/ viernes 23 de noviembre de 2018

El narcoestado

Los últimos testimonios de diversos narcotraficantes y la criminalidad de la corrupción que ha encontrado el gobierno de López Obrador nos muestran por qué la necesidad de una Cuarta Transformación. Más allá de si las declaraciones son ciertas o no, sí reflejan algo que pareciera obvio a los mexicanos: el narcotráfico creció bajo el cobijo de la corrupción.

Las declaraciones dan visibilidad a algo que todo el mundo sabía, que hay sobornos. Al final no conocemos quién efectivamente los recibió, pero sobornos hubo y no parece tan descabellado. El gobierno de México se convirtió en el empoderamiento de los peores. Una generación de secretarios de Estado, como Gerardo Ruiz Esparza, y gobernadores como el de Veracruz, Javier Duarte; Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, de Tamaulipas; y otros exmandatarios que enfrentaron proceso en libertad como Luis Armando Reynoso, de Aguascalientes; y Rodrigo Medina, de Nuevo León.

Esta generación hizo de México una cacocracia y un narcoestado. Se creó un círculo vicioso y de devastación de delitos electorales donde el dinero de la podredumbre compró conciencias y despensas. Consultores electorales “fifí” y una costosísima operación electoral que abonó y resultó en gobiernos cuyo único compromiso fue la servidumbre a los intereses. Narcotraficantes, constructoras y prevaricadores han sido los principales decisores del país. Una raza rapaz y antipatriótica que saqueó a México. Este narcoestado demolió las instituciones y dañó con profundidad al país. Por eso es tan sensata y conveniente la propuesta del presidente López Obrador de construir una nueva institución de seguridad como es la Guardia Nacional e iniciar el combate a la delincuencia a partir del combate a la corrupción.

Es una medida fuerte pero es la única forma de rescatar al Estado mexicano en esta situación de desesperación y tierras baldías que dejó el príncipe de las catástrofes y la frivolidad.

La Guardia Nacional no es militarizar, es utilizar los pocos elementos que tiene el Estado Mexicano para enfrentar la emergencia nacional. Sólo a través de la suma de activos en un modelo renovado con respeto a la Constitución y con un mando y responsabilidad únicos se podrán limitar los daños. Hay que decirlo: el presidente López Obrador con esta estrategia actúa con riesgo y valentía ya que asume personalmente la responsabilidad de la mejora de las condiciones de paz y seguridad.

El hecho importante es que hoy tenemos lo que no se tuvo en seis años: una estrategia clara con una responsabilidad directa sobre cómo pacificar al país en la legalidad. Sin duda hoy estamos en mejores manos.

@LuisHFernandez

Los últimos testimonios de diversos narcotraficantes y la criminalidad de la corrupción que ha encontrado el gobierno de López Obrador nos muestran por qué la necesidad de una Cuarta Transformación. Más allá de si las declaraciones son ciertas o no, sí reflejan algo que pareciera obvio a los mexicanos: el narcotráfico creció bajo el cobijo de la corrupción.

Las declaraciones dan visibilidad a algo que todo el mundo sabía, que hay sobornos. Al final no conocemos quién efectivamente los recibió, pero sobornos hubo y no parece tan descabellado. El gobierno de México se convirtió en el empoderamiento de los peores. Una generación de secretarios de Estado, como Gerardo Ruiz Esparza, y gobernadores como el de Veracruz, Javier Duarte; Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, de Tamaulipas; y otros exmandatarios que enfrentaron proceso en libertad como Luis Armando Reynoso, de Aguascalientes; y Rodrigo Medina, de Nuevo León.

Esta generación hizo de México una cacocracia y un narcoestado. Se creó un círculo vicioso y de devastación de delitos electorales donde el dinero de la podredumbre compró conciencias y despensas. Consultores electorales “fifí” y una costosísima operación electoral que abonó y resultó en gobiernos cuyo único compromiso fue la servidumbre a los intereses. Narcotraficantes, constructoras y prevaricadores han sido los principales decisores del país. Una raza rapaz y antipatriótica que saqueó a México. Este narcoestado demolió las instituciones y dañó con profundidad al país. Por eso es tan sensata y conveniente la propuesta del presidente López Obrador de construir una nueva institución de seguridad como es la Guardia Nacional e iniciar el combate a la delincuencia a partir del combate a la corrupción.

Es una medida fuerte pero es la única forma de rescatar al Estado mexicano en esta situación de desesperación y tierras baldías que dejó el príncipe de las catástrofes y la frivolidad.

La Guardia Nacional no es militarizar, es utilizar los pocos elementos que tiene el Estado Mexicano para enfrentar la emergencia nacional. Sólo a través de la suma de activos en un modelo renovado con respeto a la Constitución y con un mando y responsabilidad únicos se podrán limitar los daños. Hay que decirlo: el presidente López Obrador con esta estrategia actúa con riesgo y valentía ya que asume personalmente la responsabilidad de la mejora de las condiciones de paz y seguridad.

El hecho importante es que hoy tenemos lo que no se tuvo en seis años: una estrategia clara con una responsabilidad directa sobre cómo pacificar al país en la legalidad. Sin duda hoy estamos en mejores manos.

@LuisHFernandez

viernes 15 de marzo de 2019

Los 100 días

viernes 08 de marzo de 2019

Las calificadoras

viernes 01 de marzo de 2019

Roma

viernes 15 de febrero de 2019

La enseñanza del inglés

viernes 08 de febrero de 2019

La Revolución que falló

viernes 01 de febrero de 2019

Venezuela

viernes 25 de enero de 2019

Trump y el Brexit; las consecuencias

viernes 18 de enero de 2019

El huachicol y el rescate del Estado

viernes 11 de enero de 2019

Los apologetas del huachicol

Cargar Más