/ martes 30 de octubre de 2018

La voz de la IP | Democracia Participativa

Por: JOSÉ MEDINA MORA ICAZA Vicepresidente Nacional de Coparmex

Como país hemos avanzado en el proceso democrático. El 1 de julio, México logró la maduración de su democracia representativa. La vigencia de las leyes electorales, la actuación de las instituciones del Estado y la participación de los ciudadanos, han hecho posible una nueva alternancia política en el Poder Ejecutivo Federal y en la integración del Congreso de la Unión, así como en centenares de gobiernos de los órdenes estatal y municipal.

Ahora el reto del país es la evolución hacia una democracia participativa, que no se agota en la jornada electoral y que propicia el ejercicio de los derechos ciudadanos. La asociación libre en organizaciones no partidistas, el ejercicio pleno de la libertad de expresión, la promoción de la transparencia y rendición de cuentas son los primeros pasos hacia una democracia participativa.

En Coparmex estamos de acuerdo en que deben promoverse los instrumentos de democracia participativa previstos en nuestro sistema legal: la consulta popular, el referéndum, el plebiscito y la iniciativa ciudadana. Estos instrumentos nos ayudarán en la maduración de la democracia participativa. Por ello, apoyaremos su implementación apegada al marco constitucional y legal, lo que supone la participación de las instituciones del Estado facultadas para ello.

La realización de la llamada Consulta Nacional sobre el Aeropuerto Internacional de México a la que convocó el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, carece de sustento legal y de validez estadística.

Las encuestas con validez estadística señalaban la preferencia de los ciudadanos por el aeropuerto de Texcoco. No se puede tomar una decisión tan importante con la opinión solamente de 0.8 por ciento del listado nominal de votantes. Esta es una decisión del presidente electo y su equipo, no de los ciudadanos. La decisión de cancelar el NAIM ya afecta la estabilidad económica del país.

Las consultas sobre los grandes temas del interés nacional, para ser aceptadas por todos, requieren apegarse al marco legal. La democracia electoral ha madurado por la observancia de las reglas. La instalación de la democracia participativa también demanda leyes modernas, y del cumplimiento estricto de las mismas.

Si los mecanismos de consulta popular tienen imperfecciones, se debe modificar la ley y apegarse a la misma, no darle la vuelta a la ley.

En Coparmex, expresamos nuestro apoyo para que cualquier acto de corrupción asociado a una obra o contrato público, sea investigado, perseguido, juzgado y sancionado de forma ejemplar. Sin embargo, con la misma convicción, exhortamos al presidente electo que sus decisiones se apeguen a la legalidad.

Del jefe de Estado y de Gobierno, esperamos acciones basadas en la certeza que proviene de las evidencias técnicas y la valoración racional de lo que más conviene a México.¡Por un México en el que se viva el Estado de Derecho!

Por: JOSÉ MEDINA MORA ICAZA Vicepresidente Nacional de Coparmex

Como país hemos avanzado en el proceso democrático. El 1 de julio, México logró la maduración de su democracia representativa. La vigencia de las leyes electorales, la actuación de las instituciones del Estado y la participación de los ciudadanos, han hecho posible una nueva alternancia política en el Poder Ejecutivo Federal y en la integración del Congreso de la Unión, así como en centenares de gobiernos de los órdenes estatal y municipal.

Ahora el reto del país es la evolución hacia una democracia participativa, que no se agota en la jornada electoral y que propicia el ejercicio de los derechos ciudadanos. La asociación libre en organizaciones no partidistas, el ejercicio pleno de la libertad de expresión, la promoción de la transparencia y rendición de cuentas son los primeros pasos hacia una democracia participativa.

En Coparmex estamos de acuerdo en que deben promoverse los instrumentos de democracia participativa previstos en nuestro sistema legal: la consulta popular, el referéndum, el plebiscito y la iniciativa ciudadana. Estos instrumentos nos ayudarán en la maduración de la democracia participativa. Por ello, apoyaremos su implementación apegada al marco constitucional y legal, lo que supone la participación de las instituciones del Estado facultadas para ello.

La realización de la llamada Consulta Nacional sobre el Aeropuerto Internacional de México a la que convocó el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, carece de sustento legal y de validez estadística.

Las encuestas con validez estadística señalaban la preferencia de los ciudadanos por el aeropuerto de Texcoco. No se puede tomar una decisión tan importante con la opinión solamente de 0.8 por ciento del listado nominal de votantes. Esta es una decisión del presidente electo y su equipo, no de los ciudadanos. La decisión de cancelar el NAIM ya afecta la estabilidad económica del país.

Las consultas sobre los grandes temas del interés nacional, para ser aceptadas por todos, requieren apegarse al marco legal. La democracia electoral ha madurado por la observancia de las reglas. La instalación de la democracia participativa también demanda leyes modernas, y del cumplimiento estricto de las mismas.

Si los mecanismos de consulta popular tienen imperfecciones, se debe modificar la ley y apegarse a la misma, no darle la vuelta a la ley.

En Coparmex, expresamos nuestro apoyo para que cualquier acto de corrupción asociado a una obra o contrato público, sea investigado, perseguido, juzgado y sancionado de forma ejemplar. Sin embargo, con la misma convicción, exhortamos al presidente electo que sus decisiones se apeguen a la legalidad.

Del jefe de Estado y de Gobierno, esperamos acciones basadas en la certeza que proviene de las evidencias técnicas y la valoración racional de lo que más conviene a México.¡Por un México en el que se viva el Estado de Derecho!