/ martes 6 de febrero de 2024

La deficiente plataforma del Conahcyt

Por Brenda Valderrama

El fin de la administración pública es satisfacer necesidades públicas concretas, con el pleno respeto a los derechos e intereses de las personas, y el debido proceso es la forma cómo se nos garantiza que nuestros trámites, solicitudes y demandas serán atendidos en tiempo y forma. Esta garantía debe estar presente en toda clase de procesos, no sólo en aquellos de orden penal, sino de tipo civil, administrativo o de cualquier otro. Para cumplir con el debido proceso, el gobierno y sus dependencias se pueden allegar de diferentes herramientas como son los sistemas informáticos.

Dentro de las funciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt, ahora con H, se encuentra estimular el quehacer científico de más de 41 mil personas integrándolas al Sistema Nacional de Investigadores y al Programa Investigadores por México, antes Cátedras Conacyt.

Durante más de 15 años el sistema de soporte del Conacyt fue Peoplesoft, una plataforma de gestión de recursos humanos y financieros desarrollada por la empresa Oracle. De esta manera se atendió la necesidad de sistematización de la información presentada por los postulantes en las diferentes convocatorias reduciendo la carga ambiental que imponía la impresión de miles de expedientes así como los gastos derivados de las sesiones de evaluación que hasta entonces se realizaban de manera presencial.

El sistema tuvo fallas como cualquier producto tecnológico y con mucha frecuencia fue cuestionado por los participantes como de tediosa captura, sin embargo y gracias a una expedita atención de la unidad de sistemas del Consejo, no se tiene registro de fallas de impacto generalizado.

Peoplesoft fue sustituido en 2023 por un nuevo sistema llamado Rizoma, anunciado en una conferencia de prensa como la solución a las limitaciones del anterior. Rizoma fue desarrollado por el Infotec, un centro público de investigación dependiente del Conacyt especializado en tecnologías de la información y comunicación.

El devenir de la convocatoria 2023 del SNI demostró que Rizoma fue lanzado de manera prematura, pudiéndose documentar numerosas fallas que ocasionaron que más de 500 postulantes se vieran impedidos para ingresar oportunamente su solicitud, responsabilidad que fue asumida por el Consejo General del SNI abriendo por primera vez en la historia del Conacyt un proceso extemporáneo de evaluación.

En el fondo, Rizoma presenta una limitación adicional que no ofrecía Peoplesoft y es la obligación de elegir de todo el expediente presentado un número muy limitado de productos para la evaluación. Otra problema de fondo es que ahora el sistema mismo descalifica a quienes considera no deben pasar a evaluación, impidiendo que los comités lleven a cabo su labor de forma cualitativa.

Los problemas de la plataforma han afectado tanto a los integrantes del SNI como a los del Programa de Investigadores por México, con el resultado que hay colegas que han perdido su fuente de trabajo por no haberse procesado correctamente su documentación.

Como ciudadana estoy absolutamente a favor de cualquier medida que agilice, simplifique y haga más sostenible la administración pública, sin embargo, no soslayo la obligación de los funcionarios para que dichas medidas aseguren cumplir con la obligación Constitucional de garantizar el debido proceso.


Twitter: @BValderramaB

Facebook: https://www.facebook.com/BValderramaB

Por Brenda Valderrama

El fin de la administración pública es satisfacer necesidades públicas concretas, con el pleno respeto a los derechos e intereses de las personas, y el debido proceso es la forma cómo se nos garantiza que nuestros trámites, solicitudes y demandas serán atendidos en tiempo y forma. Esta garantía debe estar presente en toda clase de procesos, no sólo en aquellos de orden penal, sino de tipo civil, administrativo o de cualquier otro. Para cumplir con el debido proceso, el gobierno y sus dependencias se pueden allegar de diferentes herramientas como son los sistemas informáticos.

Dentro de las funciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt, ahora con H, se encuentra estimular el quehacer científico de más de 41 mil personas integrándolas al Sistema Nacional de Investigadores y al Programa Investigadores por México, antes Cátedras Conacyt.

Durante más de 15 años el sistema de soporte del Conacyt fue Peoplesoft, una plataforma de gestión de recursos humanos y financieros desarrollada por la empresa Oracle. De esta manera se atendió la necesidad de sistematización de la información presentada por los postulantes en las diferentes convocatorias reduciendo la carga ambiental que imponía la impresión de miles de expedientes así como los gastos derivados de las sesiones de evaluación que hasta entonces se realizaban de manera presencial.

El sistema tuvo fallas como cualquier producto tecnológico y con mucha frecuencia fue cuestionado por los participantes como de tediosa captura, sin embargo y gracias a una expedita atención de la unidad de sistemas del Consejo, no se tiene registro de fallas de impacto generalizado.

Peoplesoft fue sustituido en 2023 por un nuevo sistema llamado Rizoma, anunciado en una conferencia de prensa como la solución a las limitaciones del anterior. Rizoma fue desarrollado por el Infotec, un centro público de investigación dependiente del Conacyt especializado en tecnologías de la información y comunicación.

El devenir de la convocatoria 2023 del SNI demostró que Rizoma fue lanzado de manera prematura, pudiéndose documentar numerosas fallas que ocasionaron que más de 500 postulantes se vieran impedidos para ingresar oportunamente su solicitud, responsabilidad que fue asumida por el Consejo General del SNI abriendo por primera vez en la historia del Conacyt un proceso extemporáneo de evaluación.

En el fondo, Rizoma presenta una limitación adicional que no ofrecía Peoplesoft y es la obligación de elegir de todo el expediente presentado un número muy limitado de productos para la evaluación. Otra problema de fondo es que ahora el sistema mismo descalifica a quienes considera no deben pasar a evaluación, impidiendo que los comités lleven a cabo su labor de forma cualitativa.

Los problemas de la plataforma han afectado tanto a los integrantes del SNI como a los del Programa de Investigadores por México, con el resultado que hay colegas que han perdido su fuente de trabajo por no haberse procesado correctamente su documentación.

Como ciudadana estoy absolutamente a favor de cualquier medida que agilice, simplifique y haga más sostenible la administración pública, sin embargo, no soslayo la obligación de los funcionarios para que dichas medidas aseguren cumplir con la obligación Constitucional de garantizar el debido proceso.


Twitter: @BValderramaB

Facebook: https://www.facebook.com/BValderramaB