/ viernes 13 de octubre de 2017

En materia de salud, Peña no cumplió

Por Luis Humberto Fernández Fuentes

En este otoño del sexenio vale la pena hacer un corte de caja sobre el estado de las cosas en la nación, particular relevancia tiene la materia de salud. La realidad es que Enrique Peña no cumplió sus promesas en este rubro. De las 266 promesas realizadas y firmadas frente a notario público, se detectan alrededor de 27 en materia de salud, de las cuales un número muy menor ha sido cumplido. El hecho se ha documentado, en 2016 Presidencia de la República reconoció este rezago. A confesión de parte, relevo de prueba.

Mientras en el mundo se ha visto lo que Angus Deaton, Premio Nobel de Economía, llama “el gran escape de la pobreza”, en el que la mayoría de las naciones, en especial las asiáticas y africanas, han mejorado de manera importante sus condiciones de salud, la realidad enfrenta al optimismo del gobierno federal, el saldo es magro, México no es hoy más sano que al inicio de la gestión, la situación se agrava por los recortes que sufrió Secretaría de Salud por 10 mil 399 millones de pesos dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación.

En 2016 The Economist Intelligence Unit realizó una evaluación sobre los servicios de salud en 25 países de mundo. En su informe titulado “Servicios médicos basados en el valor: una evaluación global” México fue calificado como una de las naciones con mayor desigualdad y rezago en calidad de atención médica debido a: la falta de médicos, enfermeras, infraestructura y por no medir la inversión frente a los beneficios obtenidos por los pacientes.

La Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes diversos especialistas y organizaciones sociales coinciden en la falta de resultados o lo magro de éstos.

El gasto en servicios médicos en México se encuentra entre los más bajos de los países de la OCDE. En el caso de los gastos administrativos para la atención sanitaria, son de alrededor del 10%; la media de la OCDE es de 4%. Otra evidencia en cuanto a la mala administración son las observaciones que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), respecto a que presenta subejercicios, irregularidades y desvíos. Valga decir que sólo el ex Gobernador delincuente, Duarte, bueno, para mayor precisión el de Veracruz, desvío más de 4 mil millones de pesos destinados a educación y salud.

De igual manera se observa un rezago tecnológico. Por ejemplo, los implantes de marcapasos en México tiene una tasa de 2 por cada millón de habitantes, mientras que en Colombia es de 20, Argentina, 40 y Estados Unidos, 300. Sobre la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, diversos especialistas y organizaciones sociales coinciden en la falta de resultados o lo magro de estos.

La salud no ha sido prioridad para este gobierno, fue más importante la publicidad y el dispendio en comunicación. El Presidente hizo compromisos, los firmó ante notario público y no los cumplió. Esto no es una opinión, es un hecho. No habrá legado de Peña en materia de Salud.

@LuisHFernandez

Por Luis Humberto Fernández Fuentes

En este otoño del sexenio vale la pena hacer un corte de caja sobre el estado de las cosas en la nación, particular relevancia tiene la materia de salud. La realidad es que Enrique Peña no cumplió sus promesas en este rubro. De las 266 promesas realizadas y firmadas frente a notario público, se detectan alrededor de 27 en materia de salud, de las cuales un número muy menor ha sido cumplido. El hecho se ha documentado, en 2016 Presidencia de la República reconoció este rezago. A confesión de parte, relevo de prueba.

Mientras en el mundo se ha visto lo que Angus Deaton, Premio Nobel de Economía, llama “el gran escape de la pobreza”, en el que la mayoría de las naciones, en especial las asiáticas y africanas, han mejorado de manera importante sus condiciones de salud, la realidad enfrenta al optimismo del gobierno federal, el saldo es magro, México no es hoy más sano que al inicio de la gestión, la situación se agrava por los recortes que sufrió Secretaría de Salud por 10 mil 399 millones de pesos dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación.

En 2016 The Economist Intelligence Unit realizó una evaluación sobre los servicios de salud en 25 países de mundo. En su informe titulado “Servicios médicos basados en el valor: una evaluación global” México fue calificado como una de las naciones con mayor desigualdad y rezago en calidad de atención médica debido a: la falta de médicos, enfermeras, infraestructura y por no medir la inversión frente a los beneficios obtenidos por los pacientes.

La Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes diversos especialistas y organizaciones sociales coinciden en la falta de resultados o lo magro de éstos.

El gasto en servicios médicos en México se encuentra entre los más bajos de los países de la OCDE. En el caso de los gastos administrativos para la atención sanitaria, son de alrededor del 10%; la media de la OCDE es de 4%. Otra evidencia en cuanto a la mala administración son las observaciones que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), respecto a que presenta subejercicios, irregularidades y desvíos. Valga decir que sólo el ex Gobernador delincuente, Duarte, bueno, para mayor precisión el de Veracruz, desvío más de 4 mil millones de pesos destinados a educación y salud.

De igual manera se observa un rezago tecnológico. Por ejemplo, los implantes de marcapasos en México tiene una tasa de 2 por cada millón de habitantes, mientras que en Colombia es de 20, Argentina, 40 y Estados Unidos, 300. Sobre la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, diversos especialistas y organizaciones sociales coinciden en la falta de resultados o lo magro de estos.

La salud no ha sido prioridad para este gobierno, fue más importante la publicidad y el dispendio en comunicación. El Presidente hizo compromisos, los firmó ante notario público y no los cumplió. Esto no es una opinión, es un hecho. No habrá legado de Peña en materia de Salud.

@LuisHFernandez