/ miércoles 19 de agosto de 2020

Otra verdad histórica

El 18 de agosto de 2005, Víctor Torres Leyva salió de su casa al empleo como lo hacía todos los días. Aquel jueves, el tipo de cambio estaba a 10 pesos con 60 centavos por dólar y no hubo noticias relevantes en los diarios mexicanos. En ese entonces, la Ciudad de México se llamaba Distrito Federal, y su policía tenía problemas muy similares a los que hoy tiene. Lo importante es que ese día sería la última vez que Víctor Torres saldría de su casa. El señor Torres Leyva fue víctima de una ejecución extrajudicial que hasta el día de hoy sigue sin esclarecerse.


Víctor Torres salió tarde del empleo, pues, ese día se inauguraron oficinas nuevas en la aseguradora en la que trabajaba. Sus labores habían comenzado el 18 de agosto, y fue hasta los primeros minutos del día 19 que pudo tomar camino para su domicilio. En casa lo esperaba su familia. Como ya se dijo, no pudo llegar. Al parecer, circulaba esa madrugada en sentido contrario sobre eje 5. Lo anterior, le pareció un delito inconcebible a la policía, así que aproximadamente 10 patrullas comenzaron su persecución hasta alcanzarlo. Nadie sabe quién dio la orden de disparar, cuál fue la razón o porqué le dispararon. Lo cierto es que 24 balas se impactaron en el automóvil, y 4 mataron a Víctor Emmanuel Torres Leyva. No existe una razón de por medio, una explicación ni una investigación que nos pueda aclarar qué sucedió ese día en la madrugada.


El ministerio público acusó a 4 policías por el homicidio doloso de Víctor, 3 oficiales serían absueltos y uno fue condenado a 27 años de prisión. Sin embargo, aquí lo importante es saber el por qué le dispararon al señor Torres Leyva, cuál es el motivo para que 20 elementos de la policía indaguen a un automovilista en sentido contrario, encontrar la razón de una ejecución extrajudicial o dicho en pocas palabras: el derecho a conocer la verdad.


Al día de hoy, el asunto está en manos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, misma que ha requerido al Estado mexicano con las mismas preguntas que aquí nos formulamos. Nuestro país se niega a dar una explicación. En esta tragedia se da por válido lo dicho por los tribunales nacionales. Aquí no hay lugar para investigar nada más. La verdad histórica del Estado mexicano es que aproximadamente 20 policías persiguieron al señor Torres Leyva, algunos le dispararon al coche, pero solo uno disparó las 4 balas que lo privaron de la vida, y nadie sabe la razón del homicidio. Querido lector, ¿cuán absurdo le parece todo este asunto ? Hoy se cumplen 15 años de la ejecución extrajudicial del señor Torres Leyva. La familia lleva 15 largos años buscando justicia ante las autoridades mexicanas y ahora en instancias internacionales. Aquí cabe otra pregunta: ¿cuánto tiempo es necesario para que el Estado mexicano reabra las investigaciones ?


En el año 2005, la Constitución no reconocía el derecho de las víctimas al esclarecimiento de los hechos, sería hasta el año 2008 que ese derecho humano llegaría a la Constitución General. El concepto de verdad histórica lo hizo conocido Murillo Karam, cuando fue el procurador general de la República en la tragedia de Ayotzinapa. En este caso, también se construyó una verdad histórica que obstruye el derecho al esclarecimiento de los hechos. Ojalá que esta tragedia encuentre eco, voces y respuestas después de 15 años de silencio.

El 18 de agosto de 2005, Víctor Torres Leyva salió de su casa al empleo como lo hacía todos los días. Aquel jueves, el tipo de cambio estaba a 10 pesos con 60 centavos por dólar y no hubo noticias relevantes en los diarios mexicanos. En ese entonces, la Ciudad de México se llamaba Distrito Federal, y su policía tenía problemas muy similares a los que hoy tiene. Lo importante es que ese día sería la última vez que Víctor Torres saldría de su casa. El señor Torres Leyva fue víctima de una ejecución extrajudicial que hasta el día de hoy sigue sin esclarecerse.


Víctor Torres salió tarde del empleo, pues, ese día se inauguraron oficinas nuevas en la aseguradora en la que trabajaba. Sus labores habían comenzado el 18 de agosto, y fue hasta los primeros minutos del día 19 que pudo tomar camino para su domicilio. En casa lo esperaba su familia. Como ya se dijo, no pudo llegar. Al parecer, circulaba esa madrugada en sentido contrario sobre eje 5. Lo anterior, le pareció un delito inconcebible a la policía, así que aproximadamente 10 patrullas comenzaron su persecución hasta alcanzarlo. Nadie sabe quién dio la orden de disparar, cuál fue la razón o porqué le dispararon. Lo cierto es que 24 balas se impactaron en el automóvil, y 4 mataron a Víctor Emmanuel Torres Leyva. No existe una razón de por medio, una explicación ni una investigación que nos pueda aclarar qué sucedió ese día en la madrugada.


El ministerio público acusó a 4 policías por el homicidio doloso de Víctor, 3 oficiales serían absueltos y uno fue condenado a 27 años de prisión. Sin embargo, aquí lo importante es saber el por qué le dispararon al señor Torres Leyva, cuál es el motivo para que 20 elementos de la policía indaguen a un automovilista en sentido contrario, encontrar la razón de una ejecución extrajudicial o dicho en pocas palabras: el derecho a conocer la verdad.


Al día de hoy, el asunto está en manos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, misma que ha requerido al Estado mexicano con las mismas preguntas que aquí nos formulamos. Nuestro país se niega a dar una explicación. En esta tragedia se da por válido lo dicho por los tribunales nacionales. Aquí no hay lugar para investigar nada más. La verdad histórica del Estado mexicano es que aproximadamente 20 policías persiguieron al señor Torres Leyva, algunos le dispararon al coche, pero solo uno disparó las 4 balas que lo privaron de la vida, y nadie sabe la razón del homicidio. Querido lector, ¿cuán absurdo le parece todo este asunto ? Hoy se cumplen 15 años de la ejecución extrajudicial del señor Torres Leyva. La familia lleva 15 largos años buscando justicia ante las autoridades mexicanas y ahora en instancias internacionales. Aquí cabe otra pregunta: ¿cuánto tiempo es necesario para que el Estado mexicano reabra las investigaciones ?


En el año 2005, la Constitución no reconocía el derecho de las víctimas al esclarecimiento de los hechos, sería hasta el año 2008 que ese derecho humano llegaría a la Constitución General. El concepto de verdad histórica lo hizo conocido Murillo Karam, cuando fue el procurador general de la República en la tragedia de Ayotzinapa. En este caso, también se construyó una verdad histórica que obstruye el derecho al esclarecimiento de los hechos. Ojalá que esta tragedia encuentre eco, voces y respuestas después de 15 años de silencio.