/ domingo 21 de noviembre de 2021

Responsabilidad social

“El que planta árboles, sabiendo que nunca se sentará a su sombra, ha empezado a entender el significado de la vida” (Anónimo).

Sin embargo, también existen los finales alternativos de la sana convivencia a la sombra de un árbol. Veamos ejemplos de buenas prácticas a favor de la comunidad que deben ser visibilizadas y compartidas:

a) Desde las representaciones sociales viene a la memoria el cantautor Alberto Cortez y su creación: Mi Árbol y Yo. Palabras clave: Mi madre, mi padre, Yo, el árbol, tierra, abono, agua, tiempo, sombra, gratos recuerdos. Sin duda, confirma que existen oportunidades de convivir a la sombra de un árbol.

b) En sentido literal, un primer referente. El nombrado“Apóstol del árbol”, ingeniero Miguel Ángel de Quevedo y Zubieta (1862 – 1946) por su legado al programa de parques (Viveros deCoyoacán, Desierto de los Leones).

En la actualidad la Ciudad de México destaca a nivel mundial en revegetación del campo y la Ciudad: El Bosque de Chapultepec para transformarlo en el espacio natural, artístico y cultural más grande del mundo; el Bosque de SanJuan de Aragón; el Parque Cuitláhuac; el Parque Imán o Parque Cantera; Cerro dela Estrella, etc.

“[…] la plantación de más de 14 millones de árboles y arbustos en parques, avenidas, bosques urbanos, áreas naturales protegidas, barrancas, canales, ríos y elSuelo de Conservación; sobre todo en las zonas de la ciudad con menor acceso a áreas verdes. Esta estrategia […] dirigida a mejorar los suelos, controlar las plagas y enfermedades, recuperar especies nativas, atraer animales polinizadores como las abejas y mariposas e incrementar la producción en los viveros a cargo del gobierno de la ciudad” (Fuente: Tercer Informe deGobierno).

c) Potencial comunitario positivo. El Plan Nacional de Desarrollo 2019 – 2024, en su política social, el emblemático programa Sembrando Vida. El esfuerzo, es uno de tantos en ese sentido humanista, el de proveer para generaciones actuales y futuras.

Ampliando el concepto. ¿Las heroínas y los héroes existen en la sociedad de nuestros tiempos “plantando árboles”? Respuesta: Sí, son personas físicas o morales. ¿Quiénes son? ¿Como se identifican? ¿Como visten? ¿Usan capas o máscaras o accesorios que los haga fácilmente identificables? No, nada de eso. Se les puede encontrar en todas los ámbitos, están presentes en la sociedad.

Pero, en nuestros días, el reto es evolucionar a una mirada renovada y a un horizonte más amplio para consolidar integralmente la cultura de la responsabilidad social: Preservar y consolidar los valores, la tierra, la comunidad, las tradiciones, el bienestar, la paz social y demás que van más allá de las donaciones o el altruismo a grupos vulnerables, y que algunos, solo expresan para las formas o por un beneficio económico.

Retomando los escenarios alternativos, en películas y videojuegos, cuando el resultado no cumple las expectativas, se reinicia y desarrollan diferentes finales en el protagonista y terceras personas involucradas. No obstante, en el mundo real es importante concientizarnos que las decisiones, acciones u omisiones tienen el potencial de modificar una historia. Por ello, es pertinente siempre “plantar árboles”, es la actitud que debe prevalecer en las diversas esferas de la vida.

Concluimos con una moraleja: Lo que hoy hagas o dejes de hacer, te repercutirá a tí, a tu entorno y futuro de los demás.Reflexionemos en la participación social, solidaridad y hermandad con las generaciones presentes y futuras.

hazael.ruiz@hotmail.com

“El que planta árboles, sabiendo que nunca se sentará a su sombra, ha empezado a entender el significado de la vida” (Anónimo).

Sin embargo, también existen los finales alternativos de la sana convivencia a la sombra de un árbol. Veamos ejemplos de buenas prácticas a favor de la comunidad que deben ser visibilizadas y compartidas:

a) Desde las representaciones sociales viene a la memoria el cantautor Alberto Cortez y su creación: Mi Árbol y Yo. Palabras clave: Mi madre, mi padre, Yo, el árbol, tierra, abono, agua, tiempo, sombra, gratos recuerdos. Sin duda, confirma que existen oportunidades de convivir a la sombra de un árbol.

b) En sentido literal, un primer referente. El nombrado“Apóstol del árbol”, ingeniero Miguel Ángel de Quevedo y Zubieta (1862 – 1946) por su legado al programa de parques (Viveros deCoyoacán, Desierto de los Leones).

En la actualidad la Ciudad de México destaca a nivel mundial en revegetación del campo y la Ciudad: El Bosque de Chapultepec para transformarlo en el espacio natural, artístico y cultural más grande del mundo; el Bosque de SanJuan de Aragón; el Parque Cuitláhuac; el Parque Imán o Parque Cantera; Cerro dela Estrella, etc.

“[…] la plantación de más de 14 millones de árboles y arbustos en parques, avenidas, bosques urbanos, áreas naturales protegidas, barrancas, canales, ríos y elSuelo de Conservación; sobre todo en las zonas de la ciudad con menor acceso a áreas verdes. Esta estrategia […] dirigida a mejorar los suelos, controlar las plagas y enfermedades, recuperar especies nativas, atraer animales polinizadores como las abejas y mariposas e incrementar la producción en los viveros a cargo del gobierno de la ciudad” (Fuente: Tercer Informe deGobierno).

c) Potencial comunitario positivo. El Plan Nacional de Desarrollo 2019 – 2024, en su política social, el emblemático programa Sembrando Vida. El esfuerzo, es uno de tantos en ese sentido humanista, el de proveer para generaciones actuales y futuras.

Ampliando el concepto. ¿Las heroínas y los héroes existen en la sociedad de nuestros tiempos “plantando árboles”? Respuesta: Sí, son personas físicas o morales. ¿Quiénes son? ¿Como se identifican? ¿Como visten? ¿Usan capas o máscaras o accesorios que los haga fácilmente identificables? No, nada de eso. Se les puede encontrar en todas los ámbitos, están presentes en la sociedad.

Pero, en nuestros días, el reto es evolucionar a una mirada renovada y a un horizonte más amplio para consolidar integralmente la cultura de la responsabilidad social: Preservar y consolidar los valores, la tierra, la comunidad, las tradiciones, el bienestar, la paz social y demás que van más allá de las donaciones o el altruismo a grupos vulnerables, y que algunos, solo expresan para las formas o por un beneficio económico.

Retomando los escenarios alternativos, en películas y videojuegos, cuando el resultado no cumple las expectativas, se reinicia y desarrollan diferentes finales en el protagonista y terceras personas involucradas. No obstante, en el mundo real es importante concientizarnos que las decisiones, acciones u omisiones tienen el potencial de modificar una historia. Por ello, es pertinente siempre “plantar árboles”, es la actitud que debe prevalecer en las diversas esferas de la vida.

Concluimos con una moraleja: Lo que hoy hagas o dejes de hacer, te repercutirá a tí, a tu entorno y futuro de los demás.Reflexionemos en la participación social, solidaridad y hermandad con las generaciones presentes y futuras.

hazael.ruiz@hotmail.com