/ viernes 14 de febrero de 2020

El mundo de la realeza

DIVORCIOS EN LA CORTE BRITÁNICA

De manera no oficial, se dio a conocer esta semana la separación y divorcio del nieto mayor de la reina Isabel II y del duque de Edimburgo, Peter Phillips, y de su exesposa Autumn Kelly, de origen canadiense.

Tras un año separados y con mucha discreción, Autumn decidió separarse de Peter, según fuentes cercanas a la pareja, dejando a su exesposo en shock. Este es el primer divorcio de un nieto de la monarca, quien no es príncipe ni aristócrata, sino plebeyo. Peter y Autumn compartirán la custodia de sus dos hijas, Isla y Savannah, las bisnietas mayores de la monarca.

Recordemos que en la historia real inglesa Enrique VIII se divorció de Catalina de Aragón, de Ana Bolena y de Ana de Cleves.

En el siglo XVIII, el príncipe de Gales, futuro Jorge IV, tras varias mujeres en su vida amorosa, se casó con Mary Fitzhebert, de quien se tuvo que divorciar a causa de que ella era católica y plebeya, y para que Jorge III pagara las deudas del heredero y se casara bien.

Para 1936, el rey Eduardo VIII, tío de Isabel II, abdicó al trono para casarse con Wallis Simpson, una mujer norteamericana quien tenía dos exmaridos vivos. La iglesia anglicana se opuso al matrimonio del rey. Eduardo marchó al exilio para casarse en Francia con el título de duque de Windsor, aunque para Wallis, le fue vetado por venganza de Jorge VI, quien no quería ser rey, el título de alteza real.

En los años 50, Margarita, hija de los reyes de Inglaterra y hermana de Isabel II, se vio obligada a dejar al hombre que amaba, el capitán Peter Townsend, por ser éste divorciado. Lo dejó para no renunciar a sus derechos al trono, pero, en 1977, tras el enojo de la iglesia, se divorció de su marido Anthony Amstrong Jones, con quien tuvo dos hijos.

Anteriormente, la princesa Mary, quien ostentaba los títulos de princesa real y condesa de Harewood, y quien fue hija de Jorge V y la reina María, se disgustó cuando su hijo mayor, lord Harewood, se divorció porque su pareja estaba embarazada.

1992 fue el “annus horribilis” para su majestad. Empezó con el incendio del castillo de Windsor para, poco después, continuar con más escándalos. Sus tres hijos mayores estaban involucrados con amantes.

Los duques de York fueron los primeros en divorciarse, seguidos de la princesa real (este es su título) de Mark Phillips, y ambos volvieron a contraer matrimonio tiempo después.

Obviamente la separación y el posterior divorcio del príncipe de Gales de lady Di dañó mucho a la monarquía. Tras años de escándalos y varios amantes de ambos, libros, entrevistas, y tras el fallecimiento de la princesa de Gales en un supuesto accidente de auto, hace 15 años Carlos se comprometió con la mujer de su vida: Camila Shand, con la que se casó.

Pero, el duque de Kent, príncipe Eduardo, primo de su majestad, lleva años separado de su esposa sin que su majestad le autorice el divorcio. Sin embargo, su hermano menor, el príncipe Miguel, para poder casarse con la princesa María Cristina, renunció a sus derechos sucesorios ya que ella era divorciada. Sus hijos y nietos sí tienen derecho. La princesa es católica. Su descendencia no.

En los años 50, la reina y su esposo vivieron una crisis matrimonial. Se dice que el duque fue infiel, pero es leal. Superaron esa crisis. Espero que, tras la supuesta crisis matrimonial de Kate y Guillermo, estos no lleguen a tomar este paso. ¿ustedes que opinan?

Facebook: Mariana Vargas Ruiz

Email: mariza74201122@hotmail.com

Youtube: Mariana Vargas Ruiz.


DIVORCIOS EN LA CORTE BRITÁNICA

De manera no oficial, se dio a conocer esta semana la separación y divorcio del nieto mayor de la reina Isabel II y del duque de Edimburgo, Peter Phillips, y de su exesposa Autumn Kelly, de origen canadiense.

Tras un año separados y con mucha discreción, Autumn decidió separarse de Peter, según fuentes cercanas a la pareja, dejando a su exesposo en shock. Este es el primer divorcio de un nieto de la monarca, quien no es príncipe ni aristócrata, sino plebeyo. Peter y Autumn compartirán la custodia de sus dos hijas, Isla y Savannah, las bisnietas mayores de la monarca.

Recordemos que en la historia real inglesa Enrique VIII se divorció de Catalina de Aragón, de Ana Bolena y de Ana de Cleves.

En el siglo XVIII, el príncipe de Gales, futuro Jorge IV, tras varias mujeres en su vida amorosa, se casó con Mary Fitzhebert, de quien se tuvo que divorciar a causa de que ella era católica y plebeya, y para que Jorge III pagara las deudas del heredero y se casara bien.

Para 1936, el rey Eduardo VIII, tío de Isabel II, abdicó al trono para casarse con Wallis Simpson, una mujer norteamericana quien tenía dos exmaridos vivos. La iglesia anglicana se opuso al matrimonio del rey. Eduardo marchó al exilio para casarse en Francia con el título de duque de Windsor, aunque para Wallis, le fue vetado por venganza de Jorge VI, quien no quería ser rey, el título de alteza real.

En los años 50, Margarita, hija de los reyes de Inglaterra y hermana de Isabel II, se vio obligada a dejar al hombre que amaba, el capitán Peter Townsend, por ser éste divorciado. Lo dejó para no renunciar a sus derechos al trono, pero, en 1977, tras el enojo de la iglesia, se divorció de su marido Anthony Amstrong Jones, con quien tuvo dos hijos.

Anteriormente, la princesa Mary, quien ostentaba los títulos de princesa real y condesa de Harewood, y quien fue hija de Jorge V y la reina María, se disgustó cuando su hijo mayor, lord Harewood, se divorció porque su pareja estaba embarazada.

1992 fue el “annus horribilis” para su majestad. Empezó con el incendio del castillo de Windsor para, poco después, continuar con más escándalos. Sus tres hijos mayores estaban involucrados con amantes.

Los duques de York fueron los primeros en divorciarse, seguidos de la princesa real (este es su título) de Mark Phillips, y ambos volvieron a contraer matrimonio tiempo después.

Obviamente la separación y el posterior divorcio del príncipe de Gales de lady Di dañó mucho a la monarquía. Tras años de escándalos y varios amantes de ambos, libros, entrevistas, y tras el fallecimiento de la princesa de Gales en un supuesto accidente de auto, hace 15 años Carlos se comprometió con la mujer de su vida: Camila Shand, con la que se casó.

Pero, el duque de Kent, príncipe Eduardo, primo de su majestad, lleva años separado de su esposa sin que su majestad le autorice el divorcio. Sin embargo, su hermano menor, el príncipe Miguel, para poder casarse con la princesa María Cristina, renunció a sus derechos sucesorios ya que ella era divorciada. Sus hijos y nietos sí tienen derecho. La princesa es católica. Su descendencia no.

En los años 50, la reina y su esposo vivieron una crisis matrimonial. Se dice que el duque fue infiel, pero es leal. Superaron esa crisis. Espero que, tras la supuesta crisis matrimonial de Kate y Guillermo, estos no lleguen a tomar este paso. ¿ustedes que opinan?

Facebook: Mariana Vargas Ruiz

Email: mariza74201122@hotmail.com

Youtube: Mariana Vargas Ruiz.


viernes 21 de febrero de 2020

El mundo de la realeza

miércoles 19 de febrero de 2020

El mundo de la realeza

viernes 14 de febrero de 2020

El mundo de la realeza

miércoles 12 de febrero de 2020

El mundo de la realeza

viernes 07 de febrero de 2020

El mundo de la realeza

miércoles 05 de febrero de 2020

El mundo de la realeza

viernes 31 de enero de 2020

El mundo de la realeza

miércoles 29 de enero de 2020

El mundo de la realeza

miércoles 22 de enero de 2020

El mundo de la realeza

Cargar Más