/ viernes 26 de abril de 2019

El memorándum

Nunca dejan de sorprender las interpretaciones políticas de hechos jurídicos, así como la gran capacidad del presidente López Obrador para plantear la agenda política y de opinión pública. Ambos factores se suman al Memorándum que emitió el Presidente en materia educativa, las reacciones han sido muchas, pero ¿es realmente todo lo que han dicho?

Lo primero que hay que señalar es que el Memorándum no es más que una instrucción por escrito que hace el Presidente a los miembros de su gabinete. En este caso el Presidente es claro, da indicaciones de manera puntual, pública, transparente y con una argumentación de gran honestidad intelectual.

Si uno hace una lectura puntual del texto encontrará el racional del documento que define lineamientos claros para mantener la operación de la enseñanza pública. En ningún momento convoca a incumplir con la Constitución y ni siquiera es algo cercano a la ilegalidad, frente a la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre el Legislativo y distintos sectores del gremio magisterial para derogar la llamada Reforma Educativa.

El Memorándum es obviamente una señal política, pero también da certidumbre administrativa en este interregno en tanto se logra un marco jurídico viable para el sistema educativo.

En cuanto a los cuatro puntos que considera, el primero plantea que la educación debe ser laica, obligatoria y gratuita y que se atendrá a estos principios hasta que se logre un acuerdo, realmente alguien con el mínimo de sentido común podría estar en contra de esta direccionalidad; el segundo punto habla de dejar todas la medidas en las que se haya traducido la Reforma Educativa, si tomamos en cuenta la modificación del texto constitucional, este inciso lo único que genera es certidumbre jurídica a los maestros y al sistema educativo; el tercero es el control de la nómina por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para evitar acciones que constituyan delitos como son los aviadores y combate al tráfico y venta de plazas, esta es una medida de naturaleza administrativa de gran beneficio, ya que fortalece la legalidad y evita las prácticas que están de fondo en el debate por la reforma.

Por último, otra promesa cumplida es la libertad a maestros y luchadores sociales que fueron encarcelados por su actividad política en el combate a la reforma y la indemnización a los familiares de los que perdieron la vida en esta lucha libertaria.

La verdad, siendo honestos, ¿Cuál de estos cuatro puntos violenta la constitución? ¿Dónde está el autoritarismo? ¿Por qué asfixiarse en el ruido? Es un lineamiento administrativo que da direccionalidad a acciones administrativas, se podrán decir muchas cosas, pero lo que es, es lo que dice el texto.

@Luis__Humberto

Nunca dejan de sorprender las interpretaciones políticas de hechos jurídicos, así como la gran capacidad del presidente López Obrador para plantear la agenda política y de opinión pública. Ambos factores se suman al Memorándum que emitió el Presidente en materia educativa, las reacciones han sido muchas, pero ¿es realmente todo lo que han dicho?

Lo primero que hay que señalar es que el Memorándum no es más que una instrucción por escrito que hace el Presidente a los miembros de su gabinete. En este caso el Presidente es claro, da indicaciones de manera puntual, pública, transparente y con una argumentación de gran honestidad intelectual.

Si uno hace una lectura puntual del texto encontrará el racional del documento que define lineamientos claros para mantener la operación de la enseñanza pública. En ningún momento convoca a incumplir con la Constitución y ni siquiera es algo cercano a la ilegalidad, frente a la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre el Legislativo y distintos sectores del gremio magisterial para derogar la llamada Reforma Educativa.

El Memorándum es obviamente una señal política, pero también da certidumbre administrativa en este interregno en tanto se logra un marco jurídico viable para el sistema educativo.

En cuanto a los cuatro puntos que considera, el primero plantea que la educación debe ser laica, obligatoria y gratuita y que se atendrá a estos principios hasta que se logre un acuerdo, realmente alguien con el mínimo de sentido común podría estar en contra de esta direccionalidad; el segundo punto habla de dejar todas la medidas en las que se haya traducido la Reforma Educativa, si tomamos en cuenta la modificación del texto constitucional, este inciso lo único que genera es certidumbre jurídica a los maestros y al sistema educativo; el tercero es el control de la nómina por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para evitar acciones que constituyan delitos como son los aviadores y combate al tráfico y venta de plazas, esta es una medida de naturaleza administrativa de gran beneficio, ya que fortalece la legalidad y evita las prácticas que están de fondo en el debate por la reforma.

Por último, otra promesa cumplida es la libertad a maestros y luchadores sociales que fueron encarcelados por su actividad política en el combate a la reforma y la indemnización a los familiares de los que perdieron la vida en esta lucha libertaria.

La verdad, siendo honestos, ¿Cuál de estos cuatro puntos violenta la constitución? ¿Dónde está el autoritarismo? ¿Por qué asfixiarse en el ruido? Es un lineamiento administrativo que da direccionalidad a acciones administrativas, se podrán decir muchas cosas, pero lo que es, es lo que dice el texto.

@Luis__Humberto

viernes 07 de junio de 2019

Uniforme neutro

viernes 31 de mayo de 2019

El calendario escolar

viernes 24 de mayo de 2019

El diálogo

viernes 17 de mayo de 2019

La contingencia

viernes 10 de mayo de 2019

La marchita

viernes 03 de mayo de 2019

Venezuela

viernes 26 de abril de 2019

El memorándum

viernes 12 de abril de 2019

Los intereses y la educación

viernes 05 de abril de 2019

El debate educativo

viernes 29 de marzo de 2019

3o Constitucional

Cargar Más