/ martes 8 de diciembre de 2020

Nos mueven las causas

Por Royfid Torres González *

La mía, es una generación que creció creyendo que la diferencia era posible. El orgullo, que año con año celebramos en la Ciudad de México, es genuino. Desde esta Ciudad hemos dado la batalla por los derechos de todes, logramos antes que nadie en el país, la conquista del matrimonio igualitario, el derecho a la identidad de género por vía administrativa; tradujimos en política pública la atención a la población con VIH, la implementación de marcos de actuación y protocolos especializados en personas LGBTTTI+, llevándolos incluso a nuestro texto constitucional.

No podemos pasar por alto que todas esas batallas, que hicimos propias, fueron iniciadas por exigencias de la sociedad. Todas y cada una de las conquistas que hoy nos enorgullecen son el resultado de la lucha incansable de les chilangues. Sin embargo, la tarea no está acabada. Estamos obligados a continuar con ese esfuerzo; a trabajar por ampliar la base de derechos, en un contexto en el que la violencia en contra de la diversidad es cada vez más evidente, en el que el estigma y la ignorancia lesionan las libertades y en el que se reprimen las causas diferentes.

Nuestra ciudad, que lleva tanto camino recorrido hacia el progreso, hoy no puede conformarse con el “así ya estamos bien”. Vivimos en un lugar en el que grandes cambios pueden suceder porque está en nosotros que sucedan. Somos las y los ciudadanos quienes tenemos que mantenernos firmes para que las deudas sociales terminen de saldarse.


Por eso, el pasado lunes en Movimiento Ciudadano instalamos el Comité de diversidad de la Ciudad de México, el cual busca ser un espacio para la pluralidad, la reflexión, el intercambio de ideas y sobretodo, la acción. Queremos construir una agenda que llegue a las calles, al Congreso y al gobierno para que nuestra ciudad no pierda el rumbo que tanto nos enorgullece.

Este Comité y sus integrantes tienen que ser el motor de las causa de la diversidad. Tienen que ser la plataforma de proyección de las necesidades de la comunidad, la fuente de inspiración, conocimiento, sensibilización y educación, para que generaciones actuales y futuras continúen honrando el compromiso de hacer de la Ciudada de México, la ciudad de los derechos.

Nos enorgullece que este comité lo encabece David Santiago, un chilango en toda la expansión de la palabra, entregado a Iztapalapa y a sus vecinos. Nos entusiasma que lo acompañen Thalía Rojano, Diana López, Elián Yáñez, Laura Paris y Mariana Cruz, activistas que han convertido sus causas en su forma de vida. Con elles, estamos seguros que nuestra agenda será amplia y profunda y que serán la garantía para defenderla y hacerla realidad por el bien de nuestra ciudad.

Creo que una Ciudad de México más incluyente y vanguardista es posible. La política debe tratarse cada vez menos de políticos y más de causas. Tenemos que recuperar el rumbo de la ciudad hacia la libertad, la igualdad y la no discriminación.

* Coordinador de Movimiento Ciudadano en la Ciudad de México

Por Royfid Torres González *

La mía, es una generación que creció creyendo que la diferencia era posible. El orgullo, que año con año celebramos en la Ciudad de México, es genuino. Desde esta Ciudad hemos dado la batalla por los derechos de todes, logramos antes que nadie en el país, la conquista del matrimonio igualitario, el derecho a la identidad de género por vía administrativa; tradujimos en política pública la atención a la población con VIH, la implementación de marcos de actuación y protocolos especializados en personas LGBTTTI+, llevándolos incluso a nuestro texto constitucional.

No podemos pasar por alto que todas esas batallas, que hicimos propias, fueron iniciadas por exigencias de la sociedad. Todas y cada una de las conquistas que hoy nos enorgullecen son el resultado de la lucha incansable de les chilangues. Sin embargo, la tarea no está acabada. Estamos obligados a continuar con ese esfuerzo; a trabajar por ampliar la base de derechos, en un contexto en el que la violencia en contra de la diversidad es cada vez más evidente, en el que el estigma y la ignorancia lesionan las libertades y en el que se reprimen las causas diferentes.

Nuestra ciudad, que lleva tanto camino recorrido hacia el progreso, hoy no puede conformarse con el “así ya estamos bien”. Vivimos en un lugar en el que grandes cambios pueden suceder porque está en nosotros que sucedan. Somos las y los ciudadanos quienes tenemos que mantenernos firmes para que las deudas sociales terminen de saldarse.


Por eso, el pasado lunes en Movimiento Ciudadano instalamos el Comité de diversidad de la Ciudad de México, el cual busca ser un espacio para la pluralidad, la reflexión, el intercambio de ideas y sobretodo, la acción. Queremos construir una agenda que llegue a las calles, al Congreso y al gobierno para que nuestra ciudad no pierda el rumbo que tanto nos enorgullece.

Este Comité y sus integrantes tienen que ser el motor de las causa de la diversidad. Tienen que ser la plataforma de proyección de las necesidades de la comunidad, la fuente de inspiración, conocimiento, sensibilización y educación, para que generaciones actuales y futuras continúen honrando el compromiso de hacer de la Ciudada de México, la ciudad de los derechos.

Nos enorgullece que este comité lo encabece David Santiago, un chilango en toda la expansión de la palabra, entregado a Iztapalapa y a sus vecinos. Nos entusiasma que lo acompañen Thalía Rojano, Diana López, Elián Yáñez, Laura Paris y Mariana Cruz, activistas que han convertido sus causas en su forma de vida. Con elles, estamos seguros que nuestra agenda será amplia y profunda y que serán la garantía para defenderla y hacerla realidad por el bien de nuestra ciudad.

Creo que una Ciudad de México más incluyente y vanguardista es posible. La política debe tratarse cada vez menos de políticos y más de causas. Tenemos que recuperar el rumbo de la ciudad hacia la libertad, la igualdad y la no discriminación.

* Coordinador de Movimiento Ciudadano en la Ciudad de México

ÚLTIMASCOLUMNAS