/ jueves 24 de diciembre de 2020

Estimado Presidente López Obrador

Debe ser muy frustrante para Ud., después de los grandes planes que tenía para nuestro país, inspirado en los más notables espíritus transformadores de nuestra historia, prometer una cuarta transformación de la vida nacional y tener que reconocer que la calidad de vida de la mayoría de los mexicanos no ha mejorado y que los pronósticos son igual o aun más preocupantes.

Pero si para a Ud. es frustrante, para la población es toda una tragedia. El empobrecimiento de la población, las perdidas de ingresos y patrimonio de la mayoría de las familias, el aumento de 11 millones de mexicanos en situación de pobreza, representa todo lo contrario de lo que esperaba lograr a dos años de su gobierno.

En este complicado año que estamos a punto de concluir hemos tenido la pérdida irreparable de 120 mil personas por causa del COVID, el doble de las sesenta mil que se previeron como el peor escenario, el catastrófico y la pandemia aún no se somete, por lo que podremos llegar a multiplicar esa cifra letal.

La nostálgica apuesta por un sector energético paraestatal dominante ha resultado un barril sin fondo para los limitados recursos fiscales y nos alejan del compromiso internacional para combatir el calentamiento global y la contaminación del medio ambiente.

La finta que convenció a muchos para apoyarlo por su ofrecimiento de regresar al ejército a los cuarteles se vio traicionada por su vocación militarista para atender los problemas de seguridad pública y el control de puertos, aeropuertos y ferrocarriles en una preocupante ruta hacia el autoritarismo populista.

Las ofertas de campaña de becarios, no sicarios y abrazos no balazos han quedado exhibidas como publicidad engañosa al tener mayor número de homicidios, feminicidios y asesinatos de periodistas que ningún otro gobierno de México

El uso político y administración selectiva de la justicia ha quedado acreditado con la exoneración presidencial a su hermano recolector de sobres de dinero para su campaña, delito confeso de la ley electoral vigente.

Aun así, Ud. insiste en que ya cumplió 95 de los 100 compromisos de gobierno. Que capacidad de ver las cosas a su conveniencia.

Se la cree por la aprobación que dice tener en las encuestas, pero éstas son iguales a las de Calderón y 5 puntos de diferencia de las de Fox a dos años de su gobierno y tuvieron sendos reveses electorales en las intermedias. por eso estamos trabajando para construir esa transformación que Ud. ofreció con las políticas publicas que puedan efectivamente lograrse los cambios que la población nos demanda. Con respuestas probadas y no con ocurrencias y demagogia. Aun es tiempo de corregir.

En lo individual, cada uno de nosotros tomaremos decisiones que definirán nuestro futuro común. Lo haremos con base en nuestra forma de ver y entender la realidad. Por eso, es prudente cuestionarnos todo y no permitir que los juicios someros empañen nuestra visión y empeñen nuestro futuro. Es el momento de encontrar la verdad y erradicar el engaño. Salir de ese refugio, espacio cómodo en el que hemos calificado o descalificado a los demás, puesto etiquetas sin mayor análisis crítico y sin apertura a los argumentos del otro. Lo motivo a que lo hagamos con honestidad intelectual y generosidad patriótica. Los votos de la próxima elección le llevan ese mensaje. Saludos

Debe ser muy frustrante para Ud., después de los grandes planes que tenía para nuestro país, inspirado en los más notables espíritus transformadores de nuestra historia, prometer una cuarta transformación de la vida nacional y tener que reconocer que la calidad de vida de la mayoría de los mexicanos no ha mejorado y que los pronósticos son igual o aun más preocupantes.

Pero si para a Ud. es frustrante, para la población es toda una tragedia. El empobrecimiento de la población, las perdidas de ingresos y patrimonio de la mayoría de las familias, el aumento de 11 millones de mexicanos en situación de pobreza, representa todo lo contrario de lo que esperaba lograr a dos años de su gobierno.

En este complicado año que estamos a punto de concluir hemos tenido la pérdida irreparable de 120 mil personas por causa del COVID, el doble de las sesenta mil que se previeron como el peor escenario, el catastrófico y la pandemia aún no se somete, por lo que podremos llegar a multiplicar esa cifra letal.

La nostálgica apuesta por un sector energético paraestatal dominante ha resultado un barril sin fondo para los limitados recursos fiscales y nos alejan del compromiso internacional para combatir el calentamiento global y la contaminación del medio ambiente.

La finta que convenció a muchos para apoyarlo por su ofrecimiento de regresar al ejército a los cuarteles se vio traicionada por su vocación militarista para atender los problemas de seguridad pública y el control de puertos, aeropuertos y ferrocarriles en una preocupante ruta hacia el autoritarismo populista.

Las ofertas de campaña de becarios, no sicarios y abrazos no balazos han quedado exhibidas como publicidad engañosa al tener mayor número de homicidios, feminicidios y asesinatos de periodistas que ningún otro gobierno de México

El uso político y administración selectiva de la justicia ha quedado acreditado con la exoneración presidencial a su hermano recolector de sobres de dinero para su campaña, delito confeso de la ley electoral vigente.

Aun así, Ud. insiste en que ya cumplió 95 de los 100 compromisos de gobierno. Que capacidad de ver las cosas a su conveniencia.

Se la cree por la aprobación que dice tener en las encuestas, pero éstas son iguales a las de Calderón y 5 puntos de diferencia de las de Fox a dos años de su gobierno y tuvieron sendos reveses electorales en las intermedias. por eso estamos trabajando para construir esa transformación que Ud. ofreció con las políticas publicas que puedan efectivamente lograrse los cambios que la población nos demanda. Con respuestas probadas y no con ocurrencias y demagogia. Aun es tiempo de corregir.

En lo individual, cada uno de nosotros tomaremos decisiones que definirán nuestro futuro común. Lo haremos con base en nuestra forma de ver y entender la realidad. Por eso, es prudente cuestionarnos todo y no permitir que los juicios someros empañen nuestra visión y empeñen nuestro futuro. Es el momento de encontrar la verdad y erradicar el engaño. Salir de ese refugio, espacio cómodo en el que hemos calificado o descalificado a los demás, puesto etiquetas sin mayor análisis crítico y sin apertura a los argumentos del otro. Lo motivo a que lo hagamos con honestidad intelectual y generosidad patriótica. Los votos de la próxima elección le llevan ese mensaje. Saludos