/ sábado 18 de abril de 2020

Mayor determinación y responsabilidad

Como si fueran mundos diferentes y desconectados, pareciera que cada quien entiende a su manera, según necesidades y conciencia el momento de emergencia sanitaria en la que nos encontramos.

Sin duda, un mundo complejo: mientras que el personal de salud, en primera línea, viven jornadas largas y extenuantes salvando vidas y otras miles de personas consideradas esenciales asumen riesgos [nuestra gratitud], en su extremo, persona diagnosticado de Covid-19 salga a la calle por pizzas, se filme y vanaglorie, o cientos de familias que asistieron en Semana Santa a un mercado de pescados y mariscos.

Sin embargo, destaca, reconforta y tranquiliza que millones de familias, respeten los protocolos. Se insiste que para lograr la protección del tejido social a favor del bien común, familiar y personal reclama la acción y disciplina de cada uno de los que radicamos en México, especialmente en zonas de mayor densidad demográfica. También, las gratitudes a quienes cumplen los protocolos.

Sin duda que al cumplir con los lineamientos sanitarios y de restricción en la movilidad saldremos muchos más rápido de la emergencia, impediremos las saturación de centros de salud y serán menores las pérdidas humanas, económicas y sociales.

No es ocioso analizar la diversidad de la toma de decisiones con objetivos múltiples, en este contexto de desafíos sanitarios y cuarentena, en donde la mente del colectivo repasa y reflexiona temas personales, de familia, institucionales y de comunidad al darse cuenta de lo frágil de la existencia tanto individual como globalmente y de la interconexión de la humanidad.

a) Se sabe que una decisión surge de la valoración de alternativas posibles. De sus protocolos, destaca la definición y evaluación de los objetivos obligatorios y deseados vs las particularidades de cada una de las alternativas;

Las alternativas: ¿quedarse en casa o salir?, ¿solo, acompañado o con toda la familia?; para satisfacer una necesidad ¿emocional, económica, cognitiva, salud, otra? Privilegiemos las normas de grupo, son muy claras “es la conducta o comportamiento que se espera que observen los miembros de un grupo: “Quédate en casa” y “Sana Distancia”.

b) En redes sociales se ha publicado memes, reflexiones, investigaciones, diarios personales que narran sentimientos y emociones. Sin duda, un amplio “menú” en decisiones, escritos que quedarán para la posteridad, diferentes perspectivas o percepciones, realidades, deseos de proyectarlo en otros.

c) De las excepciones. Las personas consideradas en su ámbito laboral como “esenciales”, quienes están en la obtención del recurso financiero del día, en apoyo a sus mascotas, para retirar efectivo en bancos, adquirir alimentos, medicinas, etc. Un artículo en medios apoya la compresión “No estamos en el mismo barco”.

Concluyendo: Residimos en el tiempo y espacio justo que grabará las huellas en nuestra historia de vida de consecuencias positivas o negativas y sus oportunidades para: valorar la infinidad de sucesos que hemos vivido, que vivimos en estos días de la pandemia, y viviremos al cuidamos apropiadamente.

Después del Covid-19, sea el escenario que se presente, nuestra esencia como pueblo: historia, cultura, modos y costumbres, en fin, lo mejor de todos y cada uno nos ha de sacar adelante, salir mejores humanos, más unidos, fuertes y resilientes. Hay un proverbio que dice: “Si la vida te da limones, prepara limonadas”. Aprovechemos las oportunidades, la vida misma es una enorme oportunidad para poder salir adelante.


hazael.ruiz@hotmail.com


Como si fueran mundos diferentes y desconectados, pareciera que cada quien entiende a su manera, según necesidades y conciencia el momento de emergencia sanitaria en la que nos encontramos.

Sin duda, un mundo complejo: mientras que el personal de salud, en primera línea, viven jornadas largas y extenuantes salvando vidas y otras miles de personas consideradas esenciales asumen riesgos [nuestra gratitud], en su extremo, persona diagnosticado de Covid-19 salga a la calle por pizzas, se filme y vanaglorie, o cientos de familias que asistieron en Semana Santa a un mercado de pescados y mariscos.

Sin embargo, destaca, reconforta y tranquiliza que millones de familias, respeten los protocolos. Se insiste que para lograr la protección del tejido social a favor del bien común, familiar y personal reclama la acción y disciplina de cada uno de los que radicamos en México, especialmente en zonas de mayor densidad demográfica. También, las gratitudes a quienes cumplen los protocolos.

Sin duda que al cumplir con los lineamientos sanitarios y de restricción en la movilidad saldremos muchos más rápido de la emergencia, impediremos las saturación de centros de salud y serán menores las pérdidas humanas, económicas y sociales.

No es ocioso analizar la diversidad de la toma de decisiones con objetivos múltiples, en este contexto de desafíos sanitarios y cuarentena, en donde la mente del colectivo repasa y reflexiona temas personales, de familia, institucionales y de comunidad al darse cuenta de lo frágil de la existencia tanto individual como globalmente y de la interconexión de la humanidad.

a) Se sabe que una decisión surge de la valoración de alternativas posibles. De sus protocolos, destaca la definición y evaluación de los objetivos obligatorios y deseados vs las particularidades de cada una de las alternativas;

Las alternativas: ¿quedarse en casa o salir?, ¿solo, acompañado o con toda la familia?; para satisfacer una necesidad ¿emocional, económica, cognitiva, salud, otra? Privilegiemos las normas de grupo, son muy claras “es la conducta o comportamiento que se espera que observen los miembros de un grupo: “Quédate en casa” y “Sana Distancia”.

b) En redes sociales se ha publicado memes, reflexiones, investigaciones, diarios personales que narran sentimientos y emociones. Sin duda, un amplio “menú” en decisiones, escritos que quedarán para la posteridad, diferentes perspectivas o percepciones, realidades, deseos de proyectarlo en otros.

c) De las excepciones. Las personas consideradas en su ámbito laboral como “esenciales”, quienes están en la obtención del recurso financiero del día, en apoyo a sus mascotas, para retirar efectivo en bancos, adquirir alimentos, medicinas, etc. Un artículo en medios apoya la compresión “No estamos en el mismo barco”.

Concluyendo: Residimos en el tiempo y espacio justo que grabará las huellas en nuestra historia de vida de consecuencias positivas o negativas y sus oportunidades para: valorar la infinidad de sucesos que hemos vivido, que vivimos en estos días de la pandemia, y viviremos al cuidamos apropiadamente.

Después del Covid-19, sea el escenario que se presente, nuestra esencia como pueblo: historia, cultura, modos y costumbres, en fin, lo mejor de todos y cada uno nos ha de sacar adelante, salir mejores humanos, más unidos, fuertes y resilientes. Hay un proverbio que dice: “Si la vida te da limones, prepara limonadas”. Aprovechemos las oportunidades, la vida misma es una enorme oportunidad para poder salir adelante.


hazael.ruiz@hotmail.com


domingo 26 de julio de 2020

Oportunidades

domingo 28 de junio de 2020

Nuevos escenarios, nuevas reglas

domingo 14 de junio de 2020

Responsabilidad social siempre

domingo 31 de mayo de 2020

La salud social con buenas prácticas

sábado 16 de mayo de 2020

La nueva normalidad

sábado 02 de mayo de 2020

El regreso a la comunidad

sábado 18 de abril de 2020

Mayor determinación y responsabilidad

sábado 04 de abril de 2020

Cumplir protocolos, único camino

sábado 21 de marzo de 2020

Responsabilidad y disciplina social

sábado 07 de marzo de 2020

Seis grados de separación

Cargar Más