/ lunes 25 de enero de 2021

Nuevas relaciones México-EU

La oposición no cesa en su intento de buscar sucesos para practicar su deporte favorito: predecir un futuro sombrío y lleno de desgracias, todo porque –dicen– no se les hace caso de cómo hacer las cosas, y ellos sí saben. Parecen olvidar que durante más de 80 años de gobierno, entre PRI y PAN dejaron un país deshecho y saqueado.

De la relación del Presidente López Obrador con Trump, pensaron que sería desastrosa y de sometimiento, tal como sucedió con Peña Nieto; sin embargo, los hechos demostraron algo totalmente distinto, y al final de su mandato Trump sólo tuvo palabras de cortesía y de respeto bien ganado hacia nuestro Presidente.

Desde el inicio de la jornada electoral en Estados Unidos, los voceros de la oposición se ocuparon de hacer negros pronósticos sobre la relación con nuestro vecino del norte; y luego dijeron que con la llegada de Joe Biden cambiaría la relación con nuestro mayor socio comercial, como si eso no fuera evidente en el país que inventó el presidencialismo. Es claro que tanto local como internacionalmente, la fallida y conservadora oposición mexicana predijo lo peor, pero como siempre, se equivoca.

Primero se rasgaron las vestiduras porque el Presidente López Obrador no fue de los primeros en felicitar a Joe Biden, cuando las autoridades electorales aún no habían declarado al ganador de manera formal; después, porque no fue a la toma de protesta o porque no buscó comunicación inmediata. Críticas, todas ellas, que revelan el profundo servilismo de la oposición.

El Presidente López Obrador y la Cancillería mexicana han sido respetuosos de los procesos internos de todas las naciones, sin prisas ni presiones. El viernes pasado el Presidente de México fue el segundo mandatario en establecer comunicación con el Presidente Joe Biden, en un tono cordial y amable, tocando temas de interés común como la migración, en donde Estados Unidos cambia su visión y la de México permanece inalterada. Nuestra postura sigue siendo a favor de una migración ordenada y segura, con pleno respeto a los derechos humanos de todas las personas.

Los cambios de la política nacional e internacional en y con Estados Unidos ya son evidentes para muchas naciones. Muestra de ello son los 17 decretos emitidos por el Presidente Biden, tres de los cuales se refieren a temas que es importante destacar.

El primero, la decisión de regresar al Acuerdo de París y expresar su voluntad de obtener estándares más altos respecto de las medidas contra el cambio climático, de lo cual nos congratulamos, por supuesto; y, al mismo tiempo, la decisión de cancelar los trabajos del oleoducto para importar petróleo desde Canadá.

Esto deja perfectamente claro que la lucha por las energías verdes y la autonomía energética no discrepa del cumplimiento de la ley y, sobre todo, de la defensa de los intereses nacionales, como lo ha hecho y reiterado el Presidente López Obrador.

Sabemos que, por ahora, el gobierno aprueba la generación de energía limpia, pero de ningún modo coincidimos en que los contratos a modo, con tarifas de transmisión subsidiadas y mediante el otorgamiento de permisos de forma desordenada, sean acciones que debamos aceptar.

A lo que nos oponemos, de manera categórica, es al uso del tema de las energías verdes para obtener ganancias de forma ilegítima, en perjuicio de todos los mexicanos. No obstante, como lo ha expresado nuestra secretaria de Energía, México cumplirá con el Acuerdo de París. Ni duda cabe.

El segundo tema representativo es el de la inmigración. Biden detuvo la construcción del muro y la deportación de inmigrantes; se avanzará en la ciudadanización de los llamados “dreamers”, así como en la inclusión de todas las personas en el censo. Son pasos relevantes, que tendrán repercusión en la caravana que avanza desde Centroamérica para cruzar por nuestro país.

Respecto de la pandemia, se busca conjuntar esfuerzos para que sus efectos sean menos drásticos en la calidad de vida de las personas y en las economías.

Creemos firmemente en que surgirán nuevas formas de relacionarnos, pero siempre con pleno respeto a la soberanía y a la libre determinación de los pueblos. Por fin, el mandato también se está cumpliendo en materia internacional.

Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta

La oposición no cesa en su intento de buscar sucesos para practicar su deporte favorito: predecir un futuro sombrío y lleno de desgracias, todo porque –dicen– no se les hace caso de cómo hacer las cosas, y ellos sí saben. Parecen olvidar que durante más de 80 años de gobierno, entre PRI y PAN dejaron un país deshecho y saqueado.

De la relación del Presidente López Obrador con Trump, pensaron que sería desastrosa y de sometimiento, tal como sucedió con Peña Nieto; sin embargo, los hechos demostraron algo totalmente distinto, y al final de su mandato Trump sólo tuvo palabras de cortesía y de respeto bien ganado hacia nuestro Presidente.

Desde el inicio de la jornada electoral en Estados Unidos, los voceros de la oposición se ocuparon de hacer negros pronósticos sobre la relación con nuestro vecino del norte; y luego dijeron que con la llegada de Joe Biden cambiaría la relación con nuestro mayor socio comercial, como si eso no fuera evidente en el país que inventó el presidencialismo. Es claro que tanto local como internacionalmente, la fallida y conservadora oposición mexicana predijo lo peor, pero como siempre, se equivoca.

Primero se rasgaron las vestiduras porque el Presidente López Obrador no fue de los primeros en felicitar a Joe Biden, cuando las autoridades electorales aún no habían declarado al ganador de manera formal; después, porque no fue a la toma de protesta o porque no buscó comunicación inmediata. Críticas, todas ellas, que revelan el profundo servilismo de la oposición.

El Presidente López Obrador y la Cancillería mexicana han sido respetuosos de los procesos internos de todas las naciones, sin prisas ni presiones. El viernes pasado el Presidente de México fue el segundo mandatario en establecer comunicación con el Presidente Joe Biden, en un tono cordial y amable, tocando temas de interés común como la migración, en donde Estados Unidos cambia su visión y la de México permanece inalterada. Nuestra postura sigue siendo a favor de una migración ordenada y segura, con pleno respeto a los derechos humanos de todas las personas.

Los cambios de la política nacional e internacional en y con Estados Unidos ya son evidentes para muchas naciones. Muestra de ello son los 17 decretos emitidos por el Presidente Biden, tres de los cuales se refieren a temas que es importante destacar.

El primero, la decisión de regresar al Acuerdo de París y expresar su voluntad de obtener estándares más altos respecto de las medidas contra el cambio climático, de lo cual nos congratulamos, por supuesto; y, al mismo tiempo, la decisión de cancelar los trabajos del oleoducto para importar petróleo desde Canadá.

Esto deja perfectamente claro que la lucha por las energías verdes y la autonomía energética no discrepa del cumplimiento de la ley y, sobre todo, de la defensa de los intereses nacionales, como lo ha hecho y reiterado el Presidente López Obrador.

Sabemos que, por ahora, el gobierno aprueba la generación de energía limpia, pero de ningún modo coincidimos en que los contratos a modo, con tarifas de transmisión subsidiadas y mediante el otorgamiento de permisos de forma desordenada, sean acciones que debamos aceptar.

A lo que nos oponemos, de manera categórica, es al uso del tema de las energías verdes para obtener ganancias de forma ilegítima, en perjuicio de todos los mexicanos. No obstante, como lo ha expresado nuestra secretaria de Energía, México cumplirá con el Acuerdo de París. Ni duda cabe.

El segundo tema representativo es el de la inmigración. Biden detuvo la construcción del muro y la deportación de inmigrantes; se avanzará en la ciudadanización de los llamados “dreamers”, así como en la inclusión de todas las personas en el censo. Son pasos relevantes, que tendrán repercusión en la caravana que avanza desde Centroamérica para cruzar por nuestro país.

Respecto de la pandemia, se busca conjuntar esfuerzos para que sus efectos sean menos drásticos en la calidad de vida de las personas y en las economías.

Creemos firmemente en que surgirán nuevas formas de relacionarnos, pero siempre con pleno respeto a la soberanía y a la libre determinación de los pueblos. Por fin, el mandato también se está cumpliendo en materia internacional.

Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta