/ martes 28 de noviembre de 2023

Elecciones intermedias, ¿rumbo incierto para los Demócratas?

Por Analicia Ruiz

A menos de un año de la elección presidencial en Estados Unidos las encuestas presentan un panorama desalentador para el presidente Joe Biden, colocando a Donald Trump por encima de las preferencias electorales. Los números muestran que Biden es un riesgo para el partido Demócrata y su baja popularidad podría descalabrar a los candidatos locales y estatales. Sin embargo, los resultados electorales recientes dicen otra cosa.

El pasado 7 de noviembre hubo elecciones en al menos 37 estados de la Unión Americana, y los estadounidenses emitieron su voto en diversos puestos de elección, desde gobernadores hasta referéndums locales. Los resultados fueron más que alentadores para los demócratas. En Kentucky ganaron la elección de Gobernador, en Ohio aprobaron la iniciativa para establecer el Derecho al Aborto en la Constitución Estatal. También ganaron ambas Cámaras en el estado de Virginia y un escaño en la Suprema Corte de Pensilvania. Sin embargo, hubo algunos puntos positivos para los Republicanos de Mississippi, donde el Gobernador logró la reelección en una competencia muy cerrada frente a Brandon Presley, sobrino de Elvis Presley, que parecía que podía quitarle el estado.

El desempeño electoral le dio a los Demócratas una esperanza de que la competencia todavía no está perdida. A pesar de que los resultados no son suficientes para dar seguridad en la elección presidencial en 2024, sí dejaron aún más claro que, tras la decisión del año pasado de la Corte Suprema, que derogó las protecciones constitucionales para el aborto, los votantes están votando a favor del acceso al aborto especialmente entre los jóvenes y las poblaciones urbanas, aún en estados tradicionalmente Republicanos.

Para los republicanos la decisión de la Suprema Corte de dar revés a Roe v. Wade fue un triunfo que hoy se está convirtiendo en un negativo que ya comienzan a cuestionar y a considerar insostenible por el desastre electoral que ha ocasionado. Muchos incluso están llamando al partido a favorecer el derecho al aborto para evitar el abrumador rechazo de los jóvenes y las mujeres.

A pesar de las noticias positivas para los demócratas, debemos considerar otros factores. Las elecciones intermedias como la del pasado 7 de noviembre suelen tener menor nivel de participación que las elecciones nacionales. En las intermedias son los votantes urbanos, los jóvenes y la población con mayor nivel de educación quienes acuden a las urnas.

2024 será una elección presidencial y, aunque falta un año, para muchos Demócratas, Biden no está en sus preferencias: su avanzada edad ha resultado en su baja popularidad. Este negativo difícilmente podría cambiar para el día de la elección. Por su parte Trump sigue enfrentando juicios y cargos que podrían inhabilitarlo para ser candidato. El panorama de que Trump no esté en la boleta electoral es una buena noticia para Biden, ya que, en los careos con otros precandidatos Republicanos, lleva ventaja.

Hoy muchos demócratas esperan que Biden no busque la reelección y le dé paso a alguien más joven que pueda capitalizar el rechazo del revés a Roe v. Wade.


Profesora de la Escuela de Estudios Globales. Universidad Anáhuac.


Por Analicia Ruiz

A menos de un año de la elección presidencial en Estados Unidos las encuestas presentan un panorama desalentador para el presidente Joe Biden, colocando a Donald Trump por encima de las preferencias electorales. Los números muestran que Biden es un riesgo para el partido Demócrata y su baja popularidad podría descalabrar a los candidatos locales y estatales. Sin embargo, los resultados electorales recientes dicen otra cosa.

El pasado 7 de noviembre hubo elecciones en al menos 37 estados de la Unión Americana, y los estadounidenses emitieron su voto en diversos puestos de elección, desde gobernadores hasta referéndums locales. Los resultados fueron más que alentadores para los demócratas. En Kentucky ganaron la elección de Gobernador, en Ohio aprobaron la iniciativa para establecer el Derecho al Aborto en la Constitución Estatal. También ganaron ambas Cámaras en el estado de Virginia y un escaño en la Suprema Corte de Pensilvania. Sin embargo, hubo algunos puntos positivos para los Republicanos de Mississippi, donde el Gobernador logró la reelección en una competencia muy cerrada frente a Brandon Presley, sobrino de Elvis Presley, que parecía que podía quitarle el estado.

El desempeño electoral le dio a los Demócratas una esperanza de que la competencia todavía no está perdida. A pesar de que los resultados no son suficientes para dar seguridad en la elección presidencial en 2024, sí dejaron aún más claro que, tras la decisión del año pasado de la Corte Suprema, que derogó las protecciones constitucionales para el aborto, los votantes están votando a favor del acceso al aborto especialmente entre los jóvenes y las poblaciones urbanas, aún en estados tradicionalmente Republicanos.

Para los republicanos la decisión de la Suprema Corte de dar revés a Roe v. Wade fue un triunfo que hoy se está convirtiendo en un negativo que ya comienzan a cuestionar y a considerar insostenible por el desastre electoral que ha ocasionado. Muchos incluso están llamando al partido a favorecer el derecho al aborto para evitar el abrumador rechazo de los jóvenes y las mujeres.

A pesar de las noticias positivas para los demócratas, debemos considerar otros factores. Las elecciones intermedias como la del pasado 7 de noviembre suelen tener menor nivel de participación que las elecciones nacionales. En las intermedias son los votantes urbanos, los jóvenes y la población con mayor nivel de educación quienes acuden a las urnas.

2024 será una elección presidencial y, aunque falta un año, para muchos Demócratas, Biden no está en sus preferencias: su avanzada edad ha resultado en su baja popularidad. Este negativo difícilmente podría cambiar para el día de la elección. Por su parte Trump sigue enfrentando juicios y cargos que podrían inhabilitarlo para ser candidato. El panorama de que Trump no esté en la boleta electoral es una buena noticia para Biden, ya que, en los careos con otros precandidatos Republicanos, lleva ventaja.

Hoy muchos demócratas esperan que Biden no busque la reelección y le dé paso a alguien más joven que pueda capitalizar el rechazo del revés a Roe v. Wade.


Profesora de la Escuela de Estudios Globales. Universidad Anáhuac.