/ lunes 16 de agosto de 2021

Más trampas a la democracia

La Cuarta Trasformación no ha cesado en su lucha por devolver el poder al pueblo, y que sea él quien decida los asuntos de la vida pública. Como nunca antes en la historia de un gobierno en México, se le ha consultado y se ha confiado en su sabiduría, desde la continuación o no del aeropuerto en Texcoco, pasando por la instalación de la empresa Constellation Brands de cerveza en Baja California, o más recientemente, el juicio a los ex presidentes. Hoy es una realidad en nuestro país la máxima de todo gobierno democrático: mandar obedeciendo.

El problema es que la oposición se muestra temerosa de este avance democrático y, en consecuencia, pretende hacer nulo el ejercicio plebiscitario de la revocación de mandato. En vez de acompañar un periodo extraordinario para debatir la legislación secundaria de la reforma al artículo 35 constitucional, prefieren que se lleve hasta la siguiente legislatura, con el evidente propósito de que la Ley Federal de Revocación no sea votada ni publicada antes del próximo 15 de septiembre, y con ello forzar a que el INE emita reglas para el ejercicio de la revocación.

Cuando se planteó la posibilidad de que la Comisión Permanente autorizara un periodo extraordinario para discutir una iniciativa sobre el tema, la oposición argumentó que no era posible hacerlo sin dictamen. Pero no hay más pretextos. Ya existe un dictamen de las comisiones unidas de Gobernación y de Estudios Legislativos de la Cámara de Senadores, respecto de la iniciativa de la Ley Federal de Revocación de Mandato, que además considera las propuestas presentadas por Morena, el PRI y el PAN.

Ante la falta de argumentos para este obstruccionismo parlamentario, la oposición ha dicho que no hay prisa, que debe legislarse con calma, porque su propósito real es que las reglas para el proceso de revocación de mandato sean elaboradas exclusivamente por el INE. Su intención es que este no autónomo organismo opere con una ventaja operativa en el proceso y así poder manipularlo, igual que lo han hecho con las reglas para la asignación de diputados plurinominales y la consulta popular.

En el caso de las reglas para la asignación de diputados plurinominales, se creó de manera impune una nueva figura, que no tiene ningún sustento jurídico o doctrinal, a la que denominaron “afiliación efectiva”. Con esa figura pretenden identificar a qué partido pertenecía cada candidato de mayoría relativa que hubiera ganado en una elección, a fin de que se computara para determinar cuántos diputados electos tendría cada partido –en relación con la votación obtenida–, y así asignar los diputados plurinominales con un sesgo que obviamente sólo desfavorece a nuestra coalición “Juntos hacemos historia”.

Con la “afiliación efectiva” desconocieron los acuerdos de los partidos políticos en las coaliciones, la voluntad del candidato y otros elementos que tienen fundamento normativo, a efecto de que en la designación de candidatos plurinominales le tocaran menos plurinominales a Morena, y con ello fortalecer a la oposición. Ello, pese a que las reglas fueron emitidas en pleno proceso electoral, cuando ya se habían registrado las coaliciones y las candidaturas.

En relación con la consulta popular para enjuiciar a los ex presidentes, el INE primero solicitó un presupuesto exorbitante como condición para no realizarla y después –para que no se dijera que incumplió con la ley– difundió la popular consulta de la peor forma posible: en vez de mantener la ubicación de las casillas, utilizó centros receptores de votos y cambio de ubicación; y lo mismo hizo con los domicilios de las casillas, lo que confundió a la potencial población votante. Hizo todo lo posible para desalentar la participación ciudadana.

El INE ya empezó a trabajar en su estrategia, un plan que acompañará a la oposición y a todas luces buscará orientar el proceso de revocación en contra del presidente y de esta transformación. Al igual que en la consulta popular, primero intentarán silenciar al presidente de la república cuatro meses antes de la consulta, para luego seguir con un ataque sistemático y orquestado en contra de la Cuarta Transformación, aliados con los medios de comunicación.

También van a solicitar cuantiosos recursos presupuestales (alguien ha dicho que más de 1000 millones de pesos) para –ahora sí– instalar todas las casillas y motivar la participación con el objetivo central de revocar el mandato que más de 30 millones de mexicanos le dimos al presidente en 2018. Su estrategia será que voten más ciudadanos que los que participaron en la consulta, para así vender la narrativa de que el compañero presidente ya no tiene legitimidad, sin importar el porcentaje de los ciudadanos que voten por la revocación de mandato.

Los legisladores de Morena buscaremos tener una ley objetiva, que elimine los posibles sesgos que quieran imponer a la democracia sus enemigos, confabulados en la oposición y el INE, en un difícil contexto que evidencia tan poca operación política para defendernos de esta avasallante estrategia.

Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta

La Cuarta Trasformación no ha cesado en su lucha por devolver el poder al pueblo, y que sea él quien decida los asuntos de la vida pública. Como nunca antes en la historia de un gobierno en México, se le ha consultado y se ha confiado en su sabiduría, desde la continuación o no del aeropuerto en Texcoco, pasando por la instalación de la empresa Constellation Brands de cerveza en Baja California, o más recientemente, el juicio a los ex presidentes. Hoy es una realidad en nuestro país la máxima de todo gobierno democrático: mandar obedeciendo.

El problema es que la oposición se muestra temerosa de este avance democrático y, en consecuencia, pretende hacer nulo el ejercicio plebiscitario de la revocación de mandato. En vez de acompañar un periodo extraordinario para debatir la legislación secundaria de la reforma al artículo 35 constitucional, prefieren que se lleve hasta la siguiente legislatura, con el evidente propósito de que la Ley Federal de Revocación no sea votada ni publicada antes del próximo 15 de septiembre, y con ello forzar a que el INE emita reglas para el ejercicio de la revocación.

Cuando se planteó la posibilidad de que la Comisión Permanente autorizara un periodo extraordinario para discutir una iniciativa sobre el tema, la oposición argumentó que no era posible hacerlo sin dictamen. Pero no hay más pretextos. Ya existe un dictamen de las comisiones unidas de Gobernación y de Estudios Legislativos de la Cámara de Senadores, respecto de la iniciativa de la Ley Federal de Revocación de Mandato, que además considera las propuestas presentadas por Morena, el PRI y el PAN.

Ante la falta de argumentos para este obstruccionismo parlamentario, la oposición ha dicho que no hay prisa, que debe legislarse con calma, porque su propósito real es que las reglas para el proceso de revocación de mandato sean elaboradas exclusivamente por el INE. Su intención es que este no autónomo organismo opere con una ventaja operativa en el proceso y así poder manipularlo, igual que lo han hecho con las reglas para la asignación de diputados plurinominales y la consulta popular.

En el caso de las reglas para la asignación de diputados plurinominales, se creó de manera impune una nueva figura, que no tiene ningún sustento jurídico o doctrinal, a la que denominaron “afiliación efectiva”. Con esa figura pretenden identificar a qué partido pertenecía cada candidato de mayoría relativa que hubiera ganado en una elección, a fin de que se computara para determinar cuántos diputados electos tendría cada partido –en relación con la votación obtenida–, y así asignar los diputados plurinominales con un sesgo que obviamente sólo desfavorece a nuestra coalición “Juntos hacemos historia”.

Con la “afiliación efectiva” desconocieron los acuerdos de los partidos políticos en las coaliciones, la voluntad del candidato y otros elementos que tienen fundamento normativo, a efecto de que en la designación de candidatos plurinominales le tocaran menos plurinominales a Morena, y con ello fortalecer a la oposición. Ello, pese a que las reglas fueron emitidas en pleno proceso electoral, cuando ya se habían registrado las coaliciones y las candidaturas.

En relación con la consulta popular para enjuiciar a los ex presidentes, el INE primero solicitó un presupuesto exorbitante como condición para no realizarla y después –para que no se dijera que incumplió con la ley– difundió la popular consulta de la peor forma posible: en vez de mantener la ubicación de las casillas, utilizó centros receptores de votos y cambio de ubicación; y lo mismo hizo con los domicilios de las casillas, lo que confundió a la potencial población votante. Hizo todo lo posible para desalentar la participación ciudadana.

El INE ya empezó a trabajar en su estrategia, un plan que acompañará a la oposición y a todas luces buscará orientar el proceso de revocación en contra del presidente y de esta transformación. Al igual que en la consulta popular, primero intentarán silenciar al presidente de la república cuatro meses antes de la consulta, para luego seguir con un ataque sistemático y orquestado en contra de la Cuarta Transformación, aliados con los medios de comunicación.

También van a solicitar cuantiosos recursos presupuestales (alguien ha dicho que más de 1000 millones de pesos) para –ahora sí– instalar todas las casillas y motivar la participación con el objetivo central de revocar el mandato que más de 30 millones de mexicanos le dimos al presidente en 2018. Su estrategia será que voten más ciudadanos que los que participaron en la consulta, para así vender la narrativa de que el compañero presidente ya no tiene legitimidad, sin importar el porcentaje de los ciudadanos que voten por la revocación de mandato.

Los legisladores de Morena buscaremos tener una ley objetiva, que elimine los posibles sesgos que quieran imponer a la democracia sus enemigos, confabulados en la oposición y el INE, en un difícil contexto que evidencia tan poca operación política para defendernos de esta avasallante estrategia.

Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta