/ jueves 27 de mayo de 2021

Mi voto

La nación cuya existencia depende de un solo hombre, no puede tener vida duradera.

Simon Bolivar.


El próximo 6 de junio se efectuará en México un proceso electoral, donde, potencialmente, participarán alrededor de 90 millones de ciudadanos. Se elegirán gobernadores, funcionarios municipales, diputados locales y federales. El contexto que rodea a estos singulares comicios presenta varias asignaturas pendientes y algunas de ellas explosivas y volátiles.


Ahora bien, el masivo triunfo de López Obrador en 2018 tuvo como detonantes e impulsores la ineptitud y abuso de los gobiernos inmediatamente anteriores. Millones de personas votaron por el tabasqueño con la expectativa de cambios en todos los renglones de la vida pública. Hoy, a casi la mitad del sexenio del morenismo, los resultados son un desastre. Los discursos efectistas de AMLO en torno a dos temas torales, a saber, seguridad y economía, tienen saldos negativos.


Sus lemas en torno a la seguridad son de párvulos, cercanas a la ignorancia y a la estupidez. El narcotráfico y los grupos delictivos viven sin problemas. Se han expandido y multiplicado. Siguen siendo dueños de regiones, mercancías y negocios. La militarización impulsada y apoyada por todos los partidos, es un atentado a la seguridad pública y violatoria de dispositivos internacionales. Las fuerzas castrenses y su filial, la Guardia Nacional, se dedican a todo menos a mantener a raya a la delincuencia organizada.


En la economía las cosas no están mejor. Desde que llegó AMLO a Palacio Nacional el decrecimiento es el signo distintivo. Sus bravatas iniciales de un guajiro incremento del PIB estallaron en mil pedazos. Y por si fuera poco, en este sombrío panorama, el manejo torpe y errático de la pandemia cierran perfectamente el círculo de un gobierno improvisado, cínico y con posiciones de derecha y monacales. Nada que ver siquiera con una izquierda progresista. Llegó al poder un personaje, que, contrario a sus discursos de candidato, es autoritario, fundamentalista e impositivo.


Epílogo. No tengo partido y no me simpatiza ninguno, es más, a algunos los he enfrentado en la calle. No veo en el bloque opositor liderazgo ni perfiles para dar batallas fuera de las curules. Su agrupamiento carece de cemento ideológico y capacidad para resistir los embates del oficialismo, pero no puedo desperdiciar mi voto. Ya sé por quién no apoyaré. Ningún sufragio al partido hegemónico ni a sus sucursales viejas y nuevas. Se requieren 167 diputados federales para evitar que AMLO pueda seguir atropellando a la constitución y le baje a su soberbia cotidiana. Aportaré mi voto para que eso suceda. Ojalá se logre este propósito.


pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz


La nación cuya existencia depende de un solo hombre, no puede tener vida duradera.

Simon Bolivar.


El próximo 6 de junio se efectuará en México un proceso electoral, donde, potencialmente, participarán alrededor de 90 millones de ciudadanos. Se elegirán gobernadores, funcionarios municipales, diputados locales y federales. El contexto que rodea a estos singulares comicios presenta varias asignaturas pendientes y algunas de ellas explosivas y volátiles.


Ahora bien, el masivo triunfo de López Obrador en 2018 tuvo como detonantes e impulsores la ineptitud y abuso de los gobiernos inmediatamente anteriores. Millones de personas votaron por el tabasqueño con la expectativa de cambios en todos los renglones de la vida pública. Hoy, a casi la mitad del sexenio del morenismo, los resultados son un desastre. Los discursos efectistas de AMLO en torno a dos temas torales, a saber, seguridad y economía, tienen saldos negativos.


Sus lemas en torno a la seguridad son de párvulos, cercanas a la ignorancia y a la estupidez. El narcotráfico y los grupos delictivos viven sin problemas. Se han expandido y multiplicado. Siguen siendo dueños de regiones, mercancías y negocios. La militarización impulsada y apoyada por todos los partidos, es un atentado a la seguridad pública y violatoria de dispositivos internacionales. Las fuerzas castrenses y su filial, la Guardia Nacional, se dedican a todo menos a mantener a raya a la delincuencia organizada.


En la economía las cosas no están mejor. Desde que llegó AMLO a Palacio Nacional el decrecimiento es el signo distintivo. Sus bravatas iniciales de un guajiro incremento del PIB estallaron en mil pedazos. Y por si fuera poco, en este sombrío panorama, el manejo torpe y errático de la pandemia cierran perfectamente el círculo de un gobierno improvisado, cínico y con posiciones de derecha y monacales. Nada que ver siquiera con una izquierda progresista. Llegó al poder un personaje, que, contrario a sus discursos de candidato, es autoritario, fundamentalista e impositivo.


Epílogo. No tengo partido y no me simpatiza ninguno, es más, a algunos los he enfrentado en la calle. No veo en el bloque opositor liderazgo ni perfiles para dar batallas fuera de las curules. Su agrupamiento carece de cemento ideológico y capacidad para resistir los embates del oficialismo, pero no puedo desperdiciar mi voto. Ya sé por quién no apoyaré. Ningún sufragio al partido hegemónico ni a sus sucursales viejas y nuevas. Se requieren 167 diputados federales para evitar que AMLO pueda seguir atropellando a la constitución y le baje a su soberbia cotidiana. Aportaré mi voto para que eso suceda. Ojalá se logre este propósito.


pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz


ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 17 de junio de 2021

Otro golpe militar

Pedro Peñaloza

jueves 10 de junio de 2021

Amarga victoria

Pedro Peñaloza

jueves 03 de junio de 2021

No al autoritarismo

Pedro Peñaloza

jueves 27 de mayo de 2021

Mi voto

Pedro Peñaloza

jueves 29 de abril de 2021

Los tres tiros

Pedro Peñaloza

jueves 22 de abril de 2021

El guardaespaldas

Pedro Peñaloza

Cargar Más