/ sábado 1 de agosto de 2020

La clave de sol | Homero Ontiveros nos regala Calma y tempestad

Homero Ontiveros, compositor, productor e integrante de la banda de ska mexicano Inspector, lanzó ayer su nuevo sencillo Calma y tempestad, con una fusión de rock, reggae y pop, donde el compositor habla de los obstáculos que enfrentamos y cómo seguir adelante, siempre con un mensaje esperanzador, en momentos en que tanto se necesita.

Al igual que otros músicos, el cantante ha aprovechado la pandemia para llevar su mensaje a través de la música, durante el confinamiento, regalándonos un EP titulado Confinaciones, que será dado a conocer sencillo por sencillo hasta completar los cinco temas que lo conforman.

En este confinamiento, Homero se dio un espacio para explorar sus inquietudes más íntimas, su óptica en torno al presente y trata de abordar temáticas y cuestionamientos de una generación que comienza a hacer sus primeros cortes de caja con la vida, es decir, la pregunta principal es ¿qué hemos hecho con nuestra existencia hasta hoy?

El primer tema de estas “confinaciones” fue Algo está cambiando, que relata el momento histórico que nos está tocando vivir, en una melodia con identidad propia, misma que ha ido construyendo en su carrera como solista, al cantarnos casi en un modo de charla o de confesión.

Sin dejar de lado Inspector, el artista explora los caminos de la música como solista, pero su carrera la ha hecho de la mano de la agrupación, lo cual, confiesa, no ha sido fácil.

“Ha sido una montaña rusa, ha habido altos y bajos, no precisamente como muchos dicen que esto ocurre al principio, a nosotros nos ha ocurrido durante toda la carrera, afortunadamente que vamos aprendiendo, han sido 23 años aunque suene cliché pero de aprendizaje, con tenido momentos en los que hemos tenido la atención muy fuerte, por parte del público, de los medios, pero ha habido momentos en los que esa atención no ha sido la más fuerte, ha habido momentos con más trabajo, un poco de todo”, comparte.

“Pero sobre todo han sido 23 años acompañados de música, porque nuca hemos dejado de hacer música, inclusive si pudiéramos resumir estos 23 años, una buena forma seriaescuchando nuestros discos”.

No quitar el dedo del renglón, siempre estar en pie de guerra, dice, es la clave de su permanencia. “Es diferente cuando estás en una banda porque quieres hacer música, porque te gusta la música y cuando lo haces sólo por vivir la experiencia de estar en una banda y si es así, a la primera de bajada te vas a desesperar y vas a cortar. Pero cuando lo haces por hacer música no te queda de otra, es tuyo. Sobre todo, hoy en día es difícil que haya bandas con una longevidad”, finaliza.

Homero Ontiveros, compositor, productor e integrante de la banda de ska mexicano Inspector, lanzó ayer su nuevo sencillo Calma y tempestad, con una fusión de rock, reggae y pop, donde el compositor habla de los obstáculos que enfrentamos y cómo seguir adelante, siempre con un mensaje esperanzador, en momentos en que tanto se necesita.

Al igual que otros músicos, el cantante ha aprovechado la pandemia para llevar su mensaje a través de la música, durante el confinamiento, regalándonos un EP titulado Confinaciones, que será dado a conocer sencillo por sencillo hasta completar los cinco temas que lo conforman.

En este confinamiento, Homero se dio un espacio para explorar sus inquietudes más íntimas, su óptica en torno al presente y trata de abordar temáticas y cuestionamientos de una generación que comienza a hacer sus primeros cortes de caja con la vida, es decir, la pregunta principal es ¿qué hemos hecho con nuestra existencia hasta hoy?

El primer tema de estas “confinaciones” fue Algo está cambiando, que relata el momento histórico que nos está tocando vivir, en una melodia con identidad propia, misma que ha ido construyendo en su carrera como solista, al cantarnos casi en un modo de charla o de confesión.

Sin dejar de lado Inspector, el artista explora los caminos de la música como solista, pero su carrera la ha hecho de la mano de la agrupación, lo cual, confiesa, no ha sido fácil.

“Ha sido una montaña rusa, ha habido altos y bajos, no precisamente como muchos dicen que esto ocurre al principio, a nosotros nos ha ocurrido durante toda la carrera, afortunadamente que vamos aprendiendo, han sido 23 años aunque suene cliché pero de aprendizaje, con tenido momentos en los que hemos tenido la atención muy fuerte, por parte del público, de los medios, pero ha habido momentos en los que esa atención no ha sido la más fuerte, ha habido momentos con más trabajo, un poco de todo”, comparte.

“Pero sobre todo han sido 23 años acompañados de música, porque nuca hemos dejado de hacer música, inclusive si pudiéramos resumir estos 23 años, una buena forma seriaescuchando nuestros discos”.

No quitar el dedo del renglón, siempre estar en pie de guerra, dice, es la clave de su permanencia. “Es diferente cuando estás en una banda porque quieres hacer música, porque te gusta la música y cuando lo haces sólo por vivir la experiencia de estar en una banda y si es así, a la primera de bajada te vas a desesperar y vas a cortar. Pero cuando lo haces por hacer música no te queda de otra, es tuyo. Sobre todo, hoy en día es difícil que haya bandas con una longevidad”, finaliza.