/ viernes 21 de agosto de 2020

Morena en contra de los capitalinos

Desde hace algunos años en las redes sociales surgió el fenómeno de la “cancelación” que básicamente implica ignorar, hacer como que no existe o eliminar a una figura pública o algún tipo de contenido por considerar que es inapropiado, irrelevante, o violento.

Existen muchas personas a favor de este movimiento pues consideran que visibilizan ciertas problemáticas, otras están en contra porque simplemente creen que el ir por la vida actuando como si ciertas cosas no existieran no soluciona los problemas de raíz.

Parece ser que la cultura de la cancelación ha llegado al Congreso de la Ciudad de México, pues desde hace meses varias Diputadas y Diputados de distintos grupos parlamentarios de oposición hemos tratado de poner sobre la mesa propuestas para abonar a la reactivación económica, fortalecer al sector salud, exigir transparencia en la aplicación de los recursos y en resumen aminorar las consecuencias negativas de la pandemia por COVID 19.

¿Qué ha sucedido? En el momento en que intentamos abrir estos temas a la discusión pública el Grupo Parlamentario de MORENA y sus aliados nos cancelan, se niegan a entrarle al debate, optan por decir que las propuestas no son urgentes y las envían a Comisión para mayor análisis, o mejor dicho, para que se guarden en la congeladora parlamentaria.

Lo cierto es que los legisladores de la mayoría no quieren asumir la responsabilidad política que implica pronunciarse a favor o en contra de un tema, y es que como se dice coloquialmente “están en camisa de once varas” pues en algunos casos, votar a favor de las propuestas que benefician a la ciudadanía, implica cuestionar las decisiones que se toman desde las oficinas de Gobierno Central.

Y es que parece ser que vivimos dos realidades, la de MORENA que piensa que la atención a la los temas de la pandemia ha sido perfecta y por lo tanto incuestionable, mientras que por el otro lado tenemos la realidad que enfrentan diariamente las y los capitalinos, que es diametralmente distinta.

Ante tal situación a finales de julio remití un oficio a la Junta de Coordinación Política del Congreso solicitando emitiera un acuerdo tendiente a generar conciencia en las Diputadas y Diputados respecto de la necesidad de que todos los asuntos que tengan que ver con la emergencia sanitaria o reactivación económica se discutieran en ese momento, de cara a la ciudadanía, sin importar si se vota a favor o en contra, pero siempre abriendo el debate; también pedí que las Comisiones tomaran en consideración esta situación y dictaminaran los asuntos con la mayor celeridad posible.

El día lunes mi solicitud fue sometida a consideración de la JUCOPO, sin embargo, tuvo la misma suerte que todos los asuntos anteriores, es más se pidió que se bajara o MORENA lo votaría en contra y precisamente eso fue lo que sucedió, acompañado de sus partidos satélite el grupo mayoritario desechó la propuesta.

Entre otras cosas, se dijo que mi solicitud es innecesaria porque ya sólo quedan dos semanas de trabajos en la Comisión Permanente y por lo tanto no vale la pena, en un intento desesperado por justificar su negativa, argumentaron que la JUCOPO se estaría extralimitando por hacer una simple recomendación a los legisladores, y finalmente se expresó que la propuesta atenta contra la libertad parlamentaria, yo me pregunto, ¿Ahora se le llama libertad parlamentaria al voto por consigna?

Desde hace algunos años en las redes sociales surgió el fenómeno de la “cancelación” que básicamente implica ignorar, hacer como que no existe o eliminar a una figura pública o algún tipo de contenido por considerar que es inapropiado, irrelevante, o violento.

Existen muchas personas a favor de este movimiento pues consideran que visibilizan ciertas problemáticas, otras están en contra porque simplemente creen que el ir por la vida actuando como si ciertas cosas no existieran no soluciona los problemas de raíz.

Parece ser que la cultura de la cancelación ha llegado al Congreso de la Ciudad de México, pues desde hace meses varias Diputadas y Diputados de distintos grupos parlamentarios de oposición hemos tratado de poner sobre la mesa propuestas para abonar a la reactivación económica, fortalecer al sector salud, exigir transparencia en la aplicación de los recursos y en resumen aminorar las consecuencias negativas de la pandemia por COVID 19.

¿Qué ha sucedido? En el momento en que intentamos abrir estos temas a la discusión pública el Grupo Parlamentario de MORENA y sus aliados nos cancelan, se niegan a entrarle al debate, optan por decir que las propuestas no son urgentes y las envían a Comisión para mayor análisis, o mejor dicho, para que se guarden en la congeladora parlamentaria.

Lo cierto es que los legisladores de la mayoría no quieren asumir la responsabilidad política que implica pronunciarse a favor o en contra de un tema, y es que como se dice coloquialmente “están en camisa de once varas” pues en algunos casos, votar a favor de las propuestas que benefician a la ciudadanía, implica cuestionar las decisiones que se toman desde las oficinas de Gobierno Central.

Y es que parece ser que vivimos dos realidades, la de MORENA que piensa que la atención a la los temas de la pandemia ha sido perfecta y por lo tanto incuestionable, mientras que por el otro lado tenemos la realidad que enfrentan diariamente las y los capitalinos, que es diametralmente distinta.

Ante tal situación a finales de julio remití un oficio a la Junta de Coordinación Política del Congreso solicitando emitiera un acuerdo tendiente a generar conciencia en las Diputadas y Diputados respecto de la necesidad de que todos los asuntos que tengan que ver con la emergencia sanitaria o reactivación económica se discutieran en ese momento, de cara a la ciudadanía, sin importar si se vota a favor o en contra, pero siempre abriendo el debate; también pedí que las Comisiones tomaran en consideración esta situación y dictaminaran los asuntos con la mayor celeridad posible.

El día lunes mi solicitud fue sometida a consideración de la JUCOPO, sin embargo, tuvo la misma suerte que todos los asuntos anteriores, es más se pidió que se bajara o MORENA lo votaría en contra y precisamente eso fue lo que sucedió, acompañado de sus partidos satélite el grupo mayoritario desechó la propuesta.

Entre otras cosas, se dijo que mi solicitud es innecesaria porque ya sólo quedan dos semanas de trabajos en la Comisión Permanente y por lo tanto no vale la pena, en un intento desesperado por justificar su negativa, argumentaron que la JUCOPO se estaría extralimitando por hacer una simple recomendación a los legisladores, y finalmente se expresó que la propuesta atenta contra la libertad parlamentaria, yo me pregunto, ¿Ahora se le llama libertad parlamentaria al voto por consigna?

ÚLTIMASCOLUMNAS