/ jueves 12 de octubre de 2017

Es la hora de los ciudadanos

El pasado 8 de septiembre el INE emitió la convocatoria para que ciudadanas y ciudadanos que así lo decidan manifiesten intención de postularse por la vía independiente en candidaturas a la presidencia de la República, diputaciones o senadurías que van a a votarse el 1 de julio del 2018.

La figura de independiente tuvo un punto de inflexión en 2012, cuando se reconoció en el artículo 35 constitucional que debía ser opción válida en los marcos jurídicos de todo el país, aunque sus efectos prácticos en el ámbito federalno fueron inmediatos, tuvieron que esperar un tiempo para que se diseñaran nuevas reglas porque la ley vigente entonces establecía todavía que solo partidos podríran postular candidaturas a cargos electivos. Antes de aquella reforma veníamos de una contienda federal intemedia en 2009 que tuvoamplio debate sobre anular o no el voto, dejarlo en blanco cuando no existiera identificación con opciones o perfiles partidistasa elegir.

La siguiente elección intermedia fue en 2015 y ahí tuvimos más opciones a elegir, tanto de partidos (tres nuevos se presentaron, de los cuáles dos conservaron registro) como por primera vez, de indiependientes. Fue la primer escala de esa ruta a la la cámara de diputados, incluso consechó un triunfo con amplio margen de votos.

La elección 2018 será la primera en la historia reciente que abrirá urnas a esta alternativa de participación política para competir, en una misma boleta, con las candidaturas postuladas por partidos políticos a la presidencia y senado.

Las personas que logren obtener su constancia independientetendrán que recabar firmas de apoyo con ciertas condiciones. Para candidato presidencial se necesitan 866 mil 593distribuidas en al menos 17 entidades federativas, para senaduríasel 2 por ciento de la lista de electores en la entidad correspondiente y que ese apoyo provenga de al menos la mitad de distritos, mientras que diputaciones deben recabar firmas equivalentes al 2 por ciento de los electores en el distrito con presencia en al menos la mitad de las secciones en que está dividido.

El número de firmas luce cuantioso o al menos poco proporcional frente a los militantes que requiere acreditar un partido para obtener su registro, son casi 4 veces más las firmas para candidatura a la presidencia si se opta por la vía independiente.

No es una tarea sencilla, pero la experiencia dice que tampoco infranqueable o testimonial. Quien determina qué candidatura recibe más o menos apoyo es cada votante y por ello han obtenido triunfos partidos distintos, hemos tenido alternacias y también candidaturas independientes ocupando cargos legislativos y de gobierno.

Para propiciar un proceso de recopilación de rúbricas más ágil y sencillo, el INE desarrolló una aplicación denominada “Apoyo ciudadano”, la cual permitirá captar datos de manera directa, aún sin conexión a Internet, y tomar así la firma de forma electrónica. La información se transmitrá casi en tiempo real a la base de datos del Registro Federal de Electores y así será más fácil obtener apoyo y en su caso, detectar nombres falsos o duplicados, saber con precisión si se alcanza la meta o no minuto a minuto.

El entorno electoral tiene más opciones y poco a poco se normalizan. Creo que todas esas opciones son ciudadanas en estricto sentido y todas políticas también, aunque unas podrán hacer política, llegar a la boleta a través de un proceso partidista y otras mediante la postulación independiente.

Consejero electoral del INE

El pasado 8 de septiembre el INE emitió la convocatoria para que ciudadanas y ciudadanos que así lo decidan manifiesten intención de postularse por la vía independiente en candidaturas a la presidencia de la República, diputaciones o senadurías que van a a votarse el 1 de julio del 2018.

La figura de independiente tuvo un punto de inflexión en 2012, cuando se reconoció en el artículo 35 constitucional que debía ser opción válida en los marcos jurídicos de todo el país, aunque sus efectos prácticos en el ámbito federalno fueron inmediatos, tuvieron que esperar un tiempo para que se diseñaran nuevas reglas porque la ley vigente entonces establecía todavía que solo partidos podríran postular candidaturas a cargos electivos. Antes de aquella reforma veníamos de una contienda federal intemedia en 2009 que tuvoamplio debate sobre anular o no el voto, dejarlo en blanco cuando no existiera identificación con opciones o perfiles partidistasa elegir.

La siguiente elección intermedia fue en 2015 y ahí tuvimos más opciones a elegir, tanto de partidos (tres nuevos se presentaron, de los cuáles dos conservaron registro) como por primera vez, de indiependientes. Fue la primer escala de esa ruta a la la cámara de diputados, incluso consechó un triunfo con amplio margen de votos.

La elección 2018 será la primera en la historia reciente que abrirá urnas a esta alternativa de participación política para competir, en una misma boleta, con las candidaturas postuladas por partidos políticos a la presidencia y senado.

Las personas que logren obtener su constancia independientetendrán que recabar firmas de apoyo con ciertas condiciones. Para candidato presidencial se necesitan 866 mil 593distribuidas en al menos 17 entidades federativas, para senaduríasel 2 por ciento de la lista de electores en la entidad correspondiente y que ese apoyo provenga de al menos la mitad de distritos, mientras que diputaciones deben recabar firmas equivalentes al 2 por ciento de los electores en el distrito con presencia en al menos la mitad de las secciones en que está dividido.

El número de firmas luce cuantioso o al menos poco proporcional frente a los militantes que requiere acreditar un partido para obtener su registro, son casi 4 veces más las firmas para candidatura a la presidencia si se opta por la vía independiente.

No es una tarea sencilla, pero la experiencia dice que tampoco infranqueable o testimonial. Quien determina qué candidatura recibe más o menos apoyo es cada votante y por ello han obtenido triunfos partidos distintos, hemos tenido alternacias y también candidaturas independientes ocupando cargos legislativos y de gobierno.

Para propiciar un proceso de recopilación de rúbricas más ágil y sencillo, el INE desarrolló una aplicación denominada “Apoyo ciudadano”, la cual permitirá captar datos de manera directa, aún sin conexión a Internet, y tomar así la firma de forma electrónica. La información se transmitrá casi en tiempo real a la base de datos del Registro Federal de Electores y así será más fácil obtener apoyo y en su caso, detectar nombres falsos o duplicados, saber con precisión si se alcanza la meta o no minuto a minuto.

El entorno electoral tiene más opciones y poco a poco se normalizan. Creo que todas esas opciones son ciudadanas en estricto sentido y todas políticas también, aunque unas podrán hacer política, llegar a la boleta a través de un proceso partidista y otras mediante la postulación independiente.

Consejero electoral del INE

jueves 16 de noviembre de 2017

El INE y las campañas negativas

jueves 09 de noviembre de 2017

Monitoreo sin sesgo político

jueves 02 de noviembre de 2017

Garantías de elecciones ciudadanas

jueves 26 de octubre de 2017

Huellas y desconfianza

jueves 19 de octubre de 2017

Votación intachable

jueves 12 de octubre de 2017

Es la hora de los ciudadanos

jueves 05 de octubre de 2017

Solidaridad, no dádivas ni demagogia

jueves 21 de septiembre de 2017

¿Gobierno de coalición en México?

jueves 07 de septiembre de 2017

Debates flexibles e imparciales