/ lunes 3 de junio de 2019

El Espectador | ¿Todavía tiene trabajo?

Usted puede tener otros datos, pero todo indica que los recortes del gobierno se están haciendo al más puro estilo suicida, sin medir las consecuencias a corto y largo plazo, ni con una justificación razonable.

Antes de realizar recortes de personal, deben realizarse evaluaciones que permitan identificar qué plazas se necesitan, qué plazas no, qué funcionarios se quedan o se marchan, dijo Joel Salas Suárez, comisionado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

Salas aprovechó para abordar el asunto la semana pasada ante una petición que hizo un particular al Servicio de Administración Tributaria (SAT), que encabeza Margarita Ríos Farjat. Se solicitó conocer el análisis organizacional que habla de la necesidad de evitar duplicar funciones e incrementar la eficiencia en sus administraciones generales.

El SAT dijo que no cuenta con esa información y que los documentos que sirvieron de base para comenzar a despedir personal están clasificados como reservados por un año porque se está ejecutando una estrategia de reestructura para cumplir con el plan de austeridad republicana.

“Un slogan del Gobierno Federal reza así: No puede haber gobierno rico con pueblo pobre, conviene citar textualmente la justificación dada en un comunicado de prensa, cito: En un México con más de 50 millones de personas en pobreza es inaceptable que los servidores públicos se beneficien de toda clase de bonos, prestaciones y privilegios o que el gobierno realice gastos excesivos u onerosos en su operación”, dijo el comisionado Salas. Y agregó que esos argumentos son la base para la política de austeridad republicana implementada en la Administración Pública Federal desde el 1 de diciembre de 2018. En ese sentido, fueron despedidos o renunciaron a sus cargos cinco mil 85 empleados de las dependencias del gobierno durante los primeros tres meses del año.

“El caso más visible es el del SAT, aproximadamente dos mil empleados de al menos 12 oficinas locales fueron despedidos”, subrayó Salas, además del golpe que recibió ProMéxico, Salud, IMSS e ISSSTE. Por si fuera poco, el pasado tres de mayo el Presidente emitió un memorándum en donde se anuncian medidas adicionales de austeridad en más de 300 instituciones de la Administración Pública Federal.

Salas advierte que los despidos tienen que fundamentarse adecuadamente, respetando la antigüedad y prerrogativas laborales de los funcionarios públicos. Con este movimiento están estigmatizando a miles de burócratas o exburócratas por tener cierto perfil educativo, profesional y adquisitivo. Y viene la fuga de talentos y una especie de impasse en la implementación de los programas públicos, mientras el nuevo personal adquiere experiencia suficiente.

Si no hay transparencia en el SAT en este momento, todo lo que está pasando en las dependencias suena a arbitrariedad o improvisación. Por eso es importante la respuesta que den al particular interesado, porque es una pregunta que se hacen muchos mexicanos: ¿Están improvisando?

hiroshi@oem.com.mx

Usted puede tener otros datos, pero todo indica que los recortes del gobierno se están haciendo al más puro estilo suicida, sin medir las consecuencias a corto y largo plazo, ni con una justificación razonable.

Antes de realizar recortes de personal, deben realizarse evaluaciones que permitan identificar qué plazas se necesitan, qué plazas no, qué funcionarios se quedan o se marchan, dijo Joel Salas Suárez, comisionado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

Salas aprovechó para abordar el asunto la semana pasada ante una petición que hizo un particular al Servicio de Administración Tributaria (SAT), que encabeza Margarita Ríos Farjat. Se solicitó conocer el análisis organizacional que habla de la necesidad de evitar duplicar funciones e incrementar la eficiencia en sus administraciones generales.

El SAT dijo que no cuenta con esa información y que los documentos que sirvieron de base para comenzar a despedir personal están clasificados como reservados por un año porque se está ejecutando una estrategia de reestructura para cumplir con el plan de austeridad republicana.

“Un slogan del Gobierno Federal reza así: No puede haber gobierno rico con pueblo pobre, conviene citar textualmente la justificación dada en un comunicado de prensa, cito: En un México con más de 50 millones de personas en pobreza es inaceptable que los servidores públicos se beneficien de toda clase de bonos, prestaciones y privilegios o que el gobierno realice gastos excesivos u onerosos en su operación”, dijo el comisionado Salas. Y agregó que esos argumentos son la base para la política de austeridad republicana implementada en la Administración Pública Federal desde el 1 de diciembre de 2018. En ese sentido, fueron despedidos o renunciaron a sus cargos cinco mil 85 empleados de las dependencias del gobierno durante los primeros tres meses del año.

“El caso más visible es el del SAT, aproximadamente dos mil empleados de al menos 12 oficinas locales fueron despedidos”, subrayó Salas, además del golpe que recibió ProMéxico, Salud, IMSS e ISSSTE. Por si fuera poco, el pasado tres de mayo el Presidente emitió un memorándum en donde se anuncian medidas adicionales de austeridad en más de 300 instituciones de la Administración Pública Federal.

Salas advierte que los despidos tienen que fundamentarse adecuadamente, respetando la antigüedad y prerrogativas laborales de los funcionarios públicos. Con este movimiento están estigmatizando a miles de burócratas o exburócratas por tener cierto perfil educativo, profesional y adquisitivo. Y viene la fuga de talentos y una especie de impasse en la implementación de los programas públicos, mientras el nuevo personal adquiere experiencia suficiente.

Si no hay transparencia en el SAT en este momento, todo lo que está pasando en las dependencias suena a arbitrariedad o improvisación. Por eso es importante la respuesta que den al particular interesado, porque es una pregunta que se hacen muchos mexicanos: ¿Están improvisando?

hiroshi@oem.com.mx