/ lunes 9 de septiembre de 2019

Presupuesto 2020, el momento de las correcciones

El crecimiento es la principal fuente de ingreso para el gobierno, sin una actividad productiva vigorosa bajan la captación del IVA, del ISR y de la mayoría de los gravámenes que dependen del ciclo económico.

¿Cuánto le cuesta a la sociedad mexicana cada punto porcentual de menor crecimiento? Por lo menos 200 mil empleos formales y una mayor dependencia de los apoyos sociales del gobierno.

Como se recuerda, en los Criterios Generales de Política Económica presentados en diciembre pasado se contemplaba un pronóstico de crecimiento de 2 por ciento.

La variación del PIB en los primeros seis meses del año fue de 0.2 por ciento, menor a la esperada. En los Criterios citados se esperaba un crecimiento para 2020 de 2.1 a 3.1 por ciento. Ambos escenarios no se harán realidad.

Este análisis se escribe horas antes de conocer la presentación oficial de los Criterios Generales de Política Económica para 2020, por lo que no se conoce hasta donde se redujo el pronóstico para 2019 y del próximo año.

Se puede citar que en los conocidos como precriterios de política económica presentados en abril, el gobierno planteó una perspectiva menos favorable para el PIB de 2019 (1.1-2.1 por ciento) que tampoco será factible.

En ese mismo documento el pronóstico para 2020 fue de entre 1.4 y 2.4 por ciento.

Los CGPE 2020 seguro tienen una corrección a la baja considerable en ambas prospectivas: con base en 0.2 por ciento del primer semestre del año, pensar que el PIB crecerá más de 0.6 por ciento este 2019 sería estimar un aumento de 1 por ciento en la segunda mitad del año, algo que el ciclo del PIB, los indicadores coincidente y adelantado y la tendencia de la inversión no permiten prever.

¿Cuál es el costo para los mexicanos? Para una economía de 18.5 billones de pesos en términos reales, un punto porcentual de crecimiento son 185 mil millones.

En 2019 el crecimiento del PIB será inferior en casi dos puntos al estimado original del gobierno: la deuda del bajo crecimiento con la sociedad será superior a los 360 mil millones de pesos en términos reales. En términos nominales, el débito social será superior a 480 mil millones de pesos, en un solo año.

Para 2020, la herencia 2019 (baja inversión pública y privada), así como la incertidumbre internacional hacen complejo pensar que la economía mexicana crecerá más de 1.2 por ciento. La deuda social se elevará más.

¿Cuántos empleos, escuelas, hospitales, alimentación, por ejemplo, cuesta cada punto del PIB que no se crece? No hay un programa de apoyo social que pueda compensar la falta de crecimiento económico. Ese es el costo que se pagará en 2019 sólo por la corrección del PIB y la cual podría aumentar si en lugar de crecer México termina con un número negativo al cierre del año.

Sin una Política Industrial Integral no habrá forma de revertir la afectación. Ese es el mayor problema y, por ahora, no se ve una estrategia holística para solucionarlo.

El gobierno no tendrá los recursos: la caída de (-)2.7 por ciento en los ingresos presupuestarios del sector público en los primeros siete meses de 2019 y de (-) 19.2 por ciento en julio lo muestran.

Sin crecimiento económico no hay bienestar social sostenible, y sin una política industrial integral de fomento a la inversión no hay crecimiento económico, es la lección de la economía mundial que México debe asimilar.

El crecimiento es la principal fuente de ingreso para el gobierno, sin una actividad productiva vigorosa bajan la captación del IVA, del ISR y de la mayoría de los gravámenes que dependen del ciclo económico.

¿Cuánto le cuesta a la sociedad mexicana cada punto porcentual de menor crecimiento? Por lo menos 200 mil empleos formales y una mayor dependencia de los apoyos sociales del gobierno.

Como se recuerda, en los Criterios Generales de Política Económica presentados en diciembre pasado se contemplaba un pronóstico de crecimiento de 2 por ciento.

La variación del PIB en los primeros seis meses del año fue de 0.2 por ciento, menor a la esperada. En los Criterios citados se esperaba un crecimiento para 2020 de 2.1 a 3.1 por ciento. Ambos escenarios no se harán realidad.

Este análisis se escribe horas antes de conocer la presentación oficial de los Criterios Generales de Política Económica para 2020, por lo que no se conoce hasta donde se redujo el pronóstico para 2019 y del próximo año.

Se puede citar que en los conocidos como precriterios de política económica presentados en abril, el gobierno planteó una perspectiva menos favorable para el PIB de 2019 (1.1-2.1 por ciento) que tampoco será factible.

En ese mismo documento el pronóstico para 2020 fue de entre 1.4 y 2.4 por ciento.

Los CGPE 2020 seguro tienen una corrección a la baja considerable en ambas prospectivas: con base en 0.2 por ciento del primer semestre del año, pensar que el PIB crecerá más de 0.6 por ciento este 2019 sería estimar un aumento de 1 por ciento en la segunda mitad del año, algo que el ciclo del PIB, los indicadores coincidente y adelantado y la tendencia de la inversión no permiten prever.

¿Cuál es el costo para los mexicanos? Para una economía de 18.5 billones de pesos en términos reales, un punto porcentual de crecimiento son 185 mil millones.

En 2019 el crecimiento del PIB será inferior en casi dos puntos al estimado original del gobierno: la deuda del bajo crecimiento con la sociedad será superior a los 360 mil millones de pesos en términos reales. En términos nominales, el débito social será superior a 480 mil millones de pesos, en un solo año.

Para 2020, la herencia 2019 (baja inversión pública y privada), así como la incertidumbre internacional hacen complejo pensar que la economía mexicana crecerá más de 1.2 por ciento. La deuda social se elevará más.

¿Cuántos empleos, escuelas, hospitales, alimentación, por ejemplo, cuesta cada punto del PIB que no se crece? No hay un programa de apoyo social que pueda compensar la falta de crecimiento económico. Ese es el costo que se pagará en 2019 sólo por la corrección del PIB y la cual podría aumentar si en lugar de crecer México termina con un número negativo al cierre del año.

Sin una Política Industrial Integral no habrá forma de revertir la afectación. Ese es el mayor problema y, por ahora, no se ve una estrategia holística para solucionarlo.

El gobierno no tendrá los recursos: la caída de (-)2.7 por ciento en los ingresos presupuestarios del sector público en los primeros siete meses de 2019 y de (-) 19.2 por ciento en julio lo muestran.

Sin crecimiento económico no hay bienestar social sostenible, y sin una política industrial integral de fomento a la inversión no hay crecimiento económico, es la lección de la economía mundial que México debe asimilar.

lunes 02 de septiembre de 2019

Primero de septiembre

lunes 12 de agosto de 2019

La pobreza de México

lunes 05 de agosto de 2019

El mensaje del PIB a la 4T

lunes 22 de julio de 2019

La necesidad del cambio

miércoles 10 de julio de 2019

Salida de Urzúa: ¿continuidad o cambio?

Cargar Más