/ domingo 15 de mayo de 2022

México al revés

A decir de Andrés López, antes de él, se enfrentaba “la violencia con la violencia y el mal con el mal”; lo cierto es que morían menos mexicanos asesinados.

En el sexenio de Felipe Calderón -quien desató la guerra contra la delincuencia-, hubo 120 mil 463 asesinatos, cifra que ya ha sido rebasada en lo que va de esta administración; durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la cifra ascendió a 156 mil 437 asesinatos; aún le quedan 29 meses de gobierno a López...

Derivado de la persecución que sufrieron soldados a manos del crimen organizado –el domingo pasado, en Michoacán–, el prejidente arremetió contra sus adversarios “conservadores”: “Antes era distinto, eran constantes los enfrentamientos y perdían la vida los integrantes de bandas de delincuentes, también ciudadanos inocentes, y soldados, y marinos, y no le importaba a los de arriba, porque es muy fácil decir: ‘Hago valer la autoridad, no me va a temblar la mano’, todo eso que hacían, cuando estaba de por medio la vida de otros... Nosotros cambiamos y tanto la Secretaría de la Defensa, como la Secretaría de Marina y la Guardia Nacional, tienen formación para evitar los enfrentamientos y que se use más la inteligencia que la fuerza… Ésta es una política distinta. Por eso lo de ayer, que muchos celebraban de que era el mundo al revés, pues, para mí, fue una actitud responsable”.

El crimen organizado es responsable de la mayor parte de los 120 mil asesinatos cometidos en todo el país desde diciembre del 2018; sin embargo, López Obrador dice que hay que “cuidar” a las bandas criminales, porque también se integran con “seres humanos”: respuesta a las innumerables críticas que siguieron al repugnante episodio en Nueva Italia, Michoacán, luego de la huida de soldados perseguidos por sujetos armados presumiblemente del cártel Jalisco Nueva Generación -CJNG-: “Abrazos, no balazos”...

Sabemos que el Estado mexicano se encarga de proteger a los ciudadanos y a sus instituciones de los grupos criminales organizados quienes evidentemente vulneran el derecho a la paz, la convivencia y la prosperidad: lejos de ello, el Estado dice estar también para cuidar a los criminales y sus bandas, para combatirlos.

Para ello, no se trata de tener que recurrir a la violencia, pero lo que estamos viviendo es exactamente lo contrario: los criminales ejercen la violencia contra los ciudadanos a su libre albedrío, llegando a la cifra más alta de la historia, las masacres que se suceden cotidianamente “cuidado a las bandas criminales” en un sinsentido, con el altísimo costo para la sociedad.

Es evidente lo envalentonado del crimen organizado, conscientes de que las Fuerzas Armadas y la policía tienen prohibido responder las agresiones, al grado de animarse a grabar y subir a las redes sociales el video que han visto millones de mexicanos, a sabiendas de que no les pasará nada.

¿Qué pensarán los familiares de las víctimas respecto a que hay que cuidar a los criminales; los que sufren de extorsión; los desplazados por la violencia; los que son arrebatados de mujeres e hijos por la fuerza? Y, ¿qué hay de nosotros? de la sociedad cada día más contrariada, apabullada y, rogando a Dios no sufrir lo que cada día se contempla más cercano…

La mayoría de los mexicanos piensan que el gobierno de López Obrador ha fallado en seguridad. Lo dicen hasta las encuestas que mantienen en la cúspide de su popularidad.

gamogui@hotmail.com


A decir de Andrés López, antes de él, se enfrentaba “la violencia con la violencia y el mal con el mal”; lo cierto es que morían menos mexicanos asesinados.

En el sexenio de Felipe Calderón -quien desató la guerra contra la delincuencia-, hubo 120 mil 463 asesinatos, cifra que ya ha sido rebasada en lo que va de esta administración; durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la cifra ascendió a 156 mil 437 asesinatos; aún le quedan 29 meses de gobierno a López...

Derivado de la persecución que sufrieron soldados a manos del crimen organizado –el domingo pasado, en Michoacán–, el prejidente arremetió contra sus adversarios “conservadores”: “Antes era distinto, eran constantes los enfrentamientos y perdían la vida los integrantes de bandas de delincuentes, también ciudadanos inocentes, y soldados, y marinos, y no le importaba a los de arriba, porque es muy fácil decir: ‘Hago valer la autoridad, no me va a temblar la mano’, todo eso que hacían, cuando estaba de por medio la vida de otros... Nosotros cambiamos y tanto la Secretaría de la Defensa, como la Secretaría de Marina y la Guardia Nacional, tienen formación para evitar los enfrentamientos y que se use más la inteligencia que la fuerza… Ésta es una política distinta. Por eso lo de ayer, que muchos celebraban de que era el mundo al revés, pues, para mí, fue una actitud responsable”.

El crimen organizado es responsable de la mayor parte de los 120 mil asesinatos cometidos en todo el país desde diciembre del 2018; sin embargo, López Obrador dice que hay que “cuidar” a las bandas criminales, porque también se integran con “seres humanos”: respuesta a las innumerables críticas que siguieron al repugnante episodio en Nueva Italia, Michoacán, luego de la huida de soldados perseguidos por sujetos armados presumiblemente del cártel Jalisco Nueva Generación -CJNG-: “Abrazos, no balazos”...

Sabemos que el Estado mexicano se encarga de proteger a los ciudadanos y a sus instituciones de los grupos criminales organizados quienes evidentemente vulneran el derecho a la paz, la convivencia y la prosperidad: lejos de ello, el Estado dice estar también para cuidar a los criminales y sus bandas, para combatirlos.

Para ello, no se trata de tener que recurrir a la violencia, pero lo que estamos viviendo es exactamente lo contrario: los criminales ejercen la violencia contra los ciudadanos a su libre albedrío, llegando a la cifra más alta de la historia, las masacres que se suceden cotidianamente “cuidado a las bandas criminales” en un sinsentido, con el altísimo costo para la sociedad.

Es evidente lo envalentonado del crimen organizado, conscientes de que las Fuerzas Armadas y la policía tienen prohibido responder las agresiones, al grado de animarse a grabar y subir a las redes sociales el video que han visto millones de mexicanos, a sabiendas de que no les pasará nada.

¿Qué pensarán los familiares de las víctimas respecto a que hay que cuidar a los criminales; los que sufren de extorsión; los desplazados por la violencia; los que son arrebatados de mujeres e hijos por la fuerza? Y, ¿qué hay de nosotros? de la sociedad cada día más contrariada, apabullada y, rogando a Dios no sufrir lo que cada día se contempla más cercano…

La mayoría de los mexicanos piensan que el gobierno de López Obrador ha fallado en seguridad. Lo dicen hasta las encuestas que mantienen en la cúspide de su popularidad.

gamogui@hotmail.com