/ domingo 2 de enero de 2022

Entre piernas y telones |A la reconquista del público

A finales de 2020, todos deseábamos que se acabara ese año y empezara ya el siguiente, que con toda seguridad sería mejor. Hoy, 12 meses después, estamos en la misma situación (o peor).

Ha transcurrido 2021 con múltiples problemas, sobresaltos, incertidumbres en todos los terrenos, y por supuesto el arte no podía ser ajeno a los mismos, de manera que el teatro los ha vivido también intensamente.

Cambio de colores en los semáforos epidemiológicos, audiencias acotadas, restricciones en horarios, limitantes en las propuestas escénicas, auge del streaming, ausencia del público, son algunas de las variables que tuvo que manejar el teatro a lo largo del año que, ¡gracias a Dios!, ya terminó y que ha dado paso a 2022, que todos deseamos, ¡quiera Dios!, ahora sí sea mejor.

Al revisar la cartelera podemos mostrarnos optimistas, pues una veintena de montajes tienen funciones ya desde esta primera semana de enero, y se anuncian estrenos y reposiciones para los próximos meses.

Aladdín, Sola en la oscuridad, Defendiendo al cavernícola, Perfectos desconocidos, Visitando al señor Green, Orgullo, The promm, La obra que sale mal, Como quieras perro ámame, Dos más dos… son algunos de los montajes que hicieron el famoso maratón decembrino (funciones extras) para aprovechar al muchísimo público que llega a la ciudad de México.

Todas siguen en cartelera, confiando en que la cuesta de enero, y menos aún el ómicron, hagan de las suyas y frenen el repunte que apenas inicia.

Para las próximas semanas se anuncia el regreso a las carteleras del musical Ghost, La sombra del amor, que cautivó al público durante 100 funciones y se vio obligada a parar por la difícil situación, ya de todos conocida.

También hay gran expectación por el retorno de Carlos Rivera al teatro musical, que sin duda lo catapultó al enorme éxito que hoy tiene en el mundo de habla hispana, con el montaje de José el soñador.

Se anunció que Kinky boots, otro musical, subirá a los escenarios en este naciente 2022; al igual de Siete veces adiós, que marca el debut de Alan Estrada como autor, en colaboración musical con Janette Chao.

Un charco inútil, A golpe de calcetín, La prieti guoman, son un pequeñísimo botón de muestra de la intensa actividad que vivirán los escenarios capitalinos en el primer bimestre del año; un año que todos esperamos, confiamos, deseamos, rogamos para que ahora sí nos cumpla y sea mejor que su antecesor.

Contra viento y pandemia es una frase genial utilizada por MejorTeatro, la productora más versátil y prolífica de nuestro país, para describir lo que se vivió durante 2020 y 2021. Ojalá, quiera Dionisos (dios del teatro, desde los griegos), que el año que acaba de empezar sea como antaño, con un enero complicado, pero prometedor.

Ya de por sí los problemas del teatro siempre son muchos, para qué queremos más…


A finales de 2020, todos deseábamos que se acabara ese año y empezara ya el siguiente, que con toda seguridad sería mejor. Hoy, 12 meses después, estamos en la misma situación (o peor).

Ha transcurrido 2021 con múltiples problemas, sobresaltos, incertidumbres en todos los terrenos, y por supuesto el arte no podía ser ajeno a los mismos, de manera que el teatro los ha vivido también intensamente.

Cambio de colores en los semáforos epidemiológicos, audiencias acotadas, restricciones en horarios, limitantes en las propuestas escénicas, auge del streaming, ausencia del público, son algunas de las variables que tuvo que manejar el teatro a lo largo del año que, ¡gracias a Dios!, ya terminó y que ha dado paso a 2022, que todos deseamos, ¡quiera Dios!, ahora sí sea mejor.

Al revisar la cartelera podemos mostrarnos optimistas, pues una veintena de montajes tienen funciones ya desde esta primera semana de enero, y se anuncian estrenos y reposiciones para los próximos meses.

Aladdín, Sola en la oscuridad, Defendiendo al cavernícola, Perfectos desconocidos, Visitando al señor Green, Orgullo, The promm, La obra que sale mal, Como quieras perro ámame, Dos más dos… son algunos de los montajes que hicieron el famoso maratón decembrino (funciones extras) para aprovechar al muchísimo público que llega a la ciudad de México.

Todas siguen en cartelera, confiando en que la cuesta de enero, y menos aún el ómicron, hagan de las suyas y frenen el repunte que apenas inicia.

Para las próximas semanas se anuncia el regreso a las carteleras del musical Ghost, La sombra del amor, que cautivó al público durante 100 funciones y se vio obligada a parar por la difícil situación, ya de todos conocida.

También hay gran expectación por el retorno de Carlos Rivera al teatro musical, que sin duda lo catapultó al enorme éxito que hoy tiene en el mundo de habla hispana, con el montaje de José el soñador.

Se anunció que Kinky boots, otro musical, subirá a los escenarios en este naciente 2022; al igual de Siete veces adiós, que marca el debut de Alan Estrada como autor, en colaboración musical con Janette Chao.

Un charco inútil, A golpe de calcetín, La prieti guoman, son un pequeñísimo botón de muestra de la intensa actividad que vivirán los escenarios capitalinos en el primer bimestre del año; un año que todos esperamos, confiamos, deseamos, rogamos para que ahora sí nos cumpla y sea mejor que su antecesor.

Contra viento y pandemia es una frase genial utilizada por MejorTeatro, la productora más versátil y prolífica de nuestro país, para describir lo que se vivió durante 2020 y 2021. Ojalá, quiera Dionisos (dios del teatro, desde los griegos), que el año que acaba de empezar sea como antaño, con un enero complicado, pero prometedor.

Ya de por sí los problemas del teatro siempre son muchos, para qué queremos más…