/ domingo 9 de enero de 2022

Entre piernas y telones | After hours

Cada función es única e irrepetible. Esta es una regla de oro en el teatro, y el estreno (¿o estrenos?) de la obra After hours, fue una prueba contundente de ello.

Día de reyes, 6 de enero… Invitación para el primer estreno del año. Una terraza en la Roma. Se antoja mucho…

16:00 horas. Cielo muy nublado

18:00 horas. Muchos truenos y relámpagos

19:00 horas. Aguacero

21:00 horas. Aparentemente todo tranquilo. Ya no llueve, no hace frío…

Llego al lugar, en la esquina de Tonalá y Tabasco. Mucha gente en la entrada. La siempre dinámica y atenta Sandra Narváez me apura: “La prensa ya está adentro”. Subo. Un lugar muy acogedor, pero… no es una terraza. Es el interior de unas oficinas o galería, o bar…

Entonces Verónica Musalem, dramaturga y directora de After hours, toma la palabra y explica: “La lluvia nos obligó a cambiar de escenario. El piso de la terraza está cubierto de pasto sintético y eso hacía peligroso su uso, así que…”

Y sí; en un par de horas creativos y elenco tuvieron que enfrentar la situación y resolverla. El primer piso de las oficinas de Noox, la empresa coproductora del montaje que tuvo no uno, sino dos estrenos, pues gracias a que dura 40 minutos, apenas concluyó la primera función dedicada a la prensa, hubo que dar paso a un nuevo público (amigos y familiares) para un “segundo estreno”.

Y a todo esto, ¿qué tal la obra?

After hours es, como el boletín informativo lo explica, “un juguete teatral musical con canto” en el que tres personajes cuentan las singulares relaciones que se establecen hoy en día, en el que drogas, sexo, música, antros, alcohol, infidelidad, permisividad, amor… se entremezclan en un coctel altamente explosivo.

El teatro ha tomado los caminos más diversos. No hay tema que no se aborde, género que no se trate, formato que no se explore…

Seguramente por ello es que Noox se sumó a este proyecto. Se trata de una empresa mexicana dedicada al rescate, innovación e inversión de espacios inmobiliarios. “Consciente de la contribución que tiene la cultura en nuestra economía y nuestra sociedad –se explica en el ya citado boletín-- ha diseñado infraestructura para impulsar la creatividad, generar valor a las ideas producidas por las industrias visuales, las artes escénicas, el cine, el diseño y la música”.

After hours es parte de esa apuesta.

Con las actuaciones de Ana Corti, David Sicards, y Jorge Escandón, y la música original e interpretada en vivo de Julio Gándara, esta puesta en escena se presenta en un primer circuito de seis funciones a lo largo del mes de enero. El 6, 20, 21, 22 y 23 en Tonalá 149, en la colonia Roma, y el 13 de enero en Nogal 94, en la colonia Santa María la Ribera.

Felicidades por sacar adelante estas funciones. Así es el teatro, tiene que seguir contra lluvia y pandemia.


Cada función es única e irrepetible. Esta es una regla de oro en el teatro, y el estreno (¿o estrenos?) de la obra After hours, fue una prueba contundente de ello.

Día de reyes, 6 de enero… Invitación para el primer estreno del año. Una terraza en la Roma. Se antoja mucho…

16:00 horas. Cielo muy nublado

18:00 horas. Muchos truenos y relámpagos

19:00 horas. Aguacero

21:00 horas. Aparentemente todo tranquilo. Ya no llueve, no hace frío…

Llego al lugar, en la esquina de Tonalá y Tabasco. Mucha gente en la entrada. La siempre dinámica y atenta Sandra Narváez me apura: “La prensa ya está adentro”. Subo. Un lugar muy acogedor, pero… no es una terraza. Es el interior de unas oficinas o galería, o bar…

Entonces Verónica Musalem, dramaturga y directora de After hours, toma la palabra y explica: “La lluvia nos obligó a cambiar de escenario. El piso de la terraza está cubierto de pasto sintético y eso hacía peligroso su uso, así que…”

Y sí; en un par de horas creativos y elenco tuvieron que enfrentar la situación y resolverla. El primer piso de las oficinas de Noox, la empresa coproductora del montaje que tuvo no uno, sino dos estrenos, pues gracias a que dura 40 minutos, apenas concluyó la primera función dedicada a la prensa, hubo que dar paso a un nuevo público (amigos y familiares) para un “segundo estreno”.

Y a todo esto, ¿qué tal la obra?

After hours es, como el boletín informativo lo explica, “un juguete teatral musical con canto” en el que tres personajes cuentan las singulares relaciones que se establecen hoy en día, en el que drogas, sexo, música, antros, alcohol, infidelidad, permisividad, amor… se entremezclan en un coctel altamente explosivo.

El teatro ha tomado los caminos más diversos. No hay tema que no se aborde, género que no se trate, formato que no se explore…

Seguramente por ello es que Noox se sumó a este proyecto. Se trata de una empresa mexicana dedicada al rescate, innovación e inversión de espacios inmobiliarios. “Consciente de la contribución que tiene la cultura en nuestra economía y nuestra sociedad –se explica en el ya citado boletín-- ha diseñado infraestructura para impulsar la creatividad, generar valor a las ideas producidas por las industrias visuales, las artes escénicas, el cine, el diseño y la música”.

After hours es parte de esa apuesta.

Con las actuaciones de Ana Corti, David Sicards, y Jorge Escandón, y la música original e interpretada en vivo de Julio Gándara, esta puesta en escena se presenta en un primer circuito de seis funciones a lo largo del mes de enero. El 6, 20, 21, 22 y 23 en Tonalá 149, en la colonia Roma, y el 13 de enero en Nogal 94, en la colonia Santa María la Ribera.

Felicidades por sacar adelante estas funciones. Así es el teatro, tiene que seguir contra lluvia y pandemia.