/ lunes 5 de julio de 2021

Narrativa canalla

Ante la falta de argumentos e ideología, la oposición se ha vuelto experta en difundir mentiras, en construir narrativas canallas y elaborar discursos de odio basados en falsedades. El único camino de unificación que ha hallado el Frankenstein político llamado “PRIANPRD” ha sido el de la trampa y la mentira.

En la anterior sesión de la Comisión Permanente, los legisladores de esa fracasada oposición siguieron arguyendo con insistencia que a Morena no le interesan los niños con cáncer, bajo la creencia de que continúan manipulando al pueblo con sucias e impertinentes mentiras. Lo que en realidad propusimos fue que en la próxima sesión se dedicara el tiempo necesario a debatir un tema tan sensible y complejo no sólo para quienes están directamente involucrados en el problema, sino para toda la sociedad. Los ciudadanos rechazamos el uso político de tan delicado tema, que no debe seguirse contaminando con las mentiras de la oposición.

El pretexto que usó la oposición maniquea fue el invento de que el Dr. Hugo López Gatell estaba en contra de los niños con cáncer, cuando lo dicho en la entrevista televisiva por el Dr. Gatell fue una clara explicación de cómo la oposición abandera casos muy sensibles para la sociedad y los convierte en una narrativa mentirosa para sus fines golpistas; mientras los medios de comunicación que utilizan las mentiras contra este régimen de transformación creen que pueden seguir engañando a la ciudadanía.

Lamentable, pero la salud se ha convertido en rehén de las mentiras y el cinismo de la estrategia opositora. Pensémoslo bien: ¿Quiénes deberían pagar con cárcel las cuentas de un sistema de salud abandonado y atestado de corrupción y dificultades? Esa oposición es la única RESPONSABLE de la terrible situación en que dejaron la salud de todos los mexicanos.

Este gobierno lleva dos años intentando sacar al país de los escombros en que lo dejó el PRIAN en materia de salud pública. ¿Cómo olvidar los 326 hospitales inconclusos que dejó la administración de Peña Nieto, verdaderos monumentos a la corrupción que costaron una fortuna? Muchas de las obras están tan mal hechas, que no habrá forma de rescatarlas.

Desde las administraciones panistas se ideó el proyecto del “Seguro Popular” para el saqueo de recursos públicos, en un esquema donde la salud de todos los mexicanos fue utilizada como negocio por parte de algunos políticos corruptos. El sello con el que la oposición gobernó este país. Fueron ellos quienes permitieron verdaderos oligopolios en la venta y distribución de medicamentos, lo que hasta ahora sigue siendo la principal causa de los problemas y parte de la terrible herencia del prianato de la corrupción. ¿Cómo explicar que sólo tres empresas vendieron casi 70% de los medicamentos durante el sexenio de Peña Nieto?

Sobre los medicamentos para niños con cáncer, es necesario recordarles que los primeros causantes de este delicado asunto fueron las farmacéuticas que tanto defienden, y el ejemplo más representativo es el de Laboratorios PISA. Cuando la COFEPRIS determinó que una planta no cumplían a cabalidad con las regulaciones sanitarias los laboratorios decidieron cerrar todas las plantas, a manera de presión, además PISA se negó a entregar los 36 mil frascos de metotrexato, principal fármaco que se utiliza para tratamientos oncológicos.

Ante la negativa de PISA para seguir produciendo y distribuyendo tan importantes medicamentos, el gobierno actual tuvo que conseguir ésta y otras medicinas en el ámbito internacional, con el consecuente desfase en su entrega a los hospitales. La situación provocada por las farmacéuticas (algunas propiedad de políticos del PRI y del PAN) suscitó buena parte del problema, porque la oposición carroñera, con su cómplice silencio, defendió a sus amigos empresarios y empezó la falsa narrativa en contra del gobierno.

Si algo le preocupa –y ocupa– a la Cuarta Transformación, es la salud de todos los mexicanos. Por ello se creó el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), con el objetivo de cubrir todas las enfermedades y proveer todos los medicamentos, cuyas compras consolidadas hoy permiten garantizar, en primer lugar, la calidad de los mismos, pero también cuidar los recursos públicos que son del pueblo.

Gracias a la firma de un convenio con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), se han logrado convenios con más de cien proveedores de medicamentos, y no sólo los diez del sexenio pasado.

La voluntad total se ha puesto en atender a cabalidad las necesidades de los niños con cáncer. Trabajamos en acciones del gobierno en favor de la salud de todos los mexicanos. Esta es la verdad, lo demás es una narrativa canalla de la oposición convertida en el Frankenstein de la política nacional.

Diputada Federal

Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta

Ante la falta de argumentos e ideología, la oposición se ha vuelto experta en difundir mentiras, en construir narrativas canallas y elaborar discursos de odio basados en falsedades. El único camino de unificación que ha hallado el Frankenstein político llamado “PRIANPRD” ha sido el de la trampa y la mentira.

En la anterior sesión de la Comisión Permanente, los legisladores de esa fracasada oposición siguieron arguyendo con insistencia que a Morena no le interesan los niños con cáncer, bajo la creencia de que continúan manipulando al pueblo con sucias e impertinentes mentiras. Lo que en realidad propusimos fue que en la próxima sesión se dedicara el tiempo necesario a debatir un tema tan sensible y complejo no sólo para quienes están directamente involucrados en el problema, sino para toda la sociedad. Los ciudadanos rechazamos el uso político de tan delicado tema, que no debe seguirse contaminando con las mentiras de la oposición.

El pretexto que usó la oposición maniquea fue el invento de que el Dr. Hugo López Gatell estaba en contra de los niños con cáncer, cuando lo dicho en la entrevista televisiva por el Dr. Gatell fue una clara explicación de cómo la oposición abandera casos muy sensibles para la sociedad y los convierte en una narrativa mentirosa para sus fines golpistas; mientras los medios de comunicación que utilizan las mentiras contra este régimen de transformación creen que pueden seguir engañando a la ciudadanía.

Lamentable, pero la salud se ha convertido en rehén de las mentiras y el cinismo de la estrategia opositora. Pensémoslo bien: ¿Quiénes deberían pagar con cárcel las cuentas de un sistema de salud abandonado y atestado de corrupción y dificultades? Esa oposición es la única RESPONSABLE de la terrible situación en que dejaron la salud de todos los mexicanos.

Este gobierno lleva dos años intentando sacar al país de los escombros en que lo dejó el PRIAN en materia de salud pública. ¿Cómo olvidar los 326 hospitales inconclusos que dejó la administración de Peña Nieto, verdaderos monumentos a la corrupción que costaron una fortuna? Muchas de las obras están tan mal hechas, que no habrá forma de rescatarlas.

Desde las administraciones panistas se ideó el proyecto del “Seguro Popular” para el saqueo de recursos públicos, en un esquema donde la salud de todos los mexicanos fue utilizada como negocio por parte de algunos políticos corruptos. El sello con el que la oposición gobernó este país. Fueron ellos quienes permitieron verdaderos oligopolios en la venta y distribución de medicamentos, lo que hasta ahora sigue siendo la principal causa de los problemas y parte de la terrible herencia del prianato de la corrupción. ¿Cómo explicar que sólo tres empresas vendieron casi 70% de los medicamentos durante el sexenio de Peña Nieto?

Sobre los medicamentos para niños con cáncer, es necesario recordarles que los primeros causantes de este delicado asunto fueron las farmacéuticas que tanto defienden, y el ejemplo más representativo es el de Laboratorios PISA. Cuando la COFEPRIS determinó que una planta no cumplían a cabalidad con las regulaciones sanitarias los laboratorios decidieron cerrar todas las plantas, a manera de presión, además PISA se negó a entregar los 36 mil frascos de metotrexato, principal fármaco que se utiliza para tratamientos oncológicos.

Ante la negativa de PISA para seguir produciendo y distribuyendo tan importantes medicamentos, el gobierno actual tuvo que conseguir ésta y otras medicinas en el ámbito internacional, con el consecuente desfase en su entrega a los hospitales. La situación provocada por las farmacéuticas (algunas propiedad de políticos del PRI y del PAN) suscitó buena parte del problema, porque la oposición carroñera, con su cómplice silencio, defendió a sus amigos empresarios y empezó la falsa narrativa en contra del gobierno.

Si algo le preocupa –y ocupa– a la Cuarta Transformación, es la salud de todos los mexicanos. Por ello se creó el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), con el objetivo de cubrir todas las enfermedades y proveer todos los medicamentos, cuyas compras consolidadas hoy permiten garantizar, en primer lugar, la calidad de los mismos, pero también cuidar los recursos públicos que son del pueblo.

Gracias a la firma de un convenio con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), se han logrado convenios con más de cien proveedores de medicamentos, y no sólo los diez del sexenio pasado.

La voluntad total se ha puesto en atender a cabalidad las necesidades de los niños con cáncer. Trabajamos en acciones del gobierno en favor de la salud de todos los mexicanos. Esta es la verdad, lo demás es una narrativa canalla de la oposición convertida en el Frankenstein de la política nacional.

Diputada Federal

Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta