/ lunes 29 de noviembre de 2021

Las Mariposas

Justicia para Marisol Cuadras

Las Mariposas, asesinadas el 25 de noviembre por el dictador Rafael Leónidas Trujillo, inspiraron a las mujeres a luchar por un mundo libre de violencia. En memoria del legado y martirio de las Mirabal, a partir de 1999 se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Mientras el depredador sexual conocido como “El Chivo” buscó acallar a las hermanas, cada año, intensas manifestaciones de todo el orbe alzan la voz contra el machismo, aniquilador de la belleza, inteligencia, delicadeza, talento, feminidad y esplendor de lo que somos.

Una novela “no es un documento histórico, sino una manera de viajar por el corazón humano”, afirma la escritora Julia Álvarez, de familia exiliada de República Dominicana y autora de ‘En el tiempo de las Mariposas’. Su relato literario es precisamente un acercamiento íntimo y profundo hacia Minerva, Patria, María Teresa, las hermanas asesinadas y Dedé Mirabal, la sobreviviente. El texto discurre en los años turbios de la tiranía de Trujillo, entre el amor fraterno, el miedo, la incertidumbre, la traición, el coraje, la soberbia y el arrojo en los años del genocida y autoproclamado “Generalísimo y Benefactor del Pueblo”, quien afirmaba que sus dos problemas eran “la maldita Iglesia y las hermanas Mirabal”.

“Después que se pierde el miedo, lo más difícil de enfrentar aquí es la falta de belleza”, dice Minerva, la más combativa de las Mariposas en el libro de Julia Álvarez. Esta frase engloba la recurrente violencia que atenta con marchitar toda esperanza hacia las mujeres. Diariamente se cometen 11 feminicidios en toda Latinoamérica y en un país como el nuestro, la cifra es similar, diez mexicanas son asesinadas cada día; ocho de diez mujeres se sienten inseguras en los espacios públicos y el 20% tienen miedo a ser violentadas en el hogar de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2021 del Inegi.

La violencia contra el sector femenino es un grave obstáculo para alcanzar la equidad, el desarrollo y la paz. De seguir normalizando el ultraje a sus derechos humanos, estaremos lejos de una sociedad más equitativa y justa. Ante esta permanente tragedia, la lucha no debe claudicar. Al darles voz a las Mariposas, Julia Álvarez escribe: “Reconozco que para mí el amor es más profundo que la lucha, o quizá lo que quiero decir es que el amor es la lucha profunda”.

Justicia para Marisol Cuadras

Las Mariposas, asesinadas el 25 de noviembre por el dictador Rafael Leónidas Trujillo, inspiraron a las mujeres a luchar por un mundo libre de violencia. En memoria del legado y martirio de las Mirabal, a partir de 1999 se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Mientras el depredador sexual conocido como “El Chivo” buscó acallar a las hermanas, cada año, intensas manifestaciones de todo el orbe alzan la voz contra el machismo, aniquilador de la belleza, inteligencia, delicadeza, talento, feminidad y esplendor de lo que somos.

Una novela “no es un documento histórico, sino una manera de viajar por el corazón humano”, afirma la escritora Julia Álvarez, de familia exiliada de República Dominicana y autora de ‘En el tiempo de las Mariposas’. Su relato literario es precisamente un acercamiento íntimo y profundo hacia Minerva, Patria, María Teresa, las hermanas asesinadas y Dedé Mirabal, la sobreviviente. El texto discurre en los años turbios de la tiranía de Trujillo, entre el amor fraterno, el miedo, la incertidumbre, la traición, el coraje, la soberbia y el arrojo en los años del genocida y autoproclamado “Generalísimo y Benefactor del Pueblo”, quien afirmaba que sus dos problemas eran “la maldita Iglesia y las hermanas Mirabal”.

“Después que se pierde el miedo, lo más difícil de enfrentar aquí es la falta de belleza”, dice Minerva, la más combativa de las Mariposas en el libro de Julia Álvarez. Esta frase engloba la recurrente violencia que atenta con marchitar toda esperanza hacia las mujeres. Diariamente se cometen 11 feminicidios en toda Latinoamérica y en un país como el nuestro, la cifra es similar, diez mexicanas son asesinadas cada día; ocho de diez mujeres se sienten inseguras en los espacios públicos y el 20% tienen miedo a ser violentadas en el hogar de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2021 del Inegi.

La violencia contra el sector femenino es un grave obstáculo para alcanzar la equidad, el desarrollo y la paz. De seguir normalizando el ultraje a sus derechos humanos, estaremos lejos de una sociedad más equitativa y justa. Ante esta permanente tragedia, la lucha no debe claudicar. Al darles voz a las Mariposas, Julia Álvarez escribe: “Reconozco que para mí el amor es más profundo que la lucha, o quizá lo que quiero decir es que el amor es la lucha profunda”.

ÚLTIMASCOLUMNAS