/ lunes 29 de junio de 2020

¿Llegamos a un punto de quiebre?

Esta semana que concluyó fue un trancazo al lopezobradorismo. Ojalá así lo comprendiera el Presidente para que corrija el rumbo.

El atentado contra Omar García Harfuch y el asesinato de 2 personas de su equipo y una mujer que pasaba, es el colofón de una semana con elementos que nos sitúan en la ruta de la inestabilidad. Quienes analizan este hecho coinciden que se menospreció la filtración de las amenazas anunciadas a varios funcionarios; también que este régimen trata de manera diferente a los cárteles.

El derrumbe de la economía ha sido contundente: el Indicador Global de la Actividad Económica IGAE del INEGI cayó 17.31% en abril y menos 19.7% el mismo mes del año pasado; las exportaciones cayeron en el mes pasado 56.7%. Las pésimas decisiones que comenzaron con la cancelación del NAIM en Texcoco al asumir el poder y la caída del PIB de 0.1% de 2019, repercuten cruelmente junto con el desempleo por el truene de las micro, pequeñas y medianas empresas durante la pandemia, y peor con la ausencia de apoyos fiscales para su reactivación, todo este espectro nos llevarán a una recesión insostenible; seremos de entre las economías emergentes el país, hasta el día de hoy con más de 27,000 decesos por el covid19, el más impactado según el FMI.

En seguridad, el asesinato del juez Villegas y su esposa perpetrado en Colima; los asesinatos en Sonora; las 15 personas quemadas vivas en San Mateo del Mar, Oaxaca; Guanajuato y los estados del centro pacífico incendiados por los cárteles con decenas de personas asesinadas; 15 cuerpos en Zacatecas; sólo esta semana. Con la misma estrategia de Calderón y Peña, se siguen descubriendo fosas clandestinas.

Por si no fuera poco la crisis económica, de salud y de inseguridad, además del menosprecio hacia las feministas del gobierno a quienes renuncia por tonteras, López Obrador anuncia viajará a Washington, D.C. para reunirse con Trump quien busca reelegirse por el partido republicano, so pretexto del inicio del T MEC. Sugiero leer, a quien no lo haya hecho, la carta que el Embajador Emérito Bernardo Sepúlveda dirigió a Marcelo Ebrard donde le argumenta de manera fundada y con un gran conocimiento de nuestra historia con el país vecino, que es altamente inconveniente para el interés nacional esa visita. No hay justificación válida, a menos que se pretenda apuntalar a Trump en la contienda electoral que se realizará en noviembre y que todo indica va a perder frente a Joe Biden. Ese error tendrá costos para México.

Ya terminó la luna de miel de junio de 2018. Después de año y medio de gobierno ya no viaja como cualquier ciudadano en un avión comercial. Ya no transita en sus camionetas sin que se le apersonen cientos y le reclamen por falta de medicinas para niñas y niños con cáncer, por la ausencia de políticas contra la violencia hacia las mujeres y el feminicidio que crecen dramáticamente igual que los homicidios dolosos. La polarización que promueve todas las mañanas no da de comer, ni trabajo, tampoco promueve desarrollo, ni bienestar.

Es patético observar al Presidente, solo en su escritorio de ese gran Palacio deletreando el 911 el día del temblor.

Por el bien del país debería ver que hay un quiebre muy peligroso, con la Barret descargando su fuego inusitadamente por las calles más opulentas de la Ciudad de México. Pero los populistas no cambian; hay que cambiarlos.

Defensora de derechos humanos

Esta semana que concluyó fue un trancazo al lopezobradorismo. Ojalá así lo comprendiera el Presidente para que corrija el rumbo.

El atentado contra Omar García Harfuch y el asesinato de 2 personas de su equipo y una mujer que pasaba, es el colofón de una semana con elementos que nos sitúan en la ruta de la inestabilidad. Quienes analizan este hecho coinciden que se menospreció la filtración de las amenazas anunciadas a varios funcionarios; también que este régimen trata de manera diferente a los cárteles.

El derrumbe de la economía ha sido contundente: el Indicador Global de la Actividad Económica IGAE del INEGI cayó 17.31% en abril y menos 19.7% el mismo mes del año pasado; las exportaciones cayeron en el mes pasado 56.7%. Las pésimas decisiones que comenzaron con la cancelación del NAIM en Texcoco al asumir el poder y la caída del PIB de 0.1% de 2019, repercuten cruelmente junto con el desempleo por el truene de las micro, pequeñas y medianas empresas durante la pandemia, y peor con la ausencia de apoyos fiscales para su reactivación, todo este espectro nos llevarán a una recesión insostenible; seremos de entre las economías emergentes el país, hasta el día de hoy con más de 27,000 decesos por el covid19, el más impactado según el FMI.

En seguridad, el asesinato del juez Villegas y su esposa perpetrado en Colima; los asesinatos en Sonora; las 15 personas quemadas vivas en San Mateo del Mar, Oaxaca; Guanajuato y los estados del centro pacífico incendiados por los cárteles con decenas de personas asesinadas; 15 cuerpos en Zacatecas; sólo esta semana. Con la misma estrategia de Calderón y Peña, se siguen descubriendo fosas clandestinas.

Por si no fuera poco la crisis económica, de salud y de inseguridad, además del menosprecio hacia las feministas del gobierno a quienes renuncia por tonteras, López Obrador anuncia viajará a Washington, D.C. para reunirse con Trump quien busca reelegirse por el partido republicano, so pretexto del inicio del T MEC. Sugiero leer, a quien no lo haya hecho, la carta que el Embajador Emérito Bernardo Sepúlveda dirigió a Marcelo Ebrard donde le argumenta de manera fundada y con un gran conocimiento de nuestra historia con el país vecino, que es altamente inconveniente para el interés nacional esa visita. No hay justificación válida, a menos que se pretenda apuntalar a Trump en la contienda electoral que se realizará en noviembre y que todo indica va a perder frente a Joe Biden. Ese error tendrá costos para México.

Ya terminó la luna de miel de junio de 2018. Después de año y medio de gobierno ya no viaja como cualquier ciudadano en un avión comercial. Ya no transita en sus camionetas sin que se le apersonen cientos y le reclamen por falta de medicinas para niñas y niños con cáncer, por la ausencia de políticas contra la violencia hacia las mujeres y el feminicidio que crecen dramáticamente igual que los homicidios dolosos. La polarización que promueve todas las mañanas no da de comer, ni trabajo, tampoco promueve desarrollo, ni bienestar.

Es patético observar al Presidente, solo en su escritorio de ese gran Palacio deletreando el 911 el día del temblor.

Por el bien del país debería ver que hay un quiebre muy peligroso, con la Barret descargando su fuego inusitadamente por las calles más opulentas de la Ciudad de México. Pero los populistas no cambian; hay que cambiarlos.

Defensora de derechos humanos

lunes 29 de junio de 2020

¿Llegamos a un punto de quiebre?

lunes 15 de junio de 2020

El gobierno de las esquizofrenias

lunes 08 de junio de 2020

Giovanni López, un caso de tortura

lunes 11 de mayo de 2020

Obrador y su “familia mexicana”

lunes 04 de mayo de 2020

El fenómeno de López-Gatell

lunes 27 de abril de 2020

¡Alerta! El Congreso ha desaparecido

Cargar Más