/ lunes 23 de octubre de 2023

El planeta que nos queda

Si bien la presencia del tema ambiental en los medios de comunicación está creciendo, aún es insuficiente. La mayor parte de la difusión tiene un enfoque negativo por tratarte de daños a la naturaleza o de consecuencias directas de la crisis climática. Hace falta alertar más y mejor sobre la situación de emergencia que ni el Estado mexicano ha reconocido como tal. Activistas, científicos, académicos, miles de ciudadanas y ciudadanos llevan ya varios años exigiendo que se reconozca y se atienda la situación como una emergencia. Eso también, a pesar de que México es uno de los países más vulnerables del mundo ante esta crisis planetaria del calentamiento global y de las diversas formas de contaminación (aire, suelos, agua), provocada por nuestro propio “desarrollo”, afectando nuestra salud, nuestra seguridad alimentaria, nuestro bienestar y nuestra paz.

Dentro de este contexto existen voces y buenas prácticas que se impulsan desde la sociedad civil, los activismos o la propia ciudadanía. Hace falta visibilizarlo desde un enfoque de esperanza y de soluciones. ¡Sí, se vale exigir un cambio de modelo! ¡Sí, se puede actuar! ¡Sí se puede ser parte de la propuesta y del cambio! De una conversación con convicción sobre el tema con el periodista activista Miguel Ángel Ángeles (quien fue de las personas esenciales de Aire Libre, la estación de radio con causa de la Ciudad de México que tanto extrañamos) salió la idea de lanzar el pódcast “El planeta que nos queda”. Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración con la estación de radio Ibero 90.9 y la Fundación alemana Friedrich Ebert Stiftung, que desde 1969 en México promueve el debate y los espacios de diálogos desde la justicia social, la solidaridad y la democracia.

La intención es difundir conversaciones con personas y activistas que generan cambios y aportan soluciones para enfrentar la emergencia climática desde México, Colombia, Ecuador, Cuba o Francia. En “El planeta que nos queda” se aborda la cuestión climática a partir de las soluciones de personas que inspiran o de iniciativas colectivas que invitan a sumar.

¿Qué tan grave es la crisis climática? ¿Cuáles son los datos científicos, las causas, las consecuencias? ¿Cómo abordar el tema y sumar a más voces gracias al taller “El Mural del Clima”? ¿Cómo comunicar en la emergencia climática? ¿Cómo trabajar en comunidad? ¿Qué pasa con el mal llamado tren maya? ¿Cómo es el ecofeminismo? ¿Por qué México necesita un pacto socioambiental? ¿Conoces el Huerto Roma verde, un oasis en la Ciudad de México? ¿Estamos colapsando? Son uno de los temas que se abordan en esta primera temporada disponible en las principales plataformas de escucha en línea como Pódcast RSS: https://rss.com/es/podcasts/el-planeta-que-nos-queda/, Spotify: https://open.spotify.com/show/70bjwgBMdvgSSUm3rnW3y9 por ejemplo.

Comunicar sobre la realidad de la situación con base en evidencias científicas y también sobre las soluciones que existen releva de una corresponsabilidad ciudadana en la cual el compromiso de los medios de comunicación es clave para provocar el cambio social que el planeta necesita.


Si bien la presencia del tema ambiental en los medios de comunicación está creciendo, aún es insuficiente. La mayor parte de la difusión tiene un enfoque negativo por tratarte de daños a la naturaleza o de consecuencias directas de la crisis climática. Hace falta alertar más y mejor sobre la situación de emergencia que ni el Estado mexicano ha reconocido como tal. Activistas, científicos, académicos, miles de ciudadanas y ciudadanos llevan ya varios años exigiendo que se reconozca y se atienda la situación como una emergencia. Eso también, a pesar de que México es uno de los países más vulnerables del mundo ante esta crisis planetaria del calentamiento global y de las diversas formas de contaminación (aire, suelos, agua), provocada por nuestro propio “desarrollo”, afectando nuestra salud, nuestra seguridad alimentaria, nuestro bienestar y nuestra paz.

Dentro de este contexto existen voces y buenas prácticas que se impulsan desde la sociedad civil, los activismos o la propia ciudadanía. Hace falta visibilizarlo desde un enfoque de esperanza y de soluciones. ¡Sí, se vale exigir un cambio de modelo! ¡Sí, se puede actuar! ¡Sí se puede ser parte de la propuesta y del cambio! De una conversación con convicción sobre el tema con el periodista activista Miguel Ángel Ángeles (quien fue de las personas esenciales de Aire Libre, la estación de radio con causa de la Ciudad de México que tanto extrañamos) salió la idea de lanzar el pódcast “El planeta que nos queda”. Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración con la estación de radio Ibero 90.9 y la Fundación alemana Friedrich Ebert Stiftung, que desde 1969 en México promueve el debate y los espacios de diálogos desde la justicia social, la solidaridad y la democracia.

La intención es difundir conversaciones con personas y activistas que generan cambios y aportan soluciones para enfrentar la emergencia climática desde México, Colombia, Ecuador, Cuba o Francia. En “El planeta que nos queda” se aborda la cuestión climática a partir de las soluciones de personas que inspiran o de iniciativas colectivas que invitan a sumar.

¿Qué tan grave es la crisis climática? ¿Cuáles son los datos científicos, las causas, las consecuencias? ¿Cómo abordar el tema y sumar a más voces gracias al taller “El Mural del Clima”? ¿Cómo comunicar en la emergencia climática? ¿Cómo trabajar en comunidad? ¿Qué pasa con el mal llamado tren maya? ¿Cómo es el ecofeminismo? ¿Por qué México necesita un pacto socioambiental? ¿Conoces el Huerto Roma verde, un oasis en la Ciudad de México? ¿Estamos colapsando? Son uno de los temas que se abordan en esta primera temporada disponible en las principales plataformas de escucha en línea como Pódcast RSS: https://rss.com/es/podcasts/el-planeta-que-nos-queda/, Spotify: https://open.spotify.com/show/70bjwgBMdvgSSUm3rnW3y9 por ejemplo.

Comunicar sobre la realidad de la situación con base en evidencias científicas y también sobre las soluciones que existen releva de una corresponsabilidad ciudadana en la cual el compromiso de los medios de comunicación es clave para provocar el cambio social que el planeta necesita.