/ lunes 6 de abril de 2020

Es con solidaridad

Hemos entrado a la fase en que los números de contagios y de fallecidos a causa del COVID 19 crecen a diario. Igual que otros países estamos viviendo la peligrosa escalada de la epidemia, a la par de que las medidas que debemos tomar para reducir los riesgos tendrán costos económicos y sociales mayores.

La experiencia internacional nos deja claro que hay dos caminos para enfrentar la crisis sanitaria: uno es con medidas sociales extremas obligatorias, como lo hicieron principalmente en los países que no tienen regímenes democráticos y otra es con sociedades conscientes y solidarias que entiendan el peso de sus acciones y la necesidad de enfrentar como comunidad esta amenaza.

Escribo esta columna el viernes 3 de mayo y en cifras oficiales hay 1,510 casos confirmados y 50 defunciones. Las cifras suben a diario, pero no podemos caer en la trampa de la frialdad estadística. Cada una de esas 50 defunciones es una persona que deja una familia y cada uno de esos 1,510 casos es una persona que va a luchar, con las herramientas a su alcance, entre la vida y a muerte en los días siguientes. Si algún lector de esta columna conoce a alguno de los casos mencionados es la oportunidad de ser empáticos y solidarios, de estar al pendiente como familiares, amigos, vecinos o simplemente conocidos.

Pero no son sólo los casos confirmados o los decesos lo que requieren de nuestra solidaridad. La realidad económica va a afectar a la mayoría de los ciudadanos y necesitamos estar al pendiente todos de todos. Muchas mexicanas y mexicanos viven al día y si no pueden trabajar y producir tendrán problemas de subsistencia de forma inmediata. Desde los empleados de todos los niveles y hasta las micro, pequeñas y medianas empresas van a tener problemas para subsistir. Un restaurante en promedio, según datos internacionales[1], puede existir sólo 16 días sin generar ingresos, las empresas que se dedican a prestar servicios personales como lavanderías y estéticas, 21 días y los despachos de abogados y servicios tecnológicos entre 30 y 40 días. Salir de la crisis en salud va a requerir de toda la voluntad y todo el sentido de comunidad que tengamos, pero salir de la crisis económica va a requerir de toda la solidaridad posible.

Para terminar, quisiera hacer especial mención de todos los que se dedican al sector salud. Desde los médicos y las enfermeras, y hasta la última recepcionista o empleado de limpieza en hospitales, se están jugando la vida por todos nosotros. Es necesario ser solidarios con ellos en todo; no se puede repetir un caso como el de Monclova, Coahuila, en donde por falta del equipo necesario se contagiaron muchos doctores y enfermeras.

Vamos a salir adelante como país, pero lo haremos a la par de que entendamos que la única manera es con solidaridad. En necesario reconocer que somos responsables por los otros y que en la misma medida que reconozcamos y aceptemos dicha responsabilidad iremos cambiando la crisis, por una nueva y mejor comunidad nacional.


Coordinador del Grupo Parlamentario del PAN

@JCRomeroHicks

Hemos entrado a la fase en que los números de contagios y de fallecidos a causa del COVID 19 crecen a diario. Igual que otros países estamos viviendo la peligrosa escalada de la epidemia, a la par de que las medidas que debemos tomar para reducir los riesgos tendrán costos económicos y sociales mayores.

La experiencia internacional nos deja claro que hay dos caminos para enfrentar la crisis sanitaria: uno es con medidas sociales extremas obligatorias, como lo hicieron principalmente en los países que no tienen regímenes democráticos y otra es con sociedades conscientes y solidarias que entiendan el peso de sus acciones y la necesidad de enfrentar como comunidad esta amenaza.

Escribo esta columna el viernes 3 de mayo y en cifras oficiales hay 1,510 casos confirmados y 50 defunciones. Las cifras suben a diario, pero no podemos caer en la trampa de la frialdad estadística. Cada una de esas 50 defunciones es una persona que deja una familia y cada uno de esos 1,510 casos es una persona que va a luchar, con las herramientas a su alcance, entre la vida y a muerte en los días siguientes. Si algún lector de esta columna conoce a alguno de los casos mencionados es la oportunidad de ser empáticos y solidarios, de estar al pendiente como familiares, amigos, vecinos o simplemente conocidos.

Pero no son sólo los casos confirmados o los decesos lo que requieren de nuestra solidaridad. La realidad económica va a afectar a la mayoría de los ciudadanos y necesitamos estar al pendiente todos de todos. Muchas mexicanas y mexicanos viven al día y si no pueden trabajar y producir tendrán problemas de subsistencia de forma inmediata. Desde los empleados de todos los niveles y hasta las micro, pequeñas y medianas empresas van a tener problemas para subsistir. Un restaurante en promedio, según datos internacionales[1], puede existir sólo 16 días sin generar ingresos, las empresas que se dedican a prestar servicios personales como lavanderías y estéticas, 21 días y los despachos de abogados y servicios tecnológicos entre 30 y 40 días. Salir de la crisis en salud va a requerir de toda la voluntad y todo el sentido de comunidad que tengamos, pero salir de la crisis económica va a requerir de toda la solidaridad posible.

Para terminar, quisiera hacer especial mención de todos los que se dedican al sector salud. Desde los médicos y las enfermeras, y hasta la última recepcionista o empleado de limpieza en hospitales, se están jugando la vida por todos nosotros. Es necesario ser solidarios con ellos en todo; no se puede repetir un caso como el de Monclova, Coahuila, en donde por falta del equipo necesario se contagiaron muchos doctores y enfermeras.

Vamos a salir adelante como país, pero lo haremos a la par de que entendamos que la única manera es con solidaridad. En necesario reconocer que somos responsables por los otros y que en la misma medida que reconozcamos y aceptemos dicha responsabilidad iremos cambiando la crisis, por una nueva y mejor comunidad nacional.


Coordinador del Grupo Parlamentario del PAN

@JCRomeroHicks

lunes 04 de mayo de 2020

Reforma a la ley de presupuesto

lunes 06 de abril de 2020

Es con solidaridad

lunes 06 de enero de 2020

La economía familiar

lunes 16 de diciembre de 2019

Balance de un año de AMLO

lunes 02 de diciembre de 2019

Gobierno de AMLO, ocurrencias y soberbia

lunes 11 de noviembre de 2019

Seguridad sin pretextos

domingo 03 de noviembre de 2019

Sin municipios no hay nación

Cargar Más