/ domingo 12 de julio de 2020

El queretano Pancho Domínguez en el Covid-19

México está sufriendo las consecuencias de un desastroso manejo de la pandemia y de la crisis económica 2019-2020 por parte del gobierno federal. Tocando los linderos de las 40 mil personas fallecidas, 20 millones de empleos perdidos, incremento en la inseguridad pública y nulos apoyos por parte del Poder Ejecutivo Federal, nuestro país se posiciona en el peor de los escenarios posibles.

El llamado del subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, a encerrarse en caso de presentar síntomas por coronavirus-19 pasará a la historia como la más negligente y atroz recomendación en la batalla contra esta pandemia, pues ello representó que miles de mexicanos, al presentar los primeros síntomas, no buscaran ayuda médica y llegaran a los hospitales demasiado tarde. Hay quien señala que se trató de un cálculo político para evitar que a las afueras de los hospitales públicos se mostrara mayor desbordamiento del que hoy existe.

A 140 días de la pandemia en México, las y los gobernadores siguen sin poder hablar directamente con el Poder Ejecutivo Federal, el cual no los convocó por más que insistieron con el objetivo, no de tomarse la foto, sino simple y llanamente de ponerse de acuerdo, homologar criterios y expresar las necesidades de cada una de sus entidades.

Como han podido y con recursos ordinarios, cada una y cada uno de los mandatarios locales han afrontado la emergencia. Pero se requiere que la Federación redireccione los recursos públicos, es decir, de los mexicanos, para que cada uno de los Estados y Municipios cuenten con lo mínimo indispensable para atender a su población.

En el entendido que esta pandemia no ha acabado, pues ni siquiera hemos llegado a su cénit, el caso de Querétaro puede ser considerado como uno de los mejor logrados de territorio nacional, pues gracias a que sus autoridades reaccionaron a tiempo, sin prejuicios y con total responsabilidad hacia la población, hoy el número de personas que lamentablemente han perdido la vida no rebasa los 400 y el número de contagiados conserva un comportamiento controlado.

Se trata de la tierra que desde octubre de 2015 bien gobierna Francisco Domínguez Servién, perteneciente a una familia prestigiosa y reconocida en la entidad, pero que ha sabido forjar su propio camino político y es reconocido como un político de palabra.

Tras haber sido legislador federal, presidente municipal y un próspero empresario, Francisco Domínguez ha desarrollado un destacado papel en Querétaro, Estado que presenta un crecimiento económico que ya quisiera el propio México (que en 2019 no crecimos, sino decrecimos) y un clima de diálogo y entendimiento que en mucho favorece la inversión.

Ello le ha valido permanecer entre los primeros lugares de aprobación a nivel nacional, al tiempo de ser reconocido por cámaras empresariales como el mayor facilitador para la inversión productiva que genera empleos. Seguramente estas cualidades permitirán que Querétaro se recupere rápidamente tras los meses de contingencia.

Tras padecer y curarse de covid-19, el gobernador queretano ha puesto el ejemplo entre sus paisanos en materia de cuidados y responsabilidad con el prójimo al donar el plasma que permitirá salvar vidas.

Si no fuera por el trabajo de Estados como Querétaro, México no tendría nada positivo que reportar en la que se ha convertido, por el mal manejo, en una tragedia social sin precedentes en 100 años.


@jlcamachov



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

México está sufriendo las consecuencias de un desastroso manejo de la pandemia y de la crisis económica 2019-2020 por parte del gobierno federal. Tocando los linderos de las 40 mil personas fallecidas, 20 millones de empleos perdidos, incremento en la inseguridad pública y nulos apoyos por parte del Poder Ejecutivo Federal, nuestro país se posiciona en el peor de los escenarios posibles.

El llamado del subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, a encerrarse en caso de presentar síntomas por coronavirus-19 pasará a la historia como la más negligente y atroz recomendación en la batalla contra esta pandemia, pues ello representó que miles de mexicanos, al presentar los primeros síntomas, no buscaran ayuda médica y llegaran a los hospitales demasiado tarde. Hay quien señala que se trató de un cálculo político para evitar que a las afueras de los hospitales públicos se mostrara mayor desbordamiento del que hoy existe.

A 140 días de la pandemia en México, las y los gobernadores siguen sin poder hablar directamente con el Poder Ejecutivo Federal, el cual no los convocó por más que insistieron con el objetivo, no de tomarse la foto, sino simple y llanamente de ponerse de acuerdo, homologar criterios y expresar las necesidades de cada una de sus entidades.

Como han podido y con recursos ordinarios, cada una y cada uno de los mandatarios locales han afrontado la emergencia. Pero se requiere que la Federación redireccione los recursos públicos, es decir, de los mexicanos, para que cada uno de los Estados y Municipios cuenten con lo mínimo indispensable para atender a su población.

En el entendido que esta pandemia no ha acabado, pues ni siquiera hemos llegado a su cénit, el caso de Querétaro puede ser considerado como uno de los mejor logrados de territorio nacional, pues gracias a que sus autoridades reaccionaron a tiempo, sin prejuicios y con total responsabilidad hacia la población, hoy el número de personas que lamentablemente han perdido la vida no rebasa los 400 y el número de contagiados conserva un comportamiento controlado.

Se trata de la tierra que desde octubre de 2015 bien gobierna Francisco Domínguez Servién, perteneciente a una familia prestigiosa y reconocida en la entidad, pero que ha sabido forjar su propio camino político y es reconocido como un político de palabra.

Tras haber sido legislador federal, presidente municipal y un próspero empresario, Francisco Domínguez ha desarrollado un destacado papel en Querétaro, Estado que presenta un crecimiento económico que ya quisiera el propio México (que en 2019 no crecimos, sino decrecimos) y un clima de diálogo y entendimiento que en mucho favorece la inversión.

Ello le ha valido permanecer entre los primeros lugares de aprobación a nivel nacional, al tiempo de ser reconocido por cámaras empresariales como el mayor facilitador para la inversión productiva que genera empleos. Seguramente estas cualidades permitirán que Querétaro se recupere rápidamente tras los meses de contingencia.

Tras padecer y curarse de covid-19, el gobernador queretano ha puesto el ejemplo entre sus paisanos en materia de cuidados y responsabilidad con el prójimo al donar el plasma que permitirá salvar vidas.

Si no fuera por el trabajo de Estados como Querétaro, México no tendría nada positivo que reportar en la que se ha convertido, por el mal manejo, en una tragedia social sin precedentes en 100 años.


@jlcamachov



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

domingo 02 de agosto de 2020

El INE arranca

domingo 26 de julio de 2020

Las acciones de Murat en Oaxaca

domingo 19 de julio de 2020

¿Cómo va Yasmín Esquivel en la Corte?

domingo 05 de julio de 2020

La autoridad del INE

domingo 21 de junio de 2020

La seguridad en la CDMX

domingo 14 de junio de 2020

Las prioridades de Alejandro Moreno

domingo 07 de junio de 2020

La vacuna del Ejército

domingo 31 de mayo de 2020

El liderazgo de Laura Rojas

Cargar Más