/ jueves 16 de junio de 2022

La simulación de cuarta 

Todas las cosas fingidas caen como flores marchitas, porque ninguna simulación puede durar largo tiempo.

Cicerón


1. Domingo unitario. Un desayuno para reproducir usos y costumbres. El ciudadano que despacha en Bucareli, por orden de su jefe, cita a algunos gobernadores y a un par de suspirantes presidenciales. El objetivo es obvio: aparentar simetría. Y los invitados obedientes y sumisos llegan sonrientes. La foto los atrae, el olor a poder es el cemento de pequeños políticos que gozan de presupuesto e impunidad. Vale la pena el maquillaje exagerado y las guayaberas nuevas.

2. Libreto antiguo. Presentación con fanfarrias y aplausómetro medido por periodistas de párvulos. Encuentro de funcionarios sedientos del apretón de manos de los tres peones, quienes se pavonean y cumplen el script. Como parte de la comedia, cada presunto trae su puñado de matraqueros. Banderitas, sonidos guturales y mantas son sus “argumentos”. Los discursos de las corcholatas son malos y peores. Sin capacidad de oratoria. Improvisan y mal. Son convocantes a lugares comunes. Al fin, candidatos inventados por el señor de Palacio Nacional. Y se la creen.

3. Un tipo de cuidado. El dueño del espectáculo lo decidió todo. Únicamente tres estrellas fugaces. Nadie más. AMLO es vengativo y no perdona. Por eso le ordenó al pequeño gerente de MORENA, de apellido Delgado, hacer evidente que Ricardo Monreal no estaba invitado. El castigo a su osadía por fracturar los votos en la CDMX debe ser ejemplar. La moraleja: nadie puede desobedecer al Tlatoani. Se trata, también, de adelantar rupturas. El que se vaya, que sea pronto.

4. El autoritario requiere el camino libre para seguir imponiendo su sacrosanta voluntad. Hasta ahora, Monreal ha reaccionado cauto, aunque las provocaciones seguramente aumentarán. La jauría que apoya a Sheinbaum no escatimará en sus ataques. En el caso de Ebrard, aunque exige piso parejo, es difícil predecir qué actitud asumirá en el futuro. Siempre ha sido timorato. Ya una vez le cedió el paso al tabasqueño. Quizá se conforme con un mendrugo. Veremos.

5. La simulación en vivo. La ruta es clara: AMLO usa a sus presuntos candidatos presidenciales para distraer y vestirse de neutral. La farsa es evidente. Es obvio, que, él decidirá a su sucesor con “encuestas” a modo. Lo ridículo es que haya quien piense que habrá competencia seria y auténtica.

Epílogo. AMLO actúa con tal desparpajo e impunidad porque tiene al ejército, a una parte del narco, a múltiples gobernadores y a los otros dos poderes a su servicio. En tanto, la supuesta oposición sigue paralizada, sin iniciativas para la disputa del poder. Así, no tiene futuro.


pedropenaloza@yahoo.com/Twitter:@pedro_penaloz

Todas las cosas fingidas caen como flores marchitas, porque ninguna simulación puede durar largo tiempo.

Cicerón


1. Domingo unitario. Un desayuno para reproducir usos y costumbres. El ciudadano que despacha en Bucareli, por orden de su jefe, cita a algunos gobernadores y a un par de suspirantes presidenciales. El objetivo es obvio: aparentar simetría. Y los invitados obedientes y sumisos llegan sonrientes. La foto los atrae, el olor a poder es el cemento de pequeños políticos que gozan de presupuesto e impunidad. Vale la pena el maquillaje exagerado y las guayaberas nuevas.

2. Libreto antiguo. Presentación con fanfarrias y aplausómetro medido por periodistas de párvulos. Encuentro de funcionarios sedientos del apretón de manos de los tres peones, quienes se pavonean y cumplen el script. Como parte de la comedia, cada presunto trae su puñado de matraqueros. Banderitas, sonidos guturales y mantas son sus “argumentos”. Los discursos de las corcholatas son malos y peores. Sin capacidad de oratoria. Improvisan y mal. Son convocantes a lugares comunes. Al fin, candidatos inventados por el señor de Palacio Nacional. Y se la creen.

3. Un tipo de cuidado. El dueño del espectáculo lo decidió todo. Únicamente tres estrellas fugaces. Nadie más. AMLO es vengativo y no perdona. Por eso le ordenó al pequeño gerente de MORENA, de apellido Delgado, hacer evidente que Ricardo Monreal no estaba invitado. El castigo a su osadía por fracturar los votos en la CDMX debe ser ejemplar. La moraleja: nadie puede desobedecer al Tlatoani. Se trata, también, de adelantar rupturas. El que se vaya, que sea pronto.

4. El autoritario requiere el camino libre para seguir imponiendo su sacrosanta voluntad. Hasta ahora, Monreal ha reaccionado cauto, aunque las provocaciones seguramente aumentarán. La jauría que apoya a Sheinbaum no escatimará en sus ataques. En el caso de Ebrard, aunque exige piso parejo, es difícil predecir qué actitud asumirá en el futuro. Siempre ha sido timorato. Ya una vez le cedió el paso al tabasqueño. Quizá se conforme con un mendrugo. Veremos.

5. La simulación en vivo. La ruta es clara: AMLO usa a sus presuntos candidatos presidenciales para distraer y vestirse de neutral. La farsa es evidente. Es obvio, que, él decidirá a su sucesor con “encuestas” a modo. Lo ridículo es que haya quien piense que habrá competencia seria y auténtica.

Epílogo. AMLO actúa con tal desparpajo e impunidad porque tiene al ejército, a una parte del narco, a múltiples gobernadores y a los otros dos poderes a su servicio. En tanto, la supuesta oposición sigue paralizada, sin iniciativas para la disputa del poder. Así, no tiene futuro.


pedropenaloza@yahoo.com/Twitter:@pedro_penaloz

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 23 de junio de 2022

Colombia a escena

Pedro Peñaloza

jueves 09 de junio de 2022

La derrota de AMLO 

Pedro Peñaloza

jueves 02 de junio de 2022

¡Todo el poder! 

Pedro Peñaloza

jueves 26 de mayo de 2022

Viajeros sin rumbo

Pedro Peñaloza

jueves 19 de mayo de 2022

Contra la UNAM

Pedro Peñaloza

jueves 05 de mayo de 2022

El desastre

Pedro Peñaloza

jueves 28 de abril de 2022

La iglesia de AMLO

Pedro Peñaloza

jueves 21 de abril de 2022

La derrota

Pedro Peñaloza

Cargar Más