/ domingo 12 de agosto de 2018

Entre piernas y telones

Sweeney Todd

HUGO HERNÁNDEZ

Mientras veo a Beto Torres en el escenario de Sweeney Todd viene a mi mente un reciente comentario del productor Morris Gilbert durante la presentación del elenco del musical Hello Dolly! del que Beto también forma parte.

El señor Gilbert señaló en aquella ocasión: “cualquiera de los actores aquí presentes tiene tanto talento y preparación que podría tranquilamente encabezar algún montaje en cualquier parte del mundo”.

Y ver a Beto Torres dando vida al protagonista de esta historia es prueba contundente de ello.

Estrenado en Broadway en 1979, ésta es la primera vez que el musical se monta profesionalmente en nuestro país, y ha quedado resuelto de manera muy efectiva en un formato pequeño con nueve actores, una sola escenografía de base, y tres músicos.

Con música y letras de Stephen Sondheim (en uno de sus trabajos más elogiados), este musical está basado en la obra de Christopher Bond, Sweeney Todd: el barbero asesino de la calle Fleet, quien a su vez retoma sucesos reales ocurridos a finales del siglo XIX en el Londres victoriano.

Thriller musical es como se autodefine esta puesta en escena que verdaderamente permite el lucimiento de los muchos talentos que tiene Beto Torres y que ha explotado a lo largo de dos décadas de intenso trabajo, y que ha quedado de manifiesto en montajes como El hombre de La Mancha,Wicked, Los miserables, Rent, La Bella y la Bestia, y Visitando al señor Green, entre otros.

Las tablas y experiencia de Beto son tantas como su talento como actor y cantante, y se nota. Hay en su señor Todd un personaje bordado a mano, muy cuidado, lleno de matices, que al mismo tiempo es fuerte y calculador y por otro lado débil y vulnerable.

Contenido, sin caer en exageraciones, Beto (evidentemente con la guía de su director de escena) crea un personaje real, que se siente cercano y que el público odia y ama al mismo tiempo.

Junto a Beto brilla Lupita Sandoval quien está perfecta en el rol de La Señora Lovett, con una mezcla excelentemente bien lograda de comicidad y malicia. No extraña porque Lupita es así de versátil y entregada en cada uno de sus proyectos.

Son ya 46 años, como dice el programa de mano, en los que Lupita ha estado en los escenarios, y se le ve en este montaje con la entrega, disciplina, pasión e ilusiones como si fuera su debut.

Alejandra Desiderio como siempre con una voz espléndida como la Pordiosera, y la gran sorpresa del montaje es Adrián Mejía, un muy joven cantante y actor quien brilla en el personaje de Tobías.

Redondean este excelente reparto Eduardo Ibarra, José Andrés Mojica, Mario Beller, Sonia Monroy y Daniel Páez, en diversos y variados roles.

Gran razón tiene Morris Gilbert cuando afirma que en nuestro país hay talento para importar… y mucho.

La dirección de escena es responsabilidad de Ricardo Díaz, quien con paso firme se ha colocado en un lugar destacado entre los nuevos hacedores de este género en nuestro país.

En esta ocasión, Ricardo se ha rodeado de un equipo creativo muy solvente, que resuelve a la perfección este montaje. Ellos son Laura Barrabes (coreografía), Mario Cassán (traducción y dirección musical), Rinna Keller (vestuario), Andrea Toache (escenografía), Manolo Toledo (iluminación), Carlo Godni (maquillaje), Marco Peñaloza (multimedia), y Julio Trujillo (producción ejecutiva).

Y una mención especial al jovencísimo productor David Cuevas, motor de este proyecto que bien vale la pena ver.

Sweeney Todd se presenta sólo los sábados en el Foro Coyoacanense, en funciones a las 17:00 y 20:30


Sweeney Todd

HUGO HERNÁNDEZ

Mientras veo a Beto Torres en el escenario de Sweeney Todd viene a mi mente un reciente comentario del productor Morris Gilbert durante la presentación del elenco del musical Hello Dolly! del que Beto también forma parte.

El señor Gilbert señaló en aquella ocasión: “cualquiera de los actores aquí presentes tiene tanto talento y preparación que podría tranquilamente encabezar algún montaje en cualquier parte del mundo”.

Y ver a Beto Torres dando vida al protagonista de esta historia es prueba contundente de ello.

Estrenado en Broadway en 1979, ésta es la primera vez que el musical se monta profesionalmente en nuestro país, y ha quedado resuelto de manera muy efectiva en un formato pequeño con nueve actores, una sola escenografía de base, y tres músicos.

Con música y letras de Stephen Sondheim (en uno de sus trabajos más elogiados), este musical está basado en la obra de Christopher Bond, Sweeney Todd: el barbero asesino de la calle Fleet, quien a su vez retoma sucesos reales ocurridos a finales del siglo XIX en el Londres victoriano.

Thriller musical es como se autodefine esta puesta en escena que verdaderamente permite el lucimiento de los muchos talentos que tiene Beto Torres y que ha explotado a lo largo de dos décadas de intenso trabajo, y que ha quedado de manifiesto en montajes como El hombre de La Mancha,Wicked, Los miserables, Rent, La Bella y la Bestia, y Visitando al señor Green, entre otros.

Las tablas y experiencia de Beto son tantas como su talento como actor y cantante, y se nota. Hay en su señor Todd un personaje bordado a mano, muy cuidado, lleno de matices, que al mismo tiempo es fuerte y calculador y por otro lado débil y vulnerable.

Contenido, sin caer en exageraciones, Beto (evidentemente con la guía de su director de escena) crea un personaje real, que se siente cercano y que el público odia y ama al mismo tiempo.

Junto a Beto brilla Lupita Sandoval quien está perfecta en el rol de La Señora Lovett, con una mezcla excelentemente bien lograda de comicidad y malicia. No extraña porque Lupita es así de versátil y entregada en cada uno de sus proyectos.

Son ya 46 años, como dice el programa de mano, en los que Lupita ha estado en los escenarios, y se le ve en este montaje con la entrega, disciplina, pasión e ilusiones como si fuera su debut.

Alejandra Desiderio como siempre con una voz espléndida como la Pordiosera, y la gran sorpresa del montaje es Adrián Mejía, un muy joven cantante y actor quien brilla en el personaje de Tobías.

Redondean este excelente reparto Eduardo Ibarra, José Andrés Mojica, Mario Beller, Sonia Monroy y Daniel Páez, en diversos y variados roles.

Gran razón tiene Morris Gilbert cuando afirma que en nuestro país hay talento para importar… y mucho.

La dirección de escena es responsabilidad de Ricardo Díaz, quien con paso firme se ha colocado en un lugar destacado entre los nuevos hacedores de este género en nuestro país.

En esta ocasión, Ricardo se ha rodeado de un equipo creativo muy solvente, que resuelve a la perfección este montaje. Ellos son Laura Barrabes (coreografía), Mario Cassán (traducción y dirección musical), Rinna Keller (vestuario), Andrea Toache (escenografía), Manolo Toledo (iluminación), Carlo Godni (maquillaje), Marco Peñaloza (multimedia), y Julio Trujillo (producción ejecutiva).

Y una mención especial al jovencísimo productor David Cuevas, motor de este proyecto que bien vale la pena ver.

Sweeney Todd se presenta sólo los sábados en el Foro Coyoacanense, en funciones a las 17:00 y 20:30