/ domingo 28 de junio de 2020

¿Por qué Hidalgo quiere hacer pruebas Covid-19?

A México le aguardan años de retos ante el combate al Covid-19. La presencia de este virus será permanente, pero no por ello menos letal ni peligrosa. No obstante, las recomendaciones se han centrado en lo que debe hacer la población para prevenir y atender el contagio, pero no se ha dicho lo que el gobierno hará para respaldarla y guiarla en esa azarosa labor.

Las pandemias no se controlan solas.

Por eso llama la atención lo que está haciendo el gobierno de Hidalgo al crear módulos de detección de la enfermedad en las plazas públicas de 14 de sus municipios. Se trata de un procedimiento que se realizará a población vulnerable con tan sólo pincharle un dedo y extraer unas gotas de sangre, a fin de detectar en un tiempo promedio de 15 minutos si porta el virus, informando vía celular los resultados.

Pero el gobierno que encabeza Omar Fayad no se contentará con detectar el virus, sino con base en el resultado activará el andamiaje institucional local para detectar posibles contagios y brindar facilidades médicas y alimentarias a la persona portadora para que pueda guardar la cuarentena y preservar su salud y la de la comunidad.

Se trata de un círculo virtuoso de atención al coronavirus 19, formando una política pública efectiva integral de prevención, atención y corrección y que no condena a los contagiados al sufrimiento y a la muerte.

Con esta política, Hidalgo será el Estado que más pruebas haga en todo el país, permitiendo con ello que su reapertura económica se realice privilegiando la salud e integridad de su población y en ese sentido, no dañar más a la economía local.

Ése es el objetivo de hacer pruebas. No se quiere que el gobierno gaste por gastar, sino que invierta los escasos recursos públicos en acciones que beneficien a la población, lo cual, sin duda, incluye preservar la salud de la gente.

El gobernador Omar Fayad tuvo coronavirus y sufrió en carne propia las consecuencias de sus síntomas, lo cual amplia su visión sobre las consecuencias que puede tener una enfermedad no detectada a tiempo y mal tratada, por lo que seguramente no quiere que sus paisanos sufran ese escenario.

Pero su actuar precavido se ubica previo a su contagio, pues a través de programas como “Hidalgo te Nutre” se establecieron comedores para que ningún hidalguense sufriera hambre y fuera más susceptible al virus.

Hidalgo paga un seguro de emergencia a las y los trabajadores que resulten positivos por coronavirus y no tengan seguridad social, al tiempo que no corta el servicio de agua potable por falta de pago y da prórrogas en el pago de todos los financiamientos empresariales contratados con el gobierno estatal.

Seguramente más entidades federativas se sumarán a esta política de prevención, detección y promoción.

Una de las lecciones que está dejando esta emergencia es que el fortalecimiento de las entidades y los Municipios beneficia a la población, al permitir implementar políticas públicas efectivas que respondan a la realidad local y comunal ante problemas que rebasan fronteras y sobre todo, ante la ausencia de una respuesta nacional

@jlcamachov

A México le aguardan años de retos ante el combate al Covid-19. La presencia de este virus será permanente, pero no por ello menos letal ni peligrosa. No obstante, las recomendaciones se han centrado en lo que debe hacer la población para prevenir y atender el contagio, pero no se ha dicho lo que el gobierno hará para respaldarla y guiarla en esa azarosa labor.

Las pandemias no se controlan solas.

Por eso llama la atención lo que está haciendo el gobierno de Hidalgo al crear módulos de detección de la enfermedad en las plazas públicas de 14 de sus municipios. Se trata de un procedimiento que se realizará a población vulnerable con tan sólo pincharle un dedo y extraer unas gotas de sangre, a fin de detectar en un tiempo promedio de 15 minutos si porta el virus, informando vía celular los resultados.

Pero el gobierno que encabeza Omar Fayad no se contentará con detectar el virus, sino con base en el resultado activará el andamiaje institucional local para detectar posibles contagios y brindar facilidades médicas y alimentarias a la persona portadora para que pueda guardar la cuarentena y preservar su salud y la de la comunidad.

Se trata de un círculo virtuoso de atención al coronavirus 19, formando una política pública efectiva integral de prevención, atención y corrección y que no condena a los contagiados al sufrimiento y a la muerte.

Con esta política, Hidalgo será el Estado que más pruebas haga en todo el país, permitiendo con ello que su reapertura económica se realice privilegiando la salud e integridad de su población y en ese sentido, no dañar más a la economía local.

Ése es el objetivo de hacer pruebas. No se quiere que el gobierno gaste por gastar, sino que invierta los escasos recursos públicos en acciones que beneficien a la población, lo cual, sin duda, incluye preservar la salud de la gente.

El gobernador Omar Fayad tuvo coronavirus y sufrió en carne propia las consecuencias de sus síntomas, lo cual amplia su visión sobre las consecuencias que puede tener una enfermedad no detectada a tiempo y mal tratada, por lo que seguramente no quiere que sus paisanos sufran ese escenario.

Pero su actuar precavido se ubica previo a su contagio, pues a través de programas como “Hidalgo te Nutre” se establecieron comedores para que ningún hidalguense sufriera hambre y fuera más susceptible al virus.

Hidalgo paga un seguro de emergencia a las y los trabajadores que resulten positivos por coronavirus y no tengan seguridad social, al tiempo que no corta el servicio de agua potable por falta de pago y da prórrogas en el pago de todos los financiamientos empresariales contratados con el gobierno estatal.

Seguramente más entidades federativas se sumarán a esta política de prevención, detección y promoción.

Una de las lecciones que está dejando esta emergencia es que el fortalecimiento de las entidades y los Municipios beneficia a la población, al permitir implementar políticas públicas efectivas que respondan a la realidad local y comunal ante problemas que rebasan fronteras y sobre todo, ante la ausencia de una respuesta nacional

@jlcamachov