/ viernes 8 de julio de 2022

Fama | Christian Nodal tiene, literalmente, telarañas en la cabeza

El cantautor Christian Nodal tiene telarañas en la cabeza y no en sentido figurado, literal se pintó telarañas en el cráneo para hacer juego con los tatuajes de telarañas que tiene su novia argentina, Cazzu.

Siquiera sólo se las pintó en el cabello, que crece todos los días, porque la quitada de un tatuaje no es lavas y planchas una tela, ni es decidir “me voy a dejar puesto este vestido hasta que se me acabe”.

El fenómeno es que en una encuesta en Estados Unidos ya hay más personas tatuadas que no tatuadas.

Yo prefiero forrarme con la foto del galán, o me escribo poemas en todo el cuerpo con un plumón y me mando a hacer todas las calcomanías, siempre y cuando me las pueda quitar cuando yo quiera, jamás me tatuaría, ni a mi hija, ya la tuve en la panza y la crié. En cuanto a tatuarte el nombre del galán, ¿para qué? Igual todos terminan y jamás se vuelven a hablar.

Pero hoy incluso las mujeres se tatúan para usar el vestido de novia y que se les vean las alas de la espalda o el tatuaje del escote.

Los casos de Yrma Lydya y del “caníbal de Atizapán” son prueba de que tenemos la brújula al revés

Las mujeres tenemos la brújula al revés, no vemos focos rojos, nuestro instinto no nos avisa del peligro y aunque te peguen, te convencen con un regalo que sí te aman y regresas con ellos.

Las mujeres tenemos que aprender algo del asesinato de Yrma Lydya a manos de su marido, Jesús Hernández Alcocer, que ya tenía en su haber a dos ex esposas muertas, una que presuntamente se suicidó de dos balazos y otra que presuntamente se tiró de un edificio.

Ahora el abogado estará cuatro meses en prisión preventiva por el presunto asesinato de Yrma Lydya, su tercera esposa, ya que admitió estando en la cárcel que sí la mató.

Hay quien acusa a los padres de Yrma Lydya de que ella viviera con hombres 50 años mayor, pero los padres no tienen que obligarte, las mujeres a veces preferimos un desvielado que nos da lujos que a un joven que pensamos nos va a matar de hambre. Yrma Lydya lo hizo por su gusto y hasta repitió y se casó con él en segundas nupcias pensando que él la quería, ¿cómo te va a querer alguien que te lastima?

Le dieron “carpetazo” a los dos presuntos suicidios de sus primeras esposas igual que cuando desaparecieron tres mil mujeres en Atizapán y ni los Ministerios públicos ni la Policía investigaron.

La historia del “Canibal de Atizapán”, el asesino serial más horrible de México que mató a más de tres mil mujeres en 30 años, dos por semana y ¿nadie se dio cuenta? Hasta que desapareció la esposa de un policía, que descubrió que el Jefe de Manzana a quien recurrían para arreglar problemas con el Municipio las mataba, hacía moronga con su sangre y se las comía.


El cantautor Christian Nodal tiene telarañas en la cabeza y no en sentido figurado, literal se pintó telarañas en el cráneo para hacer juego con los tatuajes de telarañas que tiene su novia argentina, Cazzu.

Siquiera sólo se las pintó en el cabello, que crece todos los días, porque la quitada de un tatuaje no es lavas y planchas una tela, ni es decidir “me voy a dejar puesto este vestido hasta que se me acabe”.

El fenómeno es que en una encuesta en Estados Unidos ya hay más personas tatuadas que no tatuadas.

Yo prefiero forrarme con la foto del galán, o me escribo poemas en todo el cuerpo con un plumón y me mando a hacer todas las calcomanías, siempre y cuando me las pueda quitar cuando yo quiera, jamás me tatuaría, ni a mi hija, ya la tuve en la panza y la crié. En cuanto a tatuarte el nombre del galán, ¿para qué? Igual todos terminan y jamás se vuelven a hablar.

Pero hoy incluso las mujeres se tatúan para usar el vestido de novia y que se les vean las alas de la espalda o el tatuaje del escote.

Los casos de Yrma Lydya y del “caníbal de Atizapán” son prueba de que tenemos la brújula al revés

Las mujeres tenemos la brújula al revés, no vemos focos rojos, nuestro instinto no nos avisa del peligro y aunque te peguen, te convencen con un regalo que sí te aman y regresas con ellos.

Las mujeres tenemos que aprender algo del asesinato de Yrma Lydya a manos de su marido, Jesús Hernández Alcocer, que ya tenía en su haber a dos ex esposas muertas, una que presuntamente se suicidó de dos balazos y otra que presuntamente se tiró de un edificio.

Ahora el abogado estará cuatro meses en prisión preventiva por el presunto asesinato de Yrma Lydya, su tercera esposa, ya que admitió estando en la cárcel que sí la mató.

Hay quien acusa a los padres de Yrma Lydya de que ella viviera con hombres 50 años mayor, pero los padres no tienen que obligarte, las mujeres a veces preferimos un desvielado que nos da lujos que a un joven que pensamos nos va a matar de hambre. Yrma Lydya lo hizo por su gusto y hasta repitió y se casó con él en segundas nupcias pensando que él la quería, ¿cómo te va a querer alguien que te lastima?

Le dieron “carpetazo” a los dos presuntos suicidios de sus primeras esposas igual que cuando desaparecieron tres mil mujeres en Atizapán y ni los Ministerios públicos ni la Policía investigaron.

La historia del “Canibal de Atizapán”, el asesino serial más horrible de México que mató a más de tres mil mujeres en 30 años, dos por semana y ¿nadie se dio cuenta? Hasta que desapareció la esposa de un policía, que descubrió que el Jefe de Manzana a quien recurrían para arreglar problemas con el Municipio las mataba, hacía moronga con su sangre y se las comía.