/ jueves 2 de julio de 2020

Hambre y sed de justicia

Don Justo Sierra, el ministro educador, “medalla de perfil patricio con que decora espiritualmente sus blasones la escuela mexicana, el magnífico humanista y polígrafo que sabía de historia y de filosofía tanto como de hacer cantar a la belleza en la jaula de oro del verso, diamantino y puro”, siendo diputado federal dijo en memorable e histórico discurso, pronunciado en 1893, las siguientes palabras: “México es un pueblo con hambre y sed. El hambre y la sed que tiene, no es de pan; México tiene hambre y sed de justicia”.

Hoy nuestro pueblo sigue teniendo hambre y la tendrá más, agobiado por la pandemia del Covid 19 y la feroz violencia, si las cosas no se remedian; pero sobre todo tiene hambre y sed de justicia. En este sentido la justicia lo abarca todo, porque es injusto no remediar el hambre del pueblo como lo es no remediar tampoco la violencia feroz, continua, imparable y retadora al Estado y a lo que éste representa. Hace días el Presidente de la República nos dio a elegir a los mexicanos entre dos posibles caminos de acción política y social, el conservadurismo y el liberalismo; y obviamente elegimos por convicción, tradición familiar y universitaria, el liberalismo. Sin embargo hay una confusión de ideas o falsa apreciación de lo que es el liberalismo, que fundamentalmente y sin mayores ambages es libertad, que nunca jamás libertinaje. Libertad de opinar y disentir dentro del mismo cuadro de ideas.

En tal virtud nos confunden, por ambiguas, las palabras del Presidente al declarar que: “no nos vamos a dejar intimidar ni vamos a hacer acuerdos con la delincuencia organizada, como era antes. Y es muy importante, que quede claro, nosotros no vamos a declararle la guerra a nadie; tampoco vamos a violar derechos humanos y no se van a permitir masacres, pero sí vamos a actuar y a evitar que se cometan estos atentados, como el ocurrido al secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, con el uso de los servicios de inteligencia”. ¿Me pregunto si sólo con los servicios de inteligencia se va a lograr eso?

La verdad es que según tales palabras el Estado y el gobierno de López Obrador van a utilizar con la delincuencia -¿qué no lo han venido utilizando?- el poder coercitivo del Estado, a saber, la represión legal, jurídica y constitucional. En realidad se va a recurrir a una guerra -que es una lucha o combate- y a una oposición del Estado para frenar la acción delictiva. Y puede que en ello haya masacres, matanza de personas, lo cual será en legítima defensa de los intereses superiores que tutela y representa el Estado por medio del gobierno. Y ello no sería ni remotamente violar ningún derecho humano. ¿Pero… con sólo los servicios de inteligencia? No se entiende, porque éstos nada más le proporcionan al Poder Ejecutivo la información necesaria para prevenir las amenazas y acciones delictivas, en defensa de los interés de la Nación Mexicana. No obstante, el poder coercitivo del Estado es otra cosa.

El Presidente nos confunde. E insisto una vez más en que no se duda de su buena fe ni de su patriotismo, pero el pueblo sigue teniendo hambre y sed de justicia. Es necesario que el Presidente hable más claro. O la violencia, la injusticia y la impunidad se adueñarán del país. Y por ser liberales, por haber depositado en él nuestra confianza y voto, queremos formar a su lado el binomio que ha pedido para que haya en México una real y efectiva unidad democrática; porque guardar silencio en esta hora es traición a uno mismo y a nuestra estirpe de mexicanos.


Profesor Emérito de la UNAM

@RaulCarranca

www.facebook.com/despacho.raulcarranca

Don Justo Sierra, el ministro educador, “medalla de perfil patricio con que decora espiritualmente sus blasones la escuela mexicana, el magnífico humanista y polígrafo que sabía de historia y de filosofía tanto como de hacer cantar a la belleza en la jaula de oro del verso, diamantino y puro”, siendo diputado federal dijo en memorable e histórico discurso, pronunciado en 1893, las siguientes palabras: “México es un pueblo con hambre y sed. El hambre y la sed que tiene, no es de pan; México tiene hambre y sed de justicia”.

Hoy nuestro pueblo sigue teniendo hambre y la tendrá más, agobiado por la pandemia del Covid 19 y la feroz violencia, si las cosas no se remedian; pero sobre todo tiene hambre y sed de justicia. En este sentido la justicia lo abarca todo, porque es injusto no remediar el hambre del pueblo como lo es no remediar tampoco la violencia feroz, continua, imparable y retadora al Estado y a lo que éste representa. Hace días el Presidente de la República nos dio a elegir a los mexicanos entre dos posibles caminos de acción política y social, el conservadurismo y el liberalismo; y obviamente elegimos por convicción, tradición familiar y universitaria, el liberalismo. Sin embargo hay una confusión de ideas o falsa apreciación de lo que es el liberalismo, que fundamentalmente y sin mayores ambages es libertad, que nunca jamás libertinaje. Libertad de opinar y disentir dentro del mismo cuadro de ideas.

En tal virtud nos confunden, por ambiguas, las palabras del Presidente al declarar que: “no nos vamos a dejar intimidar ni vamos a hacer acuerdos con la delincuencia organizada, como era antes. Y es muy importante, que quede claro, nosotros no vamos a declararle la guerra a nadie; tampoco vamos a violar derechos humanos y no se van a permitir masacres, pero sí vamos a actuar y a evitar que se cometan estos atentados, como el ocurrido al secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, con el uso de los servicios de inteligencia”. ¿Me pregunto si sólo con los servicios de inteligencia se va a lograr eso?

La verdad es que según tales palabras el Estado y el gobierno de López Obrador van a utilizar con la delincuencia -¿qué no lo han venido utilizando?- el poder coercitivo del Estado, a saber, la represión legal, jurídica y constitucional. En realidad se va a recurrir a una guerra -que es una lucha o combate- y a una oposición del Estado para frenar la acción delictiva. Y puede que en ello haya masacres, matanza de personas, lo cual será en legítima defensa de los intereses superiores que tutela y representa el Estado por medio del gobierno. Y ello no sería ni remotamente violar ningún derecho humano. ¿Pero… con sólo los servicios de inteligencia? No se entiende, porque éstos nada más le proporcionan al Poder Ejecutivo la información necesaria para prevenir las amenazas y acciones delictivas, en defensa de los interés de la Nación Mexicana. No obstante, el poder coercitivo del Estado es otra cosa.

El Presidente nos confunde. E insisto una vez más en que no se duda de su buena fe ni de su patriotismo, pero el pueblo sigue teniendo hambre y sed de justicia. Es necesario que el Presidente hable más claro. O la violencia, la injusticia y la impunidad se adueñarán del país. Y por ser liberales, por haber depositado en él nuestra confianza y voto, queremos formar a su lado el binomio que ha pedido para que haya en México una real y efectiva unidad democrática; porque guardar silencio en esta hora es traición a uno mismo y a nuestra estirpe de mexicanos.


Profesor Emérito de la UNAM

@RaulCarranca

www.facebook.com/despacho.raulcarranca

jueves 06 de agosto de 2020

Reflexión sobre un homenaje

jueves 30 de julio de 2020

Feminicidio y educación

jueves 23 de julio de 2020

Impasibilidad política

jueves 16 de julio de 2020

¿Ser tratados como colonia?

jueves 09 de julio de 2020

Control político y territorial

jueves 02 de julio de 2020

Hambre y sed de justicia

jueves 18 de junio de 2020

Crimen atroz y sintomático

jueves 11 de junio de 2020

Si me lo ponen así...

Cargar Más