/ domingo 18 de julio de 2021

En el arrancadero y la prensa inmunda

La semana pasada, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum anunció cambios en su gabinete; los personajes incorporados a su equipo de trabajo nos hacen concluir la radicalización y trayectoria conforme a la posición presidencial de hacer por los pobres, declarar la guerra a las clases medias “aspiracioncitas” y combatir a la “prensa inmunda”: en especial con el arribo de Martí Batres a la Secretaría de Gobierno se lanza un claro mensaje a competidores dela talla de Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal para el 2024, e implica una afrenta a la ciudadanía además de una visible advertencia para la oposición.

Hace unos meses, los asesores del canciller estaban preparados para realizar acciones en torno al proceso electoral de la CDMX; no obstante, Marcelo Ebrard detenerlos para no ingerir en el campo de la Jefa de Gobierno, lo que Claudia Sheinbaum agradeció respetando la petición de Ebrard para la inclusión de Vidal Llerenas como alcalde de Azcapotzalco, en donde buscaba reelegirse. Ante la evidente pérdida de espacios en esta ciudad Capital, el propio Prejidente Andrés López da inicio a la carrera por la sucesión de 2024, quien abrió la baraja de presidenciables, quizá con la intención de distraer a la sociedad ante los problemas por los que atraviesa su administración.

Ciertamente, el arribo de Martí Batrés a la Secretaría de Gobierno se venía mencionando desde días, aunque se cuestionaba ante la falta de confianza y la posibilidad de tener la intención de dar un golpe de estado contra Sheinbaum; hoy, es claro que Martí llega con la intención de que la 4T recupere la capital, continuando con la política asistencialista para acaparar el voto de los pobres, que en buena parte dependen de las dádivas gubernamentales, bajo la estrategia del mismísimo López Obrador.

Lo hemos vivido años atrás con Cuauhtémoc Cárdenas y con el propio Andrés López, el juego del destape es muy peligroso y difícil detener una vez que los aspirantes arrancaron, considerando además el riesgo de que, si no caben en Morena, pueden optar por otras posibilidades partidistas de oposición; hemos de recordar, sin embargo, el odio compartido de Martí tanto por Ebrard, como por Monreal… Buen punto.

Vayamos a otro de los cambios en el equipo Sheinbaum con el tercer cambio de vocero en menos de tres años: Sebastián Ramírez Mendoza a Comunicación Social… como antecedente, se trata de un sociólogo que, vía Twitter, el 1 de febrero de 2018, señaló: “No me lo tomen a mal, pero prefiero mil veces a Cuauhtémoc Blanco que a Cuauhtémoc Cárdenas. El primero es un hombre del pueblo; el segundo un empleado de Mancera, resentido porque AMLO es el único hijo del general”. Para arrancar bien al asumir el cargo, calificó a la prensa como “inmunda” y “chafa”: se asume que, al igual que “su Jefe”, la jefa se endurecerá contra sus críticos.

Así las cosas, los morenistas radicales llegaron a nuestra CDMX; las dádivas al pueblo bueno y sabio, los ataques tanto a la clase media como a la oposición, y la lidia de -no con-, la “prensa inmunda”, son ya evidentes... Sigamos aguantando.

gamogui@hotmail.com


La semana pasada, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum anunció cambios en su gabinete; los personajes incorporados a su equipo de trabajo nos hacen concluir la radicalización y trayectoria conforme a la posición presidencial de hacer por los pobres, declarar la guerra a las clases medias “aspiracioncitas” y combatir a la “prensa inmunda”: en especial con el arribo de Martí Batres a la Secretaría de Gobierno se lanza un claro mensaje a competidores dela talla de Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal para el 2024, e implica una afrenta a la ciudadanía además de una visible advertencia para la oposición.

Hace unos meses, los asesores del canciller estaban preparados para realizar acciones en torno al proceso electoral de la CDMX; no obstante, Marcelo Ebrard detenerlos para no ingerir en el campo de la Jefa de Gobierno, lo que Claudia Sheinbaum agradeció respetando la petición de Ebrard para la inclusión de Vidal Llerenas como alcalde de Azcapotzalco, en donde buscaba reelegirse. Ante la evidente pérdida de espacios en esta ciudad Capital, el propio Prejidente Andrés López da inicio a la carrera por la sucesión de 2024, quien abrió la baraja de presidenciables, quizá con la intención de distraer a la sociedad ante los problemas por los que atraviesa su administración.

Ciertamente, el arribo de Martí Batrés a la Secretaría de Gobierno se venía mencionando desde días, aunque se cuestionaba ante la falta de confianza y la posibilidad de tener la intención de dar un golpe de estado contra Sheinbaum; hoy, es claro que Martí llega con la intención de que la 4T recupere la capital, continuando con la política asistencialista para acaparar el voto de los pobres, que en buena parte dependen de las dádivas gubernamentales, bajo la estrategia del mismísimo López Obrador.

Lo hemos vivido años atrás con Cuauhtémoc Cárdenas y con el propio Andrés López, el juego del destape es muy peligroso y difícil detener una vez que los aspirantes arrancaron, considerando además el riesgo de que, si no caben en Morena, pueden optar por otras posibilidades partidistas de oposición; hemos de recordar, sin embargo, el odio compartido de Martí tanto por Ebrard, como por Monreal… Buen punto.

Vayamos a otro de los cambios en el equipo Sheinbaum con el tercer cambio de vocero en menos de tres años: Sebastián Ramírez Mendoza a Comunicación Social… como antecedente, se trata de un sociólogo que, vía Twitter, el 1 de febrero de 2018, señaló: “No me lo tomen a mal, pero prefiero mil veces a Cuauhtémoc Blanco que a Cuauhtémoc Cárdenas. El primero es un hombre del pueblo; el segundo un empleado de Mancera, resentido porque AMLO es el único hijo del general”. Para arrancar bien al asumir el cargo, calificó a la prensa como “inmunda” y “chafa”: se asume que, al igual que “su Jefe”, la jefa se endurecerá contra sus críticos.

Así las cosas, los morenistas radicales llegaron a nuestra CDMX; las dádivas al pueblo bueno y sabio, los ataques tanto a la clase media como a la oposición, y la lidia de -no con-, la “prensa inmunda”, son ya evidentes... Sigamos aguantando.

gamogui@hotmail.com