/ jueves 5 de octubre de 2017

Escaparate

por Claudia Azcona

■ Deséalo tanto, tanto, como Janeth Quintanilla

En casa, nuestros padres nos enseñan valores, y si bien, su jerarquización puede cambiar (por orden de importancia) algunos continúan intactos a lo largo de nuestra historia por el mundo... Esta columna está inspirada en uno muy profundo y personal: la esperanza, ¿por qué?... es el valor que nos ayuda a sostenernos, renovarnos y a salir adelante cuando en el camino se nos presentan retos, y parece que no hay una salida... Y en estos momentos los mexicanos la necesitamos abrazar con fuerza…

Hoy les hablo de Janeth Quintanilla, una dinámica regia, que está convencida de que los sueños pueden convertirse en una realidad. Es mamá de dos hijos varones, diseñadora y empresaria. Actualmente vive en León, Guanajuato y a través de su profesión busca impulsar la labor artesanal que realizan las mujeres mexicanas, con deseos de superación. Fue su pasión por la moda y el diseño lo que la inspiro a crear en el 2008 la línea de brazaletes JQL (Janeth Quintanilla Leal), una firma artesanal 100% mexicana que ha logrado una importante proyección no solo en México, sino en Estados Unidos, Canadá, Medio Oriente, Centro América y Europa. Sus diseños se venden en la 18 sucursales de El Palacio de Hierro y son continuamente usados por celebridades, influencers y bloggers internacionales; quienes atraídas por su diseño y color, mezclado con imágenes religiosas y amuletos de buena fortuna, buscan lucir una joya que transmita amor, esperanza, fe, coraje, energía positiva y pasión. Las propuestas de Janeth son tan creativas, que la mismísima Jennifer López es una las seguidoras de su cuenta de instagram. Para Janeth, este hecho representa algo especial pues en el 2014, JLo fue su inspiración para diseñar una colección de brazaletes animal print, ya que es fiel admiradora de la carrera de la cantante desde el 97.

“Todas mis piezas son hechas con el corazón, por manos de mujeres mexicanas. Para mí una mujer es única y mágica. Deseo que todos los sentimientos que nos caracterizan: fuerza, armonía, belleza, valentía, pasión y esperanza puedan transmitirse a través de una joya”.

¿En qué te inspiras?

“Como toda mujer soy sensible, sincera e

intuitiva. La fotografía es otra de mis pasiones…La mezcla de colores de los textiles y el esplendor de la naturaleza me nutre e inspira a crear. El mar ha sido una constante fuente de inspiración en mis diseños. Deseo plasmar toda la belleza de la flora y fauna de nuestro México”.

¿Qué significa para ti una joya?

“Es un accesorio que construye tu propio estilo, personaliza y define tu look. Si mis piezas fueran un sentimiento, contestaría: fe y esperanza. Tienen un significado especial; por los dijes y piedras naturales con las que están elaboradas. La esperanza es un motor que nos impulsa a luchar con una visión positiva. Todos los días trato de decretar los que más anhelo, no solo para mí y mi familia, sino para el mundo. Una de las cosas que he decretado es: deséalo tanto, tanto que la vida no tenga más remedio que dártelo”.

¿Recuerdas tu primer diseño?

“Claro, tiene un significado especial. Lo diseñe en el 2008 y mezcla imágenes religiosas y amuletos para atraer la suerte, fortuna, amor y protección”.

¿Portarlo te ha dado buena suerte?

“Claro… La vida me ha premiado. Tengo salud, una familia hermosa, un matrimonio sólido de 20 años, unos hijos ejemplares, un equipo de trabajo maravilloso y una profesión que amo profundamente, ¿qué más puedo pedir?”.

¿Cuál ha sido tu más grande reto como mujer empresaria?

“No hay imposibles, todo es cuestión de perseverancia, confianza y esperanza. Sin embargo uno de mis más grandes desafíos ha sido llevar mi marca a otros países y poner en alto la mano de obra de la mujer mexicana”.

¿Qué representa para ti ser mexicana?

“Es un orgullo llevar en la sangre los colores de nuestra bandera, amo a mi país, sus tradiciones, comida y folclore. México es pasión, sensibilidad y fortaleza. Y saldremos adelante”.

por Claudia Azcona

■ Deséalo tanto, tanto, como Janeth Quintanilla

En casa, nuestros padres nos enseñan valores, y si bien, su jerarquización puede cambiar (por orden de importancia) algunos continúan intactos a lo largo de nuestra historia por el mundo... Esta columna está inspirada en uno muy profundo y personal: la esperanza, ¿por qué?... es el valor que nos ayuda a sostenernos, renovarnos y a salir adelante cuando en el camino se nos presentan retos, y parece que no hay una salida... Y en estos momentos los mexicanos la necesitamos abrazar con fuerza…

Hoy les hablo de Janeth Quintanilla, una dinámica regia, que está convencida de que los sueños pueden convertirse en una realidad. Es mamá de dos hijos varones, diseñadora y empresaria. Actualmente vive en León, Guanajuato y a través de su profesión busca impulsar la labor artesanal que realizan las mujeres mexicanas, con deseos de superación. Fue su pasión por la moda y el diseño lo que la inspiro a crear en el 2008 la línea de brazaletes JQL (Janeth Quintanilla Leal), una firma artesanal 100% mexicana que ha logrado una importante proyección no solo en México, sino en Estados Unidos, Canadá, Medio Oriente, Centro América y Europa. Sus diseños se venden en la 18 sucursales de El Palacio de Hierro y son continuamente usados por celebridades, influencers y bloggers internacionales; quienes atraídas por su diseño y color, mezclado con imágenes religiosas y amuletos de buena fortuna, buscan lucir una joya que transmita amor, esperanza, fe, coraje, energía positiva y pasión. Las propuestas de Janeth son tan creativas, que la mismísima Jennifer López es una las seguidoras de su cuenta de instagram. Para Janeth, este hecho representa algo especial pues en el 2014, JLo fue su inspiración para diseñar una colección de brazaletes animal print, ya que es fiel admiradora de la carrera de la cantante desde el 97.

“Todas mis piezas son hechas con el corazón, por manos de mujeres mexicanas. Para mí una mujer es única y mágica. Deseo que todos los sentimientos que nos caracterizan: fuerza, armonía, belleza, valentía, pasión y esperanza puedan transmitirse a través de una joya”.

¿En qué te inspiras?

“Como toda mujer soy sensible, sincera e

intuitiva. La fotografía es otra de mis pasiones…La mezcla de colores de los textiles y el esplendor de la naturaleza me nutre e inspira a crear. El mar ha sido una constante fuente de inspiración en mis diseños. Deseo plasmar toda la belleza de la flora y fauna de nuestro México”.

¿Qué significa para ti una joya?

“Es un accesorio que construye tu propio estilo, personaliza y define tu look. Si mis piezas fueran un sentimiento, contestaría: fe y esperanza. Tienen un significado especial; por los dijes y piedras naturales con las que están elaboradas. La esperanza es un motor que nos impulsa a luchar con una visión positiva. Todos los días trato de decretar los que más anhelo, no solo para mí y mi familia, sino para el mundo. Una de las cosas que he decretado es: deséalo tanto, tanto que la vida no tenga más remedio que dártelo”.

¿Recuerdas tu primer diseño?

“Claro, tiene un significado especial. Lo diseñe en el 2008 y mezcla imágenes religiosas y amuletos para atraer la suerte, fortuna, amor y protección”.

¿Portarlo te ha dado buena suerte?

“Claro… La vida me ha premiado. Tengo salud, una familia hermosa, un matrimonio sólido de 20 años, unos hijos ejemplares, un equipo de trabajo maravilloso y una profesión que amo profundamente, ¿qué más puedo pedir?”.

¿Cuál ha sido tu más grande reto como mujer empresaria?

“No hay imposibles, todo es cuestión de perseverancia, confianza y esperanza. Sin embargo uno de mis más grandes desafíos ha sido llevar mi marca a otros países y poner en alto la mano de obra de la mujer mexicana”.

¿Qué representa para ti ser mexicana?

“Es un orgullo llevar en la sangre los colores de nuestra bandera, amo a mi país, sus tradiciones, comida y folclore. México es pasión, sensibilidad y fortaleza. Y saldremos adelante”.