas en este país.

Sistema Ópalo aplicó una prueba a los funcionarios superiores de Pemex en 2018. Fueron entrevistas, pruebas psicométricas, exámenes antidoping, de trayectoria laboral, situación económica y hasta polígrafo. La empresa se encuentra todavía bajo los reflectores, luego del escándalo de corrupción de la brasileña que ahora toma fuerza con el nuevo gobierno. El Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, dijo esta semana que antes de 60 días comenzarán a arrojar resultados.

Pemex pagó por los servicios de Sistema Ópalo para detectar deslealtades y prácticas deshonestas de sus empleados, como incumplimiento de normas y de políticas internas, beneficios indebidos, mal manejo de recursos, conductas nocivas, fugas de información confidencial, abuso en el uso de recursos, inobservancia de procesos, asociación delictiva con otros empleados, robo hormiga e infiltraciones. Los resultados no son públicos, pero fuentes al interior de la compañía creen que se deberían transparentar, para no solamente dejar en claro quién está limpio, sino quiénes fueron sancionados o son investigados por entrar en alguno de estos problemas de confianza al enfrentar los exámenes.

En el examen poligráfico, se formularon entre otras las siguientes preguntas: ¿Durante su trabajo en Pemex ha filtrado información confidencial con fines ilícitos?”; ¿Durante su trabajo en Pemex ha realizado algún acto ilícito al realizar sus funciones?; ¿Durante su trabajo en Pemex se ha beneficiado ilícitamente a través de su puesto?; ¿Durante su trabajo en Pemex ha favorecido a algún proveedor o contratista?

Para más señales, nos cuentan, deberían pedirle la información a la empresa Cosepis, que fue contratada para emitir el análisis técnico y el reporte ejecutivo. “Los resultados posibles de la Prueba de Confianza, eran ser una persona de confianza, confianza con seguimiento y no confiable”. Nos aseguran que hasta el momento solamente tres, de un grupo de 23 altos funcionarios de Pemex investigados por el caso Odebrecht, han sido librados de cualquier culpa. Tres de 23 que pueden presumir su carta de liberación y que lograron demostrar que no se enriquecieron bajo el esquema de corrupción que sospechan se aplicó también en nuestro país para ganar los contratos.

De hecho, el resultado de la prueba fue entregado con una credencial que avala la honestidad del funcionario, con vigencia de un año.

hiroshi@oem.com.mx

José Luis Rojo y Arabi, excomandante de la Policía Federal de Caminos, está detrás de Sistema Ópalo, la empresa que investigó a los directivos de Petróleos Mexicanos el año pasado como parte del escándalo Odebrecht.

El experto en inteligencia y protección es el presidente de Grupo Diamante, la empresa que controla el sistema de análisis del comportamiento humano y evaluación de honestidad que utilizan miles de empresas en este país.

Sistema Ópalo aplicó una prueba a los funcionarios superiores de Pemex en 2018. Fueron entrevistas, pruebas psicométricas, exámenes antidoping, de trayectoria laboral, situación económica y hasta polígrafo. La empresa se encuentra todavía bajo los reflectores, luego del escándalo de corrupción de la brasileña que ahora toma fuerza con el nuevo gobierno. El Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, dijo esta semana que antes de 60 días comenzarán a arrojar resultados.

Pemex pagó por los servicios de Sistema Ópalo para detectar deslealtades y prácticas deshonestas de sus empleados, como incumplimiento de normas y de políticas internas, beneficios indebidos, mal manejo de recursos, conductas nocivas, fugas de información confidencial, abuso en el uso de recursos, inobservancia de procesos, asociación delictiva con otros empleados, robo hormiga e infiltraciones. Los resultados no son públicos, pero fuentes al interior de la compañía creen que se deberían transparentar, para no solamente dejar en claro quién está limpio, sino quiénes fueron sancionados o son investigados por entrar en alguno de estos problemas de confianza al enfrentar los exámenes.

En el examen poligráfico, se formularon entre otras las siguientes preguntas: ¿Durante su trabajo en Pemex ha filtrado información confidencial con fines ilícitos?”; ¿Durante su trabajo en Pemex ha realizado algún acto ilícito al realizar sus funciones?; ¿Durante su trabajo en Pemex se ha beneficiado ilícitamente a través de su puesto?; ¿Durante su trabajo en Pemex ha favorecido a algún proveedor o contratista?

Para más señales, nos cuentan, deberían pedirle la información a la empresa Cosepis, que fue contratada para emitir el análisis técnico y el reporte ejecutivo. “Los resultados posibles de la Prueba de Confianza, eran ser una persona de confianza, confianza con seguimiento y no confiable”. Nos aseguran que hasta el momento solamente tres, de un grupo de 23 altos funcionarios de Pemex investigados por el caso Odebrecht, han sido librados de cualquier culpa. Tres de 23 que pueden presumir su carta de liberación y que lograron demostrar que no se enriquecieron bajo el esquema de corrupción que sospechan se aplicó también en nuestro país para ganar los contratos.

De hecho, el resultado de la prueba fue entregado con una credencial que avala la honestidad del funcionario, con vigencia de un año.

hiroshi@oem.com.mx