/ sábado 16 de enero de 2021

Más control, más presidencialismo

Por Catalina Noriega


Inimaginable el que regresáramos a los peores años de la Presidencia absoluta. Está pasando y, las acciones de este tlatoani buscan rebasar incluso a PRinosaurios que habría que borrar de nuestra historia.

En 1978, Jorge Carpizo publicó un texto, “El Presidencialismo Mexicano”, en el que planteaba los problemas de este sistema y proponía soluciones. Insistía en la necesidad del equilibrio de los poderes y el peligro de la concentración del poder sin límites. Habría que releer este magnífico ensayo y exigirle al ocupante de Palacio, que modifique el rumbo.

Los oídos del protagonista de las mañaneras están cerrados. Insiste en destruir las conquistas democráticas y reitera que hay que eliminar a los organismos autónomos.

Como la mayoría de sus dichos, miente y trata de engañar a la población haciéndole creer que se ahorrarían “50 mil millones de pesos”. Tan miente que afirma que no se correría a ningún trabajador, con lo que, a sus ilusorios ahorros -como el resto que tanto publicitó- les saldrían alas.

Dice que primero acabará con los creados por el Ejecutivo y luego los que surgieron por ley (tan constitucionales como el INAI, lo que necesitaría de la aprobación de la mayoría legislativa, la que no le alcanzaría a su preciada Morena).

Está emperrado en liquidar al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). ¿Busca ocultar los tantos tejemanejes de su administración? La mayoría de los contratos son por adjudicación directa y en temas en los que debiera haber transparencia absoluta –como en la compra de vacunas-, reina la opacidad.

Algunos de sus secuaces, que en otros tiempos batallaron por la apertura y fueron parte incluso, del alumbramiento de este Instituto (durante el Foxiato), ahora se contradicen (Pablo Gómez) y toman la misma postura.

Gracias a la posibilidad de conocer los manejos del régimen, la sociedad se enteró de graves corruptelas y de violaciones inauditas a los derechos humanos. Fue la mano que abrió la puerta a los reportajes de investigación, como el de la Estafa Maestra, el de los contratos de Odebrecht-Pemex, o la Estela de Luz; el robadero de Javier Duarte y las barbaridades de las Fuerzas Armadas. Sin esta herramienta seguiríamos en la inopia, además de su papel en el combate a la corrupción.

A pesar de su palabrería, la corrupción sigue tan al alza, como en los lodazales peñanietistas. La diferencia está en los apellidos de los beneficiados. Pemex es el perfecto ejemplo: nepotismo, influyentismo, contratismo a modo del mejor postor. En cuanto a la concentración de adquisiciones de medicamentos, la misma cantaleta. Se meten bajo la alfombra los casos escabrosos que salen a la luz, como el de Chiapas y los fármacos para aplicar diálisis, que mataron a varias personas. Se acalló el asunto y se protegió a los culpables.

AMLO evita poner un alto a la corrupción y solo la usa como mensaje propagandístico, mientras cobija a un Bartlett, una Irma Eréndira Sandoval, un Pío López Obrador y otros aberrantes ejemplares de la “moral” de la 4T.

Los organismos internacionales advierten que no debe desaparecer el INAI, como tampoco el Ifetel –regulador de las telecomunicaciones- inscrito en el T-MEC, por lo que los socios gringos y canadienses, pondrían el grito en el cielo.

Destruye contrapesos para sustituirlos por serviles mamarrachos. A como sea, hay que pararlo.


catalinanq@hotmail.com

@catalinanq

Por Catalina Noriega


Inimaginable el que regresáramos a los peores años de la Presidencia absoluta. Está pasando y, las acciones de este tlatoani buscan rebasar incluso a PRinosaurios que habría que borrar de nuestra historia.

En 1978, Jorge Carpizo publicó un texto, “El Presidencialismo Mexicano”, en el que planteaba los problemas de este sistema y proponía soluciones. Insistía en la necesidad del equilibrio de los poderes y el peligro de la concentración del poder sin límites. Habría que releer este magnífico ensayo y exigirle al ocupante de Palacio, que modifique el rumbo.

Los oídos del protagonista de las mañaneras están cerrados. Insiste en destruir las conquistas democráticas y reitera que hay que eliminar a los organismos autónomos.

Como la mayoría de sus dichos, miente y trata de engañar a la población haciéndole creer que se ahorrarían “50 mil millones de pesos”. Tan miente que afirma que no se correría a ningún trabajador, con lo que, a sus ilusorios ahorros -como el resto que tanto publicitó- les saldrían alas.

Dice que primero acabará con los creados por el Ejecutivo y luego los que surgieron por ley (tan constitucionales como el INAI, lo que necesitaría de la aprobación de la mayoría legislativa, la que no le alcanzaría a su preciada Morena).

Está emperrado en liquidar al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). ¿Busca ocultar los tantos tejemanejes de su administración? La mayoría de los contratos son por adjudicación directa y en temas en los que debiera haber transparencia absoluta –como en la compra de vacunas-, reina la opacidad.

Algunos de sus secuaces, que en otros tiempos batallaron por la apertura y fueron parte incluso, del alumbramiento de este Instituto (durante el Foxiato), ahora se contradicen (Pablo Gómez) y toman la misma postura.

Gracias a la posibilidad de conocer los manejos del régimen, la sociedad se enteró de graves corruptelas y de violaciones inauditas a los derechos humanos. Fue la mano que abrió la puerta a los reportajes de investigación, como el de la Estafa Maestra, el de los contratos de Odebrecht-Pemex, o la Estela de Luz; el robadero de Javier Duarte y las barbaridades de las Fuerzas Armadas. Sin esta herramienta seguiríamos en la inopia, además de su papel en el combate a la corrupción.

A pesar de su palabrería, la corrupción sigue tan al alza, como en los lodazales peñanietistas. La diferencia está en los apellidos de los beneficiados. Pemex es el perfecto ejemplo: nepotismo, influyentismo, contratismo a modo del mejor postor. En cuanto a la concentración de adquisiciones de medicamentos, la misma cantaleta. Se meten bajo la alfombra los casos escabrosos que salen a la luz, como el de Chiapas y los fármacos para aplicar diálisis, que mataron a varias personas. Se acalló el asunto y se protegió a los culpables.

AMLO evita poner un alto a la corrupción y solo la usa como mensaje propagandístico, mientras cobija a un Bartlett, una Irma Eréndira Sandoval, un Pío López Obrador y otros aberrantes ejemplares de la “moral” de la 4T.

Los organismos internacionales advierten que no debe desaparecer el INAI, como tampoco el Ifetel –regulador de las telecomunicaciones- inscrito en el T-MEC, por lo que los socios gringos y canadienses, pondrían el grito en el cielo.

Destruye contrapesos para sustituirlos por serviles mamarrachos. A como sea, hay que pararlo.


catalinanq@hotmail.com

@catalinanq

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 24 de febrero de 2021

De mal en peor

Catalina Noriega

sábado 20 de febrero de 2021

¡Hasta la cocina!

Catalina Noriega

miércoles 17 de febrero de 2021

Vacunación raquítica

Catalina Noriega

sábado 13 de febrero de 2021

El gran circo

Catalina Noriega

miércoles 03 de febrero de 2021

Un palacio a su medida

Catalina Noriega

miércoles 27 de enero de 2021

Nadie está a salvo

Catalina Noriega

Cargar Más