/ lunes 1 de julio de 2019

En defensa del ombudsman

Si alguna autoridad se molestaba por recibir alguna recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se guardaba el enojo. El IMSS por ejemplo es la institución de la que más se quejan usuarios y nunca vimos al responsable descalificar públicamente cada recomendación recibida. Pero eso era antes de la época lopezobradorista.

La Secretaria de Bienestar María Luisa Albores calificó como “aberrante” la Recomendación 29/2019 que establece que niñas y niños tienen derecho a recibir los servicios de atención, cuidado y desarrollo integral a través de una política nacional que permita de manera progresiva, el acceso a servicios en la primera infancia desde un enfoque de derechos, género, e Interés Superior de la Niñez en condiciones de calidad, calidez, seguridad, protección y respeto a sus derechos humanos; ¿esto es aberrante?

La CNDH considera que junto la SEP se acrediten a niñas y niños para el primer año escolar quienes estaban en las Estancias infantiles hoy derogadas por el gobierno; ¿es aberrante señalar que puedan seguir estudiando?

¿Gestionar la asignación complementaria de recursos para su restitución cuando menos la misma cantidad etiquetada del año pasado, a fin de garantizar la cobertura que se tenía en diciembre 2018, es aberrante?

Pero la Secretaria de Bienestar no se manda sola; ya el Presidente decidió es inaceptable esta Recomendación del Ombusdman, la calificó como una vergüenza y dijo viola los derechos humanos. Quién sabe qué noción tenga de los DH el Presidente, pero no corresponde a lo que señala el 1 constitucional ni la DUDH y la Convención sobre Derechos de la Niñez. Cientos de miles de niñas y niños pobres tienen en los Amparos del Poder Judicial una protección a su derecho a estar y continuar en una Estancia Infantil que la autoridad debe acatar. Si el Presidente no acepta la Recomendación de la CNDH, aplica lo señalado en el Art 102 B de la Constitución Política y este Organismo Autónomo solicitará al Senado la comparecencia de las autoridades a quienes va dirigida, para que expliquen el motivo de su negativa.

El presidente aplica la fórmula que ya sabemos: había corrupción, mentían, eran menos infantes, les daban dinero a particulares, eran neoliberales. Pero nada es más corrupto que utilizar recursos públicos etiquetados para las Estancias reducidos a la mitad respecto al 2018 y decidir con nuevas reglas de operación que un funcionario reparta directamente dinero sin ninguna verificación confiable; dejar a madres y padres sin IMSS o ISSSTE sin los servicios de las Estancias es un error; si alguien mintió o tergiversó información debe llamársele a cuentas, lo mismo funcionarios del gobierno anterior, quienes por cierto tienen información y evaluación distintas. Nada justifica dejar al garete a cientos de miles de infantes: eso señala la CNDH. Nada es más neoliberal que cancelar programas.

El Presidente dice que la política y el ejercicio de gobierno es muy fácil y sólo hay que aplicar el sentido común. Pero eso es tan básico y emocional; lo que vale es el compromiso que asumió con el cargo de cumplir textual, con la Constitución, Tratados y Leyes.

La descalificación pública por parte de una autoridad contra la CNDH es inusitada, insultante e inaceptable, pero venida del Presidente es sumamente peligrosa; es nuestra obligación defenderla como lo que es: la Defensoría del Pueblo.

Defensora de Derechos Humanos

@angelicadelap

Si alguna autoridad se molestaba por recibir alguna recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se guardaba el enojo. El IMSS por ejemplo es la institución de la que más se quejan usuarios y nunca vimos al responsable descalificar públicamente cada recomendación recibida. Pero eso era antes de la época lopezobradorista.

La Secretaria de Bienestar María Luisa Albores calificó como “aberrante” la Recomendación 29/2019 que establece que niñas y niños tienen derecho a recibir los servicios de atención, cuidado y desarrollo integral a través de una política nacional que permita de manera progresiva, el acceso a servicios en la primera infancia desde un enfoque de derechos, género, e Interés Superior de la Niñez en condiciones de calidad, calidez, seguridad, protección y respeto a sus derechos humanos; ¿esto es aberrante?

La CNDH considera que junto la SEP se acrediten a niñas y niños para el primer año escolar quienes estaban en las Estancias infantiles hoy derogadas por el gobierno; ¿es aberrante señalar que puedan seguir estudiando?

¿Gestionar la asignación complementaria de recursos para su restitución cuando menos la misma cantidad etiquetada del año pasado, a fin de garantizar la cobertura que se tenía en diciembre 2018, es aberrante?

Pero la Secretaria de Bienestar no se manda sola; ya el Presidente decidió es inaceptable esta Recomendación del Ombusdman, la calificó como una vergüenza y dijo viola los derechos humanos. Quién sabe qué noción tenga de los DH el Presidente, pero no corresponde a lo que señala el 1 constitucional ni la DUDH y la Convención sobre Derechos de la Niñez. Cientos de miles de niñas y niños pobres tienen en los Amparos del Poder Judicial una protección a su derecho a estar y continuar en una Estancia Infantil que la autoridad debe acatar. Si el Presidente no acepta la Recomendación de la CNDH, aplica lo señalado en el Art 102 B de la Constitución Política y este Organismo Autónomo solicitará al Senado la comparecencia de las autoridades a quienes va dirigida, para que expliquen el motivo de su negativa.

El presidente aplica la fórmula que ya sabemos: había corrupción, mentían, eran menos infantes, les daban dinero a particulares, eran neoliberales. Pero nada es más corrupto que utilizar recursos públicos etiquetados para las Estancias reducidos a la mitad respecto al 2018 y decidir con nuevas reglas de operación que un funcionario reparta directamente dinero sin ninguna verificación confiable; dejar a madres y padres sin IMSS o ISSSTE sin los servicios de las Estancias es un error; si alguien mintió o tergiversó información debe llamársele a cuentas, lo mismo funcionarios del gobierno anterior, quienes por cierto tienen información y evaluación distintas. Nada justifica dejar al garete a cientos de miles de infantes: eso señala la CNDH. Nada es más neoliberal que cancelar programas.

El Presidente dice que la política y el ejercicio de gobierno es muy fácil y sólo hay que aplicar el sentido común. Pero eso es tan básico y emocional; lo que vale es el compromiso que asumió con el cargo de cumplir textual, con la Constitución, Tratados y Leyes.

La descalificación pública por parte de una autoridad contra la CNDH es inusitada, insultante e inaceptable, pero venida del Presidente es sumamente peligrosa; es nuestra obligación defenderla como lo que es: la Defensoría del Pueblo.

Defensora de Derechos Humanos

@angelicadelap

lunes 06 de julio de 2020

La demagogia de los populistas

lunes 29 de junio de 2020

¿Llegamos a un punto de quiebre?

lunes 15 de junio de 2020

El gobierno de las esquizofrenias

lunes 08 de junio de 2020

Giovanni López, un caso de tortura

lunes 11 de mayo de 2020

Obrador y su “familia mexicana”

lunes 04 de mayo de 2020

El fenómeno de López-Gatell

Cargar Más