/ sábado 10 de abril de 2021

Inicio de campañas, ¡Patético!

Un Obispo que se candidateó a sabiendas de que no puede contender. Un “toro sin cerca”, al que le bajaron el registro y amenaza que gobernará Guerrero, con o sin consentimiento de la autoridad. Una mustia priísta, envuelta en las siglas de Morena, aspirante a Nuevo León, quien cayó del que ya veía su próximo Olimpo, cuando salió a relucir su verdadera calaña. Un “actor” que, vía telefónica hablaba de “picarse la lana que le habían dado para la campaña”. Otro candidato en Nuevo León, al que se aprehendió por delincuencia organizada. Diría algún inocente, que “de todo hay en la viña del Señor”.

La sociedad está con el ojo cuadrado y haciéndose cruces de pensar por quién va a votar. Otros piensan que es mejor abstenerse, antes que elegir a un jumento, o a un malandrín. El panorama está de pronóstico reservado, en vista de que la oposición fue incapaz de poner los cinco sentidos en sus nominaciones y la oferta con la que salió le pegó tres patadas en el hígado, a quienes creyeron que por lo menos usarían el sentido común (Que como decía José Ingenieros, es “el menos común de los sentidos”).

Con estos bueyes hay que arar. Quienes sigan inconscientes frente a la acumulación de poder, en manos del emperador, al que se le permite desgobernar con base al capricho y la ocurrencia, se quedarán tan frescos, el domingo de Marras, viendo la televisión. Los que no estén dispuestos a seguir tolerando la falta de contrapesos, cruzarán la boleta seguros de que es una obligación quitarle la mayoría congresista.

Nunca habíamos tenido elecciones más grandes: Cargos al gusto de miles de ambiciosillos rapaces, de entre los que también debe haber un puñado de gente honesta.

Aunque se les tenga que encontrar con lupa, hay que hacerlo. Peor nos irá si seguimos por la resurrección de un partido hegemónico, de la misma hechura que el ancestral PRI. Tan execrable el corrupto Tricolor, como las hordas desbocadas de un Morena encabezado por un fantoche incompetente, como Mario Delgado.

Un “líder” que se dedica a atacar al Instituto Nacional Electoral, en pleno mimetismo con su gurú de Palacio. Se va contra la institución y en particular el consejero presidente, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, a quienes culpa por retirarle la candidatura al impresentable Salgado Macedonio: ¡Al diablo con las leyes!

Siempre tramposos y dispuestos a violar cualquier norma que les impida hacer sus trácalas. El par de especímenes “durmieron”, junto con sus acarreados guerrerenses, a las puertas del Tribunal Federal Electoral, el que sin duda, en manos de un sátrapa como Vargas, le devolverá el registro. Lo pagarán quienes sufraguen por un corrupto delincuente. Ya estuvo al frente de Acapulco y su bandidaje quedó impreso.

También el tlatoani se arrepentirá, o ¿cree que semejante personaje lo va a obedecer como el resto de sus lacayos?

En Nuevo León despiertan a la realidad de otra candidata –Clara Luz Flores- de “apaga la luz y vámonos”. Una vez que se destapó su pertenencia a la secta NXIUM (Su líder, Keith Raniere está sentenciado en Estados Unidos, a 120 años de prisión, por trata de mujeres, pornografía infantil y delincuencia organizada), se cayeron sus bonos. Hay estados en los que se vota con la cabeza y eso los salva.

Estercolero puro, propaganda que marea al más pintado, candidatos de undécima y, sin embargo, enjundia para poner límites al gobierno de un solo hombre, insostenible.

catalinanq@hotmail.com

@catalinanq

Un Obispo que se candidateó a sabiendas de que no puede contender. Un “toro sin cerca”, al que le bajaron el registro y amenaza que gobernará Guerrero, con o sin consentimiento de la autoridad. Una mustia priísta, envuelta en las siglas de Morena, aspirante a Nuevo León, quien cayó del que ya veía su próximo Olimpo, cuando salió a relucir su verdadera calaña. Un “actor” que, vía telefónica hablaba de “picarse la lana que le habían dado para la campaña”. Otro candidato en Nuevo León, al que se aprehendió por delincuencia organizada. Diría algún inocente, que “de todo hay en la viña del Señor”.

La sociedad está con el ojo cuadrado y haciéndose cruces de pensar por quién va a votar. Otros piensan que es mejor abstenerse, antes que elegir a un jumento, o a un malandrín. El panorama está de pronóstico reservado, en vista de que la oposición fue incapaz de poner los cinco sentidos en sus nominaciones y la oferta con la que salió le pegó tres patadas en el hígado, a quienes creyeron que por lo menos usarían el sentido común (Que como decía José Ingenieros, es “el menos común de los sentidos”).

Con estos bueyes hay que arar. Quienes sigan inconscientes frente a la acumulación de poder, en manos del emperador, al que se le permite desgobernar con base al capricho y la ocurrencia, se quedarán tan frescos, el domingo de Marras, viendo la televisión. Los que no estén dispuestos a seguir tolerando la falta de contrapesos, cruzarán la boleta seguros de que es una obligación quitarle la mayoría congresista.

Nunca habíamos tenido elecciones más grandes: Cargos al gusto de miles de ambiciosillos rapaces, de entre los que también debe haber un puñado de gente honesta.

Aunque se les tenga que encontrar con lupa, hay que hacerlo. Peor nos irá si seguimos por la resurrección de un partido hegemónico, de la misma hechura que el ancestral PRI. Tan execrable el corrupto Tricolor, como las hordas desbocadas de un Morena encabezado por un fantoche incompetente, como Mario Delgado.

Un “líder” que se dedica a atacar al Instituto Nacional Electoral, en pleno mimetismo con su gurú de Palacio. Se va contra la institución y en particular el consejero presidente, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, a quienes culpa por retirarle la candidatura al impresentable Salgado Macedonio: ¡Al diablo con las leyes!

Siempre tramposos y dispuestos a violar cualquier norma que les impida hacer sus trácalas. El par de especímenes “durmieron”, junto con sus acarreados guerrerenses, a las puertas del Tribunal Federal Electoral, el que sin duda, en manos de un sátrapa como Vargas, le devolverá el registro. Lo pagarán quienes sufraguen por un corrupto delincuente. Ya estuvo al frente de Acapulco y su bandidaje quedó impreso.

También el tlatoani se arrepentirá, o ¿cree que semejante personaje lo va a obedecer como el resto de sus lacayos?

En Nuevo León despiertan a la realidad de otra candidata –Clara Luz Flores- de “apaga la luz y vámonos”. Una vez que se destapó su pertenencia a la secta NXIUM (Su líder, Keith Raniere está sentenciado en Estados Unidos, a 120 años de prisión, por trata de mujeres, pornografía infantil y delincuencia organizada), se cayeron sus bonos. Hay estados en los que se vota con la cabeza y eso los salva.

Estercolero puro, propaganda que marea al más pintado, candidatos de undécima y, sin embargo, enjundia para poner límites al gobierno de un solo hombre, insostenible.

catalinanq@hotmail.com

@catalinanq

ÚLTIMASCOLUMNAS