/ viernes 13 de diciembre de 2019

Falta de interés por las noticias

Por: Michelle Kawa, Investigadora del Centro de Investigación para la Paz México.

El gobierno de los Estados Unidos atraviesa por un momento crucial de su historia moderna ya que coincide el inicio de un juicio político en contra del presidente en turno con el arranque de las campañas políticas para las elecciones.

El N.Y. Times (2019) evidencia en su artículo “No One Believes Anything: Voters Worn Out by a Fog of Political News”, la falta de interés que parecen mostrar los estadounidenses ante la posibilidad de enjuiciar a Donald Trump, a pesar de varios días de comparecencias, horas de testimonios, miles de informes de noticias y muchos titulares en los periódicos.

Los autores indican que, justo cuando se requiere más información, muchos estadounidenses perciben que es difícil obtenerla. El auge de las redes sociales, la proliferación de información en línea -incluidas aquellas estrategias diseñadas para engañar- una avalancha de tendencias partidistas, aunado a un presidente con un registro documentado de efectuar declaraciones falsas regularmente, están llevando a un agotamiento general de las noticias mismas.

Por otro lado, hay un grupo de estadounidenses que viven la experiencia opuesta: recurren a fuentes en las que confían, ya sea a la derecha o a la izquierda, que les dicen exactamente lo que ellos consideran que es verdad. Esto es un ejemplo de la era de la “post-verdad”, en la que los hechos objetivos son menos influyentes en la formación de la opinión pública que las apelaciones a las emociones y creencias personales.

Una encuesta de AP-NORC Center for Public Affairs Research (2019) descubrió que el 47% de estadounidenses dudan sobre la veracidad de la información. Alrededor del 60% dicen que regularmente ven informes contradictorios sobre el mismo hecho en diferentes fuentes. Esto es consistente con los estudios que hemos efectuado en población mexicana en donde la gran mayoría de los participantes manifestaron desconfianza o diversos sentimientos negativos de los medios de comunicación tradicionales.

¿Por qué hay tanto escepticismo? Los autores identifican cuatro razones: (1) las nuevas y poderosas fuentes digitales; (2) el gran volumen de noticias y la creciente proporción de las columnas de opinión; (3) los propios políticos, entre ellos Trump, que contribuyen a crear confusión; y (4) la pérdida de hechos compartidos es corrosiva para el discurso racional. El resultado de este escepticismo es que la opinión pública está desorientada, luchando por discernir en un mar de sesgos entre lo que puede ser falso o verdadero.

Por: Michelle Kawa, Investigadora del Centro de Investigación para la Paz México.

El gobierno de los Estados Unidos atraviesa por un momento crucial de su historia moderna ya que coincide el inicio de un juicio político en contra del presidente en turno con el arranque de las campañas políticas para las elecciones.

El N.Y. Times (2019) evidencia en su artículo “No One Believes Anything: Voters Worn Out by a Fog of Political News”, la falta de interés que parecen mostrar los estadounidenses ante la posibilidad de enjuiciar a Donald Trump, a pesar de varios días de comparecencias, horas de testimonios, miles de informes de noticias y muchos titulares en los periódicos.

Los autores indican que, justo cuando se requiere más información, muchos estadounidenses perciben que es difícil obtenerla. El auge de las redes sociales, la proliferación de información en línea -incluidas aquellas estrategias diseñadas para engañar- una avalancha de tendencias partidistas, aunado a un presidente con un registro documentado de efectuar declaraciones falsas regularmente, están llevando a un agotamiento general de las noticias mismas.

Por otro lado, hay un grupo de estadounidenses que viven la experiencia opuesta: recurren a fuentes en las que confían, ya sea a la derecha o a la izquierda, que les dicen exactamente lo que ellos consideran que es verdad. Esto es un ejemplo de la era de la “post-verdad”, en la que los hechos objetivos son menos influyentes en la formación de la opinión pública que las apelaciones a las emociones y creencias personales.

Una encuesta de AP-NORC Center for Public Affairs Research (2019) descubrió que el 47% de estadounidenses dudan sobre la veracidad de la información. Alrededor del 60% dicen que regularmente ven informes contradictorios sobre el mismo hecho en diferentes fuentes. Esto es consistente con los estudios que hemos efectuado en población mexicana en donde la gran mayoría de los participantes manifestaron desconfianza o diversos sentimientos negativos de los medios de comunicación tradicionales.

¿Por qué hay tanto escepticismo? Los autores identifican cuatro razones: (1) las nuevas y poderosas fuentes digitales; (2) el gran volumen de noticias y la creciente proporción de las columnas de opinión; (3) los propios políticos, entre ellos Trump, que contribuyen a crear confusión; y (4) la pérdida de hechos compartidos es corrosiva para el discurso racional. El resultado de este escepticismo es que la opinión pública está desorientada, luchando por discernir en un mar de sesgos entre lo que puede ser falso o verdadero.

viernes 06 de marzo de 2020

Queridx Lectorx, nos están matando

viernes 28 de febrero de 2020

DH: del discurso a la acción

viernes 14 de febrero de 2020

El fenómeno Phoenix

viernes 24 de enero de 2020

Tú puedes construir paz

viernes 17 de enero de 2020

10 conflictos a monitorear este 2020

viernes 03 de enero de 2020

2019 y la ola de protestas

viernes 27 de diciembre de 2019

T-MEC para los mortales

Cargar Más